Cubagua 1991, Ley de ZEE y la reencarnación de la IV, sin necesidad de consomé de chipichipi

Mira Chela, sabes que yo supe porque mi papa  Chucho me lo contó, que ante el acoso que tenía la cotorra margariteña; Chucho mi papá y Geña mi mamá, estuvieron  pensado y planificando irse a la isla de Cubagua para pasar ese mal momento de acoso. Mi papa Chucho se fue a la isla e hizo un reconocimiento del terreno y determinó que  las condiciones no eran muy favorables para mi desarrollo como Chucha.  No había mucho cardón, no había mucha   pitahaya, la isla tenía tunas, pero Chucho concluyo, que Cubagua es como un peladero de chivo  y no procedía un cambio de residencia. Chucho se enteró luego, que unos tipos con mucha plata, querían comprar la isla  y casi que lo logran. Supe hoy, al leer el artículo de Iván Gómez que este suceso aconteció Eso Chela fue 1991 y la justificación que se dio para el momento fue esa. Cubagua era como un peladero de Chivo, pero era rentable. Era un negocio.

Aja Chucha y  qué hay con esto hoy

Bueno Chela con ese hecho, que como sabes, aconteció en momento cuando la IV República agonizaba, puede permitirnos sacarle punta y darnos muchas   explicaciones  y  entender, cómo un cuerpo, en estado moribundo o descomposición ya, puede recuperar la vida con otra apariencia, pero con su propia naturaleza.

¿Me hablas Chucha de una resurrección? ¿Cómo es eso?

Si Chela, esto de la resurrección que es una figura tan bíblica y tan cargada de Jesús, viene al caso,  para decirte lo que estoy pensando, después de haber leído el artículo de Iván Gómez. El amigo  Iván nos comenta y advierte, que este sancocho de la ley de Zonas Económicas Especiales, es exactamente la aplicación de esta venta (sancocho) que se intentó de Cubagua en 1991.

Chela te acuerdas de Wladimir Gessen, que fue un político de la IV con momento de “gloria” y  además fue  ministro de turismo. Este ministro, según la cita que hace Iván Gómez dijo en el momento en que se organizaba la venta de Cubagua lo siguiente:

“En Cubagua actualmente no hay nada. Viven aproximadamente unas 25 a 30 personas dedicadas a la actividad pesquera, no hay agua ni electricidad, se encuentra en estado deplorable, de las ruinas de Nueva Cádiz queda muy poco y hemos recibido una oferta de un grupo económico venezolano conjuntamente con capitales de grupos económicos extranjeros  -holandeses, alemanes, japoneses-  que están dispuestos a hacer un desarrollo que tiene prevista la construcción de 14 mil unidades habitacionales de cinco estrellas. Esto permitiría un desarrollo realmente impresionante, que represente fuente de empleos para 40 mil plazas directas y otro tanto en indirectos” https://www.aporrea.org/actualidad/a303989.html

Chela si tomas el proyecto de Ley de ZEE, te darás cuenta que esto que dijo Gessen en ese momento está en la Ley. Casi que lo copiaron con las mismas señales. Pero lo más arrecho Chela, es esa idea del desarrollo tan idéntica. El desarrollo para Gessen (que no era endógeno y menos sustentable) es la misma cosa que ahora tiene la “revolución”. Si te atreves a buscar algún Manuel de economía con tendencia neoliberal o Keynesiana, notaras Chela, que el desarrollo es un parto sin humanidad.  Es como una suma automáticamente programada: Desarrollo es igual= Inversión+empleo.

Este la ley de ZEE y aquella venta de Cubagua que el pueblo de Margarita supo enfrentar, te permite concluir Chela sin mucha inteligencia, los parecidos entre la IV en agonía y esta que se llamó V, pero reencarnó en V.

En otro orden de ideas Chela, este hecho también permite calcular, el sentido que tiene eso, que la “revolución” llama consulta pública para aprobar esta ley. No puedo asegurar nada, pero si uno juzga la cantidad de PEROS que le han puesto a este proyecto de ley hasta el momento, ya la AN rescatada debió haber aprobado por unanimidad (con las dos manos de Oscar Figuera) una resolución en la cual, este proyecto de ley sería jurídicamente fusilado  en los jardines de esta AN rescatada. Razones para ellos sobran porque es una ley que tiene por dentro el espíritu destructor (y no salvaje) del neoliberalismo. No ha sucedido y no se puede decir, que sucederá o que no sucederá, pero los hechos son los hechos, como pudiera decir algún filósofo por ahí.

En aquel contrato de venta, se establecía un comodato de 50 años con una pequeña prorroga de 50 años más. ¿Qué dice la ley revolucionaria de ZEE en cuanto al tiempo? ¿Cuánto tiempo? ¿Casualidad Chela o los negocios tienen su rentabilidad en el tiempo, que la ley “sabiamente” incluye?

En esa especie de venta camuflada Chela, los empresarios no estaban obligados a pagar los impuestos, que normaba la ordenanza de Industria y Comercio y ya estaba cocinado,  que concluida las obras, se establecería un tiempo de  gracia. ¿Hay parecido Chela, con la Ley de ZEE que discute la AN rescatada?

Hay una cosa muy interesante en todo esto y eso tiene un valor. En esta resurrección las formas son importantes. En la IV no importo mucho la forma y se pensaba que la municipalidad de Tubores era competente para vender esta isla. Hoy en “revolución” la cosa es distinta, tenemos una constitución que garantiza nuestra soberanía pero se le busco la vuelta con la ley antibloqueo y con esta ley de ZEE para resucitar a la IV sin necesidad de caldo de chipichipe, que además de ser efectivo en eso de romper colchón, es bueno para tomar “nuevos” bríos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 927 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía