Entre privatización y dolarización terminó la Revolución

"Cuando el gato se va de casa los ratones hacen fiesta" Lamentablemente para la mayoría de los venezolanos que ciframos nuestras esperanzas en el Comandante Chávez, tuvimos la desgracia que nos lo arrebataron prematuramente los enemigos del proceso bolivariano.

Más temprano que tarde, se sabrá cuantos de los alacranes que hicieron nido en Miraflores intervinieron en el asesinato del líder de la revolución.

Nadie discute las razones que tendría el Comandante Chávez para entregar las riendas del proceso a Nicolás Maduro, sin embargo no creo que 8 años después de estar en el poder los resultados de su gestión eran los que esperaba Chávez.

A todas luces se ve, aunque con legitimo derecho, el Presidente Nicolás Maduro le ha querido dar un sello personal a su gestión de gobierno, para diferenciarse del gobierno de Chávez, quien por supuesto no puede reclamar el cumplimiento del compromiso que en privado seguramente lo hubo para entregarle tamaña responsabilidad.

Este distanciamiento del gobierno del Presidente Maduro del camino de Chávez, tiene su explicación.

La única manera de poder darle entrada a las políticas económicas que atiendan a los requerimientos de los sectores económicos que están detrás de las medidas sancionatorias impuestas por los últimos presidentes de los EEUU contra funcionarios de su gobierno a quienes califican de corruptos, es introduciendo cambios opuestos a las políticas revolucionarias que venía imponiendo el Comandante Chávez.

Cuyo propósito está bien claro, tratar de ablandar esas posturas restrictivas que impiden que su gobierno pueda levantar vuelo en el terreno económico.

Eso en mi opinión no tendría nada de malo que Maduro quiera impulsar su propio proyecto político, para lo cual seguramente cuenta con el apoyo de sus más cercanos colaboradores, con el ánimo de perpetuarse en el poder, pero no ya como chavistas, sino como expresión de la corriente madurista.

Lo que no está bien es que muchos de esos personeros, sigan utilizando a Chávez como su bandera política pata entretener a la masa chavista, que no ha dejado de creer en la posibilidad de un nuevo amanecer revolucionario que los retorne al camino de Chávez.

El tema está en que a las políticas económicas del proyecto de Maduro, se le ve la costura neoliberal, lo cual es contrario al proyecto económico chavista, lo que no deja de ser una dificultad a la hora de venderle a la masa chavista un proyecto que atenta contra el legado de su líder.

Dilema escabroso que tendrán que resolver si quieren avanzar con posibilidades de éxito, el solo hecho de distanciarse del proyecto de Chávez, ya genera desconfianza en quienes respetuosamente aceptaron la recomendación de Chávez de votar por Maduro, pero que después de este desastre que está generando la aplicación de sus políticas neoliberales, pienso que le resultara muy difícil atraer hacia su proyecto político a las bases chavistas.

El desarrollo del proyecto neoliberal que promueve la nueva "oligarquía revolucionaria" desde el gobierno, lleva implícito dos grandes modalidades que representan la orientación de las políticas económicas de la actual gestión gubernamental, la primera la constituye el proceso de "dolarización inducida" donde ha tenido una destacada participación el Banco Central de Venezuela que sirvió para destruir el bolívar, disparando el proceso híper inflacionario a niveles nunca visto en Venezuela y por ende la destrucción del salario de los trabajadores, con sus nefastas consecuencias. Empobrecimiento y hambre en los sectores más vulnerables de la población.

Pero con una extraordinaria y ventajosa ganancias para la clase pudiente del país, ensanchando cada día más la diferencia social entre pobres y ricos.

En términos más concretos la dolarización del país es el establecimiento de una dictadura monetaria que solo beneficia a los grupos que por años han tenido acceso a las divisas que produce el país, que sin escrúpulo alguno han puesto a circular el dólar "caleta" representados en "bodegones" tipo almacenes, que actúan como rectores de la especulación.

Están trayendo cualquier cantidad de productos importados para suplir los anaqueles de los "bodegones" que colocan en ofertas al público en dólares, que al hacer la conversión en bolívares representan por encima del 200% más caro, que como se compran al detal esos mismo producto en el exterior.

Esa masa de dólares que recogen a diario los " INVERSIONISTAS" en las ventas que se realizan en los " bodegones" no quedan registrados en ninguna parte, por lo tanto no son pechados por el fisco nacional, en otras palabras " Se despachan y se dan el vuelto"

Pero no tan solo eso sino que también dichos " INVERSIONISTAS" son beneficiados con exoneraciones de impuestos en algunos productos en "premio por desafiar al imperio" y traer productos de otras latitudes donde no llegan los efectos del bloqueo.

Los llamados "INVERSIONISTAS" importadores, tienen el monopolio de los productos con más demanda en el comercio nacional, esa ventaja les permite imponer las normas, todas las transacciones y operaciones comerciales, deben realizarse en dólares y en efectivo.

Mecanismo mediante el cual se apoderan del dólar circulante colocado por ellos mismos en el mercado al precio criminal impuesto por la página Dólar Today y apadrinado por el BCV.

Un vulgar y descarado "negocio redondo" con el cual están arruinando al pueblo venezolano, que se ve obligado a sacrificar los pocos bolívares que obtiene por la vía de los pobres sueldos, salarios, pensiones y bonos que recibe del gobierno, EN LA COMPRA DE DICHOS PRODUCTOS A PRECIOS DOLARIZADOS.

Práctica ruinosa que en cualquier parte del mundo sería catalogada y castigada como delito de lesa humanidad.

Lastimosamente aquí tenemos un gobierno que no ve ni siente los dolores del pueblo, pero si muy preocupado por tender alfombra roja a los más conspicuos representantes de la oligarquía, que está detrás de estos negocios, donde como siempre el país no recibe ningún beneficio.

Para cerrar con broche de oro en su tránsito del gobierno revolucionario iniciado por el comandante Chávez hacia el camino del neoliberalismo, se lanzan por la calle del medio con su plan privatizador disfrazado de alianzas estratégicas.

En lo particular respeto el carácter socialdemócrata o neoliberal que Maduro quiera darle a su proyecto político, lo que no comparto y crítico es que sigan utilizando el nombre y la imagen de Chávez para refugiarse en una propuesta política que está muy lejos del gobierno del pueblo y para el pueblo que Chávez quería para los venezolanos.

Lo que sí puedo asegurar es que el Comandante Chávez nunca pensó que su revolución terminaría en privatizaciones y dolarización.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1493 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía