Que alguien me explique

Escojo el nombre de una sección humorística del mexicano Eugenio Derbéz, que desde las dos décadas finales del pasado siglo y en la actualidad, es famoso entre los de mayor reputación de actores productores de la comicidad en la TV mexicana, con incursiones en el cine de su país natal, y en la cinematografía estadounidense.

Vestido cual suizo en la campiña alpina, pide explicación a los mexicanos acerca del lenguaje popular azteca en castellano, se enoja, como suelen llamar en México al disgusto, "calentera" venezolana, o "berraquera" colombiana, a la que acompaña el suizo con lenguaje gestual irascible, porque no comprende los regionalismos confusos del mexicano, en el habla cotidiana.

Tenemos la frase venezolana "a lo mejor", incluida en conversaciones, mal usada sin ser condenable si alguien refiriéndose por ejemplo a un enfermo en cuidados intensivos dice "está mal el hombre, que pena, un tipo tan trabajador y lleva semanas grave, "a lo mejor se muere…". Nadie refuta la frase, la entendemos sin cuestionarla, sin embargo cómo es eso de "a lo mejor se muere", debería decirse "lo peor es que no aguante y se muera"

Por favor, una exigencia al tren gubernamental revolucionario, ante las irregularidades que me afectan como ciudadano, QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE, considerando que de lo contrario están trabajando contra ustedes mismos, estimados compatriotas revolucionarios en funciones oficiales.

Que alguien nos explique entonces qué carajo pasa con la red ferroviaria iniciada por el Comandante Chávez, que me explique la problemática de las cédulas de identidad con paralización de operativos de cedulación en todo el país ideados por Chávez. Y en medio de esta arrecalentera de la hiperinflación, que alguien me explique por qué los comerciantes hacen y deshacen en mi contra, permanentemente.

Que alguien explique qué justifica a las y los especuladores de empresas privadas y con cuáles medidas oficiales podríamos detener desde el gobierno nacional los elevadísimos costos de queso, azúcar, café, carne, pollo, huevos, papelón, harina de maíz o de trigo, margarina, pasta, arroz, cambur, naranjas, tomates, frutas, verduras y hortalizas en general, inalcanzables para el condumio diario.

La exigencia la hace una mayoría, que sentimos en materia política innecesario un cambio de jinete a mitad del río. Que los opositores respeten la ley y alcancen a comprender lo contraindicado del ataque al modelo socialista participativo, humanitario y popular, por medidas capitalistas bestiales contra todos, no es juego, es política miserable ejecutada por mercantilistas con máscara y disfraz completo, pidiendo una "libertad pitiyanqui", que sería peor, y se comprueba donde retornan y fracasan representantes lacayos de la ultra derecha.

Qué será de la vida en las disposiciones oficiales de precios regulados y acordados con los empresarios privados. Cómo hago si anhelo obtener respuestas y faltan menos de tres semanas para elecciones parlamentarias, vencerá la estrategia envolvente y engañosa de la oposición desastrosa, o la insuficiencia ejecutiva de la óptica gubernamental, bien intencionada pero escasamente ejecutada, y para complemento bajo feroz ataque internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 730 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: