Dolarizar las cajas de ahorro

Desde la primera quincena de enero del año pasado, aporté el 12 % de mi salario base, a mi cuenta en la caja de ahorro. Quien me emplea aportó lo mismo, respetando la Convención Colectiva. Es un aporte pequeño, casi imperceptible, en función del salario básico de los que laboramos en el sector público. La idea que nos anima, es contar con un ahorro mancomunado, es decir que los poquitos, ahora juntos, estén en función de un fin común. La severa y compleja dinámica económica actual, nos desanima cada vez más y para muestra un botón. Hace poco, el Banco Central de Venezuela, informó que para el año que termina, la inflación se ubicó cerca de 3.000 %. Les confieso que lo primero que pensé, es que ese monto que ahorre al inicio del dos mil veinte, ya tenía más de tres mil veces menos valor.

Las cajas de ahorro han tenido y tienen un valor fundamental, para la familia trabajadora venezolana, pues parte de su patrimonio está allí, y gracias a él, muchos de nosotros pudimos mejorar las condiciones de vida. Este patrimonio se encuentra en bolívares, por lo tanto está siendo pulverizado por el ataque a nuestra moneda, así como el salario y las prestaciones sociales.

Hoy dolarizar es una panacea, que busca emular la estrategia de sobrevivencia en la empresas privadas, pero ¿funciona para las cajas de ahorro?, ¿es suficiente?. Una eventual dolarización, tendría un efecto inmediato, deteniendo la voraz pérdida del valor de patrimonio de los asociados y asociadas del sistema nacional de cajas de ahorro, que somos millones. Sería una salida efectista, en tanto no aborda las limitaciones existentes para operar en escenarios económicos hostiles y variables.

Para recuperar y potenciar las cajas de ahorro en Venezuela, la salida estructural es la recuperación del valor de los salarios, aunado a la definición de medidas adecuadas para el impulso de programas y proyectos sociales de alto impacto en la vida de los asociados y asociadas. En estos momentos hay un clima favorable, al menos para lo segundo, sin dejar de demandar lo primero, ya que desde la Asamblea Nacional hay una iniciativa de diálogo con diversos sectores, donde las cajas de ahorro se deben incluir, con miras a definir acuerdos, así como los cambios legislativos necesarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 676 veces.



Jesús Alberto Rondón

Sociólogo. Se desempeña como Facilitador en el Inpsasel, ha sido electo Delegado de Prevención (2011-2013 y 2013-2015) y es Vice-Presidente del Consejo de Vigilancia de la Caja de Ahorros de los Trabajadores y Trabajadoras del Inpsasel (2.011).

 jesusalbertorondon@gmail.com      @JesusRondonVen

Visite el perfil de Jesús Alberto Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: