Auditórium

Hiperinflación, hiperespeculación, y lavado de $

"El crimen organizado en Venezuela es el que se origina, se sostiene, y se nutre desde las estructuras del Estado, en particular de aquellas "instituciones" que teóricamente, según existen para combatir, precisamente, a la delincuencia." Fin de la cita. Anónimo.

La hiperinflación, la hiperespeculacion, el crimen transnacional, y el lavado de dólares, ambas están presentes hoy en la desgracia de la economía venezolana. Nuestro país sufre de todas estas perversiones, y la segunda, tercera, y cuarta, son las más peligrosas, y dañinas.

En Venezuela se han establecido esta serie de delitos transnacionales que han detonado un proceso antiético, y amoral, y muy peligroso además por lo del arco minero, y lo de la frontera en el Arauca vibrador del estado venezolano de Apure; que se conjugan como un coctel explosivo estableciendo la más criminal, hiperinflación, hiperespeculacion, y legitimación de capitales del mundo. Algo, jamás visto antes en este continente. Ni siquiera en las más brutales dictaduras de la humanidad hasta ahora conocidas: se ha destruido el aparato productivo nacional, las empresas del estado, principalmente las petroleras, y petroquímicas, las empresas básicas de Guayana, toda la infraestructura de los servicios públicos, el Sistema Eléctrico Nacional, la infraestructura vial, sanitaria, y educativa, las FANB etc.

Todo lo han asfixiado, por los excesivos controles, militares, policiales, y paramilitares, junto a las confiscaciones de propiedades. El reciente caso del -diario El Nacional-, la baja en la producción, se debe a los acosos gubernamentales en los puntos de atraco, y control militar en las carreteras del país, que han puesto parapléjico el aparato productivo industrial, agropecuario, y agro industrial.

Los expertos económicos consultados me han manifestado, que desde hace diez años estamos viendo una descontrolada emisión de dinero inorgánico, que ha incrementado la masa monetaria, mas no la masa circulante, sin respaldo alguno por la evaporación de las reservas internacionales, y a la incapacidad manifiesta de no poder generarlas con la misma rapidez, en reponerlas.

Los ingresos principalmente provenían de la hoy destruida, y saqueada industria petrolera-pdvsa-, que acentuaron la caída de su producción, a niveles vergonzosos, que rondan en los actuales momentos en unos 400 mil BPD. Y en camino hacia la baja. Todo esto ha hecho un escenario dantesco, y desolador cuando sus activos son vendidos como chatarra a árabes y chinos, que depredan la patria de Bolívar, dando todo esto paso a una aberrante, y descomunal crisis económica, que lo único que produce en estos álgidos momentos de desgracia nacional es: pobreza, miseria, inseguridad, elementos suficientes que tienen encendidas las alarmas internacionales, cuando su población productiva huye del país, hasta el momento no se sabe como no ha estallado un polvorín social de proporciones inimaginables. A éste desastre, promovido por un gobierno tutelado desde la miserable Habana-Cuba.

El primero de mayo de esta año 2021 se decretó u aumento de salarios, que se ubica en unos 2 dólares al mes, a esto se le suma de manera preocupante la escalada, cual si fuera una moda, de los portales, que cotizan el dólar paralelo, de manera irresponsable, cual competencia delictual: donde ese dólar ha pasado la barrera de los 3 millones de bolívares. Que se han sumado con distintos precios alcistas, para incrementar aún más la distorsión cambiaria, que agrava la crisis del país, mientras la inflación sigue su curso. Esto es criminal. Claro para el lavador de dólares es conveniente. Pero también a la misma vez, para él comerciante especulador, es un suicidio al estilo harakiri, porque contribuye con catapultar aun mas la inflación, y sufrir el surrealismo de los precios, cuando sus bodegones empiezan a cerrar sus puertas por la falta de compradores. ¿Pero que político en su sano juicio, podría desear esto para su país? Nada mas los delincuentes seudo empresariales que disponen de dólares sucios para la venta, de manera ilícita, que son la minoría, porque su deseo es especular con el hambre del pueblo, generalmente este sector delincuencial mantiene sus reservas mal habidas a buen resguardo, y solo cambian en momentos de especulación. Y otro grupo son los que se los han robado, como los contratistas que saquearon a PDVSA con las sobre facturaciones, por ejemplo. Estos abundan como piedras, y viven como reyes viajando a Miami, son la carroña de nuestra sociedad, los enchufados chatarreros de primer nivel, y pegados como garrapatas en las colas de los militares revolucionarios como el de Lácteos Los Andes recién caído en una pelea por el mal reparto del botín.

Otra plaga, son los que manipulan remesas, que crecen como la peste china. Estos son los nuevos depredadores carroñeros, y caníbales oportunistas, una nueva elite de enchufados multinivel. Son hienas carentes de toda sensibilidad humana, y de valores, son personas altamente despreciables, y asquerosas, que, reemplazaron a los comerciantes importadores decentes, y que ahora manejan las importaciones, y todos los mercados negros de productos de consumo, sin importarles el hambre, desesperación, y necesidad de la gran mayoría de venezolanos sobrevivientes. Con respecto a la abrumadora hiperinflación, quedan las oportunidades rezagadas ante la falta de una oposición patriota. El crecimiento hiperinflacionario ha sido mayor que el precio que cotizan las paginas. Esto es muy cierto, por las razones obvias que produce la hiperinflación, todo esto contribuye al componente especulativo originado por el síndrome del nerviosismo de la demanda, combinado con la avaricia de los comerciantes árabes, y chinos de la mas baja ralea: toda esta desgracia es estimulada también, por personas que desean invertir en dólares, debido a la llegada de remesas familiares, producto de la enorme inestabilidad económica, y de la devaluación del bolívar. Donde se manifiesta un comportamiento por demás incomprensible, amoral, y antiético, ya que las más elementales teorías económicas, no pueden darle explicación al comportamiento de hambre del consumidor venezolano. La consecuencia de este comportamiento, es la escalada brutal de la hiperinflación. Además que se evidencia en una mayor presencia de productos importados, porque cada vez, hay menos consumidores dispuestos a pagar por un dólar cada vez mas desbocado. Estamos llegando a un punto de no retorno, en éste desmadre económico, estimulado por la voracidad del comerciante especulador, que con su actitud, acelera el proceso hiperinflacionario a niveles altamente peligrosos.

Sabemos que muchos productos como son los cauchos, aceite de motor, por mencionar algunos, sus precios están fijados por estas cotizaciones diabólicas, pero también por la cabroneria nuestra. ¿Qué pasaría si no compramos nada de todos esos productos, a costa de no usar el vehículo? Esta hiperinflación no permite entre otras cosas, implantar otro cono monetario. Ya que el mismo quedaría sin efecto en espera de ser sustituido por otro en pocos meses. ¿Vale la pena gastar dólares para implementar un cono monetario? El gobierno, sea por ignorancia, incapacidad, o por complicidad, está causando estragos. Solo es cuestión de tiempo, el cierre técnico de las actividades productivas, generaran en el mercado interno mayor especulación, que a su vez agudizará aún más la hiperinflación. Llegará el momento, que no quede nadie con capacidad de comprar, debido a los niveles de precios generados por esta alza especulativa de la divisa norteamericana, y solo en mano de esta casta de barbaros comerciantes irracionales de asiáticos, y del medio oriente, que entonces importaran solo para su consumo. Esto quiere decir, que estaremos presenciando la extinción de nuestra sociedad de no hacerse algo pronto. Esto tiene efectos tremendos en la inflación, porque estos altos precios de la divisa, son trasladados a los costos de los productos, afectando de manera directa el precio de los mismos. Tomando más fuerza la hiperinflación. La solución es simple. Hay que devolver la independencia al BCV, para que dicte políticas sanas monetarias, y cambiarias en el país, pero para esto hay que cambiar este modelo político. El hecho de que el régimen no sancione, bloquee, ni persiga como lo hace con www.aporrea.org a estas páginas digitales que anuncian los precios del dólar, quiere decir que altos funcionarios, están involucrado en esta malformación congénita, son el padre de la criatura del alza del dólar, y la devaluación del Bolívar. Esto demuestra que quienes protegen estos portales web que postean el aumento del dólar, son personas ligadas al gobierno bolivariano. Es un criterio muy acertado. El gobierno no tiene dólares, por lo tanto una de las tantas formas de hacerse de ellos, es justamente echándole mano a las remesas familiares. Elevan el precio diariamente, ya que al gobierno no le cuesta nada producir bolívares, y así fácilmente confiscan los dólares. Este alto costo del dólar, al cambio son más de tres millones de bs, hace que el pueblo trabajador, al no disponer de suficientes bolívares, se le dificulte comprar, como sí, lo pueden hacer los enchufados, militares corruptos, árabes y chinos, traficantes de drogas, legitimadores de capitales, y el hampa criminal, por un lado a los que no les cuesta nada inflar la masa monetaria, y por la otra el crimen transnacional que se aprovecha de esta situación anómala de la economía venezolana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1004 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía