Reconversión monetaria: El reseteo perverso en favor de los ricos

Apenas el gobierno nacional insinuó que vendría la reconversión monetaria, de quitarle seis (6) ceros a la moneda venezolana, es decir, a nuestro Bolívar débil, los agentes del Dólar paralelo, desde el pasado jueves 15/07/2021, dispararon su tasa de cambio arbitraria, seguido, siempre a la saga, por el Banco Central de Venezuela (BCV), cuya política cambiaria ha sido pegarse a la tasa especulativa y regirse por el Dólar Today, sin ningún otro criterio económico que se aproxime a una economía sana.

Por otra parte, recordemos que ya tuvimos las dos anteriores experiencias de reconversión monetaria en Venezuela y los problemas de fondo no se resolvieron, mientras que la ruina económico de los pobres creció exponencialmente y los ricos se hicieron más ricos.

Al contrario de lo patológico, una reconversión monetaria sana, no es más que un reseteo financiero que va acompañado de medidas económico-financieras en armonía con la economía productiva. Por tanto, una reconversión monetaria, en sí misma, no es ni buena, ni mala, sino que es un recurso o táctica (nunca la estrategia), entre un conjunto de políticas que se suponen necesarias, para equilibrar la economía, entre la financiera y la productiva.

En el caso venezolano, las reconversiones monetarias no han sido medidas sanas, porque no han sido articuladas con nada que conjure o refrene la espiral hiperinflacionaria y especulativa, además de reimpulsar la economía productiva. La razón de semejante error gubernamental, sobre todo, del equipo económico, es la siguiente: se ha pensado, como si la economía fuese un simple juego de monopolio, porque se han preocupado y ocupado en resetear perversamente la economía financiera, para ocultar los montos altos en cifras que representan bienes y servicios de escaso o poco valor, para que siga el círculo vicioso especulativo. Ha sido sólo una apariencia o fachada temporal para ocultar la espiral hiperinflacionaria, a un costo muy alto.

Las consecuencias de estás erróneas y perversas medidas saltan a la vista: el mercado inmobiliario, automotor, además de la producción animal, agrícola e industrial, se estanca y contrae en favor del capital foráneo y de particulares especuladores, haciendo que los ricos sean aún más ricos y los pobres aún más pobres. Estas son las aberraciones de la economía de mercado, que nunca es espontánea, ni independiente, sino manipulada por los verdaderos artífices del poder, sobre todo, cuando existe un Estado débil o corrupto.

En fin, con esta nueva reconversión monetaria, apenas entre en vigencia, los ricos serán seis veces más ricos y los pobres seis veces más pobres, sólo favoreciendo las calculadoras y máquinas registradoras electrónicas de los ricos, porque el gobierno nacional no acompaña esta medida de reconversión con medidas económicas serias y en favor de todos, ni decir, de los trabajadores.

Seguido a las críticas que sustentan este escrito, podemos, también, sugerir para las telarañas, algunas medidas que pudiera adoptar el gobierno del Presidente Nicolás Maduro, para estancar la espiral especulativa e hiperinflacionaria, medidas que son fáciles y dentro del marco jurídico venezolano, pero que no se implementarán, porque la crisis económica y anarquía financiera representan un jugoso negocio que favorece a una minoría cómplice de agentes especuladores extranjeros y criollos, aliados en la sombra con funcionarios que hoy tienen fabulosas fortunas, aunque esgriman fraseología revolucionaria para nosotros, el público de galería.

Entre las medidas que deberían acompañar la reconversión monetaria, y que, por supuesto, el gobierno que preside el camarada Nicolás Maduro no implementará, para desgracia nuestra, los trabajadores y los pobres, serían:

  1. Indexación salarial de todos los trabajadores y pago inmediato de prestaciones sociales represadas desde el año 2013, para retomar la liquidez en la calle, estimulando la capacidad de compra y de consumo;

  2. Inyección de recursos (criptomonedas y monedas extranjeras) a todas las cajas de ahorro e institutos de previsión social de los trabajadores, para que tengan capacidad de compra, consumo y reinversión;

  3. Babelizar la dinámica monetaria que desmonte la hegemonía del Dólar estadounidense, al inyectar entre los trabajadores públicos y privados, otras monedas, como el Euro, Yuan, Rublo, pesos colombianos, etc, con estímulos impositivos y ofertas, para quienes se manejen en el uso de estas monedas, sin la necesidad estéril de satanizar el uso del dólar estadounidense en el comercio nacional;

  4. Darle USABILIDAD al Petro y desmontar el aparata corrupto que funciona desde la SUNACRIP. Hoy, nadie del Pueblo Trabajador o pueblo llano de a pie, recurre espontáneamente al Petro, porque simplemente en la práctica esta criptomoneda no existe, mientras que en comercios, servicios y entre particulares, sí funciona -de manera fluida- el manejo versátil del Bitcoin, Dash, Etheron, etc.

  5. Abrir las puertas y estimular la presencia de bancos universales privados de Europa, Asia, Oceanía y de todas las latitudes posibles, que superen en ofertas de servicios al cliente, al actual funcionamiento perverso de banca de segundo piso que hoy tenemos con los bancos privados y públicos en Venezuela, los que sólo favorecen a los ricos y al mercado meramente especulativo, no productivo.

  6. Convertir a Venezuela en un paraíso fiscal, con los mismos beneficios o aún mejores, que los ofrecidos por Islas Caimán, Suiza y otros paraísos fiscales, porque se trata de proteger a los venezolanos, por encima de cualquier bloqueo y agresión unilateral, ya sea de EEUU o de algunas de sus colonias o rivales cómplices, miembros de la Unión Europea. Esto requiere que ciertos agentes del gobierno se deslastren de esa moralina empalagadora y asuman con seriedad y audacia las miles de posibilidades económico financieras que se nos abren.

No me voy a desgastar proponiendo el relevo o cambio del gabinete económico, porque pedirle a un presidente que haga eso, es como pedirle a un amigo o amiga que abandone a su pareja infiel, zorro o zorra. Es igual de inútil o infructuoso. Él sabrá por qué los tiene en su equipo de gobierno y el porqué repite el mismo experimento con los mismos resultados. Y hay quienes aguantan el cacho parejo.

De antemano, felicitaciones a los especuladores financieros y a los ricos, en general, porque con la reconversión financiera se están haciendo seis veces más ricos, mientas que a los pobres no me resta sino pedirles que aprieten lo que les quede pendiente o se arme el zafarrancho.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3287 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: