Lecturas que saco del debate Curcio-Farías

1.- Que Pascualina Curcio está proponiendo un conjunto de medidas que, junto a sus demás propuestas, reconfigurarían un nuevo Plan Económico, desde una perspectiva auténticamente revolucionaria.

2.- Que se pone al descubierto a qué intereses sirve el actual Plan de Prosperidad, Crecimiento y Recuperación Económica (cuyo éxito es indudable, tal cual fue diseñado).

3.- Que el salario mínimo fue anclado al medio petro sólo en las palabras, y que nunca (desde el punto de vista de clase de quienes lo propusieron) fue concebido ni como respuesta ni como arma de contraataque frente a la hiperespeculación inducida que destruye a la vida en general de nuestro país.

4.- Que la explotación de la clase trabajadora es monstruosa.

5.- Que las ganancias de las élites privilegiadas y su baja tributación fiscal al Estado son directamente proporcionales e iguales de monstruosas a la explotación y depauperización de la clase trabajadora venezolana.

6.- Que este debate no debe silenciarse ni ocultarse, puesto que es importante colocar sobre la mesa de discusión política de nuestro país los temas urgentes en los que se nos va nuestra vida y de los que pudiéramos -y debemos- re-florecer como patriotas más fuertes y unidos.

7.- Que gracias a camaradas como Pascualina Curcio Curcio tenemos muchas razones para seguir luchando y no sentirnos ni derrotados ni desmoralizados. Que no hay razones para entregarnos.

8.- Que la lucha es de clases y, por lo tanto, como clase debemos responder y organizarnos. Por ejemplo, organizar los comité de defensa del salario, los comités patrióticos de defensa del bolívar, del derecho a la vida, de repudio al vendepatrias y contra la guerra imperialista que los yankis y los viejos colonialismos europeos nos tienen para arrebatarnos la patria; cada comité con su programa debatido y aprobado, en fin, hay un montón de luchas que debemos dar, y dejarnos de esa paja rentista-paternalista de que nos lo den todo, sin pelear; y

9.- Que debemos tener claro que todo lo que nos golpea persigue la desaparición espiritual de Chávez de nuestras vidas y, por consiguiente, como fin ulterior, el aniquilamiento histórico del pueblo chavista. De ese tamaño, es la pelea en la que estamos. Y a Chávez no le podemos fallar. Bastante que él peleó por nosotros y nosotras. Ahora debemos, también, pelear por él. Que no nos lo maten en nuestro corazón.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter