Venezuela y las nuevas maquilas

La población venezolana, ha enfrentado en los últimos años diferentes bloqueos económicos y comerciales provenientes de Estados Unidos, lo que ha originado el empobrecimiento de sus ciudadanos y ciudadanas.

En el año 2012, el salario mínimo de un trabajador venezolano era de un promedio 476 USD al mes; pero para el 2020 esta remuneración mensual paso a 2.6 USD por mes según la tasa oficial del Banco Central de Venezuela, percibiéndose como uno de los más bajos de este continente.

Por tal motivo, la mayoría de sus habitantes se han visto en la necesidad de buscar nuevas fuentes de ingreso con la finalidad de cubrir una parte de la canasta básica, que van desde emprendimientos propios hasta trabajar en espacios a la vez.

¿Las Empresas Privadas la alternativa?

En años anteriores los puestos de trabajo para el Estado venezolano era una de espacios más cotizados, de manera que las empresas como Corpoelec, PDVSA, Universidades, Ministerios, tenían los empleos más cotizados por los venezolanos y venezolanas.

Pero para el año 2020, la realidad es otra; puesto que las empresas privadas pagan el salario mínimo, pero plantean una serie de incentivos a sus trabajadores, que pueden variar desde bolsas de comidas hasta el pago en divisas extranjeras; esto con la finalidad de conservar a sus empleados.

Las diferencias de los sueldos en las empresas privadas pueden variar desde 20 USD mensuales hasta 300 USD o más, dependiendo de la compañía.

Maquilas venezolanas

Esta situación abrió un mercado para las empresas internacionales que ofrecen puestos remotos (FreeLancer) a nativos de este país, con pago en moneda extranjera siendo altamente cotizados por los buscadores de empleos.

Pero ¿qué hay detrás de esta oportunidad?. La realidad es que con un salario mínimo en un país como España o Estados Unidos, logran costear toda una nómina de trabajadores en Venezuela.

Para el 2019, el salario mínimo en España estaba en 1.050 Euros y la hora de trabajo en USA se encuentra actualmente en 7.5 USD.

Entonces saquemos cuentas con 300 USD que es lo que equivale a una semana de trabajo en Estados Unidos, ya que 7.5 por 8 horas por 5 días de la semana da un total de 300 USD, es equivalente a pagar 30 empleados en Venezuela a 20 USD mensuales; lo que representa un negocio redondo para las empresas de capital extranjero.

Otra cosa a tomar en cuenta en estos trabajos remotos es que la empresa no pone ningún recurso, laptops, internet, luz, escritorios, seguros, etc.; pues todo esto lo costea el empleado, reduciendo aún más los gastos y la inversión de las corporaciones.

De esta manera Venezuela paso a tener una de las manos de obras más baratas del mercado y es la razón por la cuales tantas empresas extranjeras buscan en este país suramericano a sus trabajadores.

Servicios a bajo Costo

Aunque este país tenga el pago de los servicios básicos más económicos de la región, la mayoría de ellos se encuentran dolarizados, tales como las líneas de celulares, que su adquisición puede variar desde los 9 hasta los 20 USD, el servicio de cable, internet satelital que se ubica entre 26 a 30 USD mensuales, los precios de la canasta básica, entre otros; y así se pueden los costos en divisas por cualquier establecimiento comercial, mientras la moneda oficial se encuentra olvidada y sólo se usa para el pago de los empleados públicos o transacciones internas siempre a cambio internacional.

¿Consecuencias?

Las consecuencias de este empobrecimiento y bloqueo internacional, da pie a que en los venezolanos se produzca: fugas de cerebro, migración, espacios vacíos en los puestos de trabajo, que da como resultado poco personal capacitado, entre otras.

Los empleados públicos venezolanos siguen esperando que el Ejecutivo Nacional, busque una solución para el aumento progresivo de su sueldo y su calidad de vida, y no se vean en la necesidad de abandonar sus puestos de trabajo, que traería para el Estado, daños inimaginables en lo interno de sus instituciones.

¿Quejas o Propuestas?

En la actualidad varios colectivos de economistas, abogados y personas de diversas áreas, entre ellos Pascualina Curcio, Tony Boza, Juan Carlos Valdez y muchos otros, han planteado varias soluciones a esta problemática, utilizando la moneda virtual como es el Petro para aminorar las consecuencias del empobrecimiento de la población; lo que ha originado un contrapunteo de entre colegas y a los que el Ejecutivo Nacional ha hecho caso omiso.

Mientras tanto la población venezolana sigue esperando pacientemente un cambio en el rumbo económico del país, que podría traer consecuencias en las próximas elecciones parlamentarias de diciembre de 2020.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 563 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter