Tapa boca, tapa oídos y tapa ojos para salarios de clase obrera. Boca, oídos y ojos abiertos a oligarquía y Fedecámaras

Quién lo diría. Tiempo de cambios: de Revolución Bolivariana liderada por presidente Hugo Chávez por socialismo del siglo XXI a otro con matices de reformismo pragmático neoliberal emanado de directrices legislativas y gubernamentales. Rumbo que concede posición privilegiada a grupos económicos poderosos o emergentes para ocupar espacios fundamentales de economía nacional, aun cuando la experiencia histórica venezolana refiere que por más de 100 años la oligarquía ha acumulado inmensa riqueza transferida desde el Estado consistente en cifras multimillonarias de dólares para usufructo de empresarios (antiguos o nuevos) pertenecientes a esa clase social. Privilegio concedido al ser considerados desde Poder legislativo y Poder Ejecutivo como principal fuente generadora de riqueza que resolverá crisis social y económica que padece nuestro país. Tesis de cuestionada credibilidad que contrasta con esa historia económica venezolana escrita y fortalecida con valiosos aportes que Comandante Chávez se encargó de forjar conciencia durante ejercicio de Presidencia de la República para demostrar dramática realidad capitalista donde el pueblo venezolano ha sido el mayor afectado. Para ser coherentes con el rumbo definido por estos sectores del Poder Público han llegado hasta considerar al pensamiento y obra del presidente Chávez impertinente. En este rumbo se ubican diputados/as de AN, funcionarios/as del BCV e integrantes del gobierno nacional.

Rumbo reformista neoliberal que como es lógico para que tenga éxito debe privilegiar a sectores económicos y principios adecuados a oligarquía y representantes de empresas transnacionales. Esto implica necesariamente que clase trabajadora y pueblo venezolano han de pasar a un lugar donde impera desigualdad y displicencia para responder a peticiones por legítimos derechos y condiciones de vida dignas. Este mundo de privilegio y desigualdad está conformado por hechos públicos y notorios que no pueden ser negados o descalificados por quienes hacen señalamientos contra compatriotas que asumen posturas legítimas y válidamente distintas a intereses de ese sector político-gubernamental. En esta actitud contradictoria están también personajes que emulando avestruces meten cabeza en el suelo o aquellos que poco les falta ponerse además de tapa boca, colocarse tapa ojos y tapa oídos para callar, no ver, no apoyar y oír reclamos del pueblo y trabajadores/as venezolanos/as. Hechos que se exponen a continuación.

Primero. La actual AN habiendo distintos ámbitos y sectores de la clase trabajadora venezolana solicitado atención prioritaria por grave y paupérrima situación salarial de trabajadores/as y deterioro de condiciones de vida del pueblo, este organismo no ha realizado hasta el presente ninguna discusión al respecto y tampoco tiene previsto incorporarla en agenda parlamentaria de este año. Lo contrario ha sucedido con peticiones y proyectos existentes en favor de sectores de oligarquía y empresas transnacionales a los cuales se les ha dado prioridad uno. Igual actitud ha asumido el gobierno del presidente Maduro donde tampoco se ha dado explicación satisfactoria sobre gravísima situación y resolución salarial de clase trabajadora, aparte de anuncios parciales y promesas eventuales hacia futuro incierto. El Gobierno pareciera esperar para actuar ver que suceda en AN con proyectos de cambio económico y en resultados del BCV con su aplicación monetarista neoliberal.

Segundo. Diputados integrantes de Comisión de Finanzas de AN con parlamentarios tanto del Gran Polo Patriótico (GPP) y oposición han coincidido de manera unánime en políticas pragmáticas y neoliberales. En particular han sido diputados del gobierno quienes radicalmente han enfrentado y descalificado a venezolanos/as (incluso diputados pertenecientes al proceso Revolucionario Bolivariano) que han expresado y reclamado urgente atención frente a situación salarial de clase trabajadora, o por manifestar punto de vista distintos a proyectos y planteamientos de corte neoliberal y pragmático sustentados en esa Comisión. Allí están diputados: el que califica de charlatanes y hasta agentes de la CIA a quienes han sostenido puntos diferentes al suyo (Jesús Farías); el que dice que al sector privado hay que recibirlo en alfombra roja (Vielma Mora); el que expone que la "nueva economía" es abriéndose al sector privado (Maduro Guerra); el que afirma que lo atractivo para el sector privado transnacional es la existencia de una mano de obra barata en Venezuela (Javier Bertucci); o el diputado dirigente obrero que semeja más a nueva generación de burócrata cetevista (CTV) (Francisco Torrealba). Del lado del gobierno están ministro Castro Soteldo y Juan Arias. El primero afirma que hay que crear una "burguesía revolucionaria", y el segundo dice, con cierta ignorancia histórica-social, que las maquilas no son de por si dañinas a clase trabajadora.

Tercero. Que los hermanos Rodríguez Gómez, presidente de AN y Vicepresidenta de la República, hayan brindado especial atención asistiendo solemnemente a sede y asamblea anual de Fedecámaras, principal organismo orquestador de golpes de Estado y guerra económica contra presidentes Chávez y Maduro. El presidente de AN, Jorge Rodríguez, por el contrario (con tono altisonante) declara fuera de orden, niega o corta derecho de palabra a cualquier diputado/a que se atreva a hablar o solicitar discutir problemática salarial de clase trabajadora venezolana.

Cuarto. Otra parte se refiere al papel de medios del sistema de comunicación pública donde para nada toman como tema central a clase trabajadora y problemática salarial cuyos invitados sean compatriotas con planteamientos distintos a sostenidos por miembros de Comisión de Finanzas de AN, gobierno nacional y BCV.

De lo escrito surge la idea que siendo tapa boca uno de antídotos para el COVID-19, para no oír, hablar y escuchar dramática realidad salarial de clase 0brera en Venezuela este sector político del Poder Legislativo y Poder Ejecutivo debería colocarse tapas en ojos y oídos. Y como funcionarios públicos y militantes políticos que expresan declaraciones sosa en favor del proceso socialista bolivariano deberían colocar en puertas de sus oficinas y locales partidistas letrero que diga: "En estos momentos estamos ocupados en dialogo con oligarquía para resolver problemas de clase obrera de empleos, salarios, prestaciones sociales y pasivos laborales. Por favor venir más tarde".

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1028 veces.



Amado Moreno Pérez

Sociólogo (UCV). Profesor Titular activo de la Universidad de Los Andes. Dr. En Ciencias Humanas.

 amadoula@hotmail.com

Visite el perfil de Amado Moreno Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía