Venezuela debe iniciar un nuevo modelo productivo ¡ya!

Los efectos del COVID 19, sobre toda la economía mundial son notorios, llegando incluso a desnudar las debilidades del Neoliberalismo, que en los últimos tiempos nos fue presentado como una panacea, para solucionar la mayoría de los problemas sociales y económicos, que se podrían presentar en la sociedad moderna. Es que esta pandemia sencillamente ha puesto al descubierto la incapacidad de este modelo, para hacerle frente a situaciones excepcionales de emergencia pública, sencillamente porque sus instituciones colapsan, puesto que, al estar privatizadas, sencillamente sus infraestructuras no soportan la presión social, ya que no están diseñadas para enfrentar situaciones de calamidad pública generalizada, como la que está provocando el Corona virus. Es que entre los principios del modelo Neoliberal sobresale la privatización de la salud, entre otras categorías como la educación, en donde la economía manifiesta su fragilidad, al no estar diseñada para soportar largos paros provocados por las cuarentenas, el distanciamiento social y el consecuente paro productivo de obreros y empleados, indispensables como únicos elementos eficaces, para producir la ruptura de la cadena de transmisión del COVID 19, por tales razones entre otras, los servicios médicos en los EEUU, por ejemplo, se ven restringidos, solamente a los que poseen el carnet del Seguro Social. Como consecuencia a ello, aquellos millones de ciudadanos que se encuentren desempleados quedan excluidos del servicio médico necesario para superar una situación catastrófica, como la que se presenta con la pandemia del Coronavirus, igual sucede con los otros millones que se encuentran en ese territorio como indocumentados o con permanencia ilegal, que han llegado a ese país en busca de mejores oportunidades para encontrar un mejor vivir.

De tal manera que sí la privatización indiscriminada ha resultado inconveniente, es necesario determinar cuáles deben ser sus límites para lograr un mejor vivir y eso solo puede ser logrado por un Estado fuerte, que pueda hacer las inversiones necesarias, para poder hacerle frente a situaciones de desastres o de emergencia, como la que se está presentando actualmente a escala mundial con el Corona Virus.

El Capitalismo, como modo de producción tiene su lógica, que incluye el crecimiento continuo y sin límites, reduciendo aquellas inversiones que consideren gastos, para la obtención máxima de ganancias y que en el modo de producción socialista, estas son consideradas, por el contrario, como inversión social.

La crematística, la usura es decir, el deseo de enriquecerse, de manera continua e inhumana, prevalece en el capitalismo, por sobre la previsión social, característica del socialismo, que necesita mantener dispuestas instalaciones, personal médico, equipos, insumos, medicinas y alimentos indispensables para hacerle frente a una calamidad social, como la que se está presentando con la pandemia del COVID 19. Por tales razones es que los países con tendencias socialistas han tenido una mejor respuesta ante la arremetida del COVID 19. Tal es el caso de China, que aun teniendo manifestaciones capitalistas, no escatimo esfuerzos para invertir los recursos necesarios y declarar el distanciamiento social, que incluye la cuarentena obligatoria, necesarios para romper la cadena de contagio del COVID 19, aun cuando las mismas fueron implementadas tardíamente.

El caso de Venezuela es especial, porque antes de que se presentaran el primer caso, conociendo lo que estaba sucediendo en China y en Europa, el Presidente Maduro; aun estando el país bloqueado y sufriendo de las medidas coercitivas unilaterales provocadas por los EEUU y el sistema financiero occidental, que han provocado una terrible crisis económica decretó valientemente el distanciamiento social con la consecuente cuarentena radical y voluntaria, que incluía, no solamente el paro estudiantil, sino también la suspensión de las actividades laborales y comerciales en todo el territorio nacional, con suspensión de los espectáculos públicos, sociales, religiosos, deportivos y de todo tipo, lo que trajo como consecuencia que Venezuela ocupe los primeros lugares en el mundo, en la lucha contra el Corona Virus. Cuarentena voluntaria y no obligatoria, debido al gran desarrollo, que en este país ha experimentado la organización popular y social, esta ha sido la otra causa para el innegable éxito, que Venezuela ha experimentado en esta lucha.

Esta situación catastrófica, ocasionada por la pandemia, sumada al terrible bloqueo,

las medidas coercitivas, el robo descarado de todos nuestros activos en el exterior, así como la apropiación de nuestras empresas energéticas y de otro tipo como Monómeros en Colombia, debe servir para declarar la emergencia económica, que permita proceder sin demora, a iniciar la ruta a un cambio radical en el modelo económico venezolano, que permita abandonar las secuelas del capitalismo salvaje, que aún perduran en nuestra sociedad, que pretenden derrumbar nuestro Estado Nación, dividirlo, saquearlo y repartírselo como si fuera un botín producto de un robo: Esas son las verdaderas intenciones del capital internacional, el sistema financiero occidental, los cuales tienen en los EEUU, la UEN, la OTAN y la ONU como sus principales ejecutores. Ellos se encuentran disminuidos en su capacidad de movilización, por la misma pandemia, que está haciendo estragos en sus propios territorios, inmovilizándolos, sin embargo ¡Venezuela no!, solo nos ha afectado la pérdida de 10 vidas humanas, por lo que tenemos nuestra capacidad de repuesta intacta. Por tal razón consideramos que están dadas las condiciones para iniciar ya todas las medidas, las estrategias, los lineamientos, que se vayan a implementar sin perder tiempo, desde este mismo momento. Actuando en áreas como la propiedad privada de agroindustrias monopólicas, que afectan directamente en la inflación inducida, la especulación, el acaparamiento y sobre todo en la manipulación de la producción para producir escases y disminución de la oferta. No basta con intervenirlas, porque si estamos dispuestos a marchar con determinación hacia el socialismo ejemplarizante, no podemos esperar que si las intervenimos por 6 meses, al transcurrir ese tiempo ellos estarán dispuestos a redimirse y cambiaran su actitud crematística, renunciando a su lógica capitalista. Esto no parece posible, por lo tanto estamos seguros, que lo que vayamos a hacer debemos hacerlo ahora, sin pérdida de tiempo. Y vamos más allá, a continuación exponemos una serie de situaciones que es necesario cambiar de inmediato. Veamos:

  1. Venezuela debe dejar de ser un país exportador de Crudo petrolero, para convertirse en exportador de combustibles líquidos, haciendo acuerdos con gobiernos que estén dispuestos a negociar con nosotros. Sabemos que México está importando desde USA gasolina, nosotros necesitamos productos de ellos.

Solo deberíamos mantener la exportación de crudos a aquellos países que estén asociados a Venezuela, manteniendo convenios estratégicos con nuestra nación. Tenemos capacidad productiva de refinación, solo requerimos algunos aditivos y solventes para disminuir la densidad del petróleo extra pesado de la Faja petrolífera Hugo Chávez y poder trasladarlo a las refinerías situadas en el Norte.

  1. Debemos terminar de una vez seguir financiando a la burguesía y al Estado narcotraficante de Colombia con nuestra gasolina regalada. Ya el tiempo de las vacas gordas terminó, ahora es tiempo de darle el justo valor a nuestros recursos y más aún cuando se trate de recursos energéticos necesarios para mover a la economía.

  2. Podemos desplazar parte de nuestra flota automotor a consumo con gas, cosa que siempre quiso hacer Chávez y por razones que no tenemos claro, desde adentro de PDVSA se bloqueó. Es hora de ponerse en eso movilizando cisternas que podrían servir de surtidoras de gas automotriz ubicadas estratégicamente. Disponemos de miles de vehículos que están provistos de este sistema dual, es decir funcionan tanto con gasolina como con gas.

  3. China está produciendo millones de vehículos eléctricos y están interesados en cubrir a estos mercados. Ahora es la oportunidad para inundar a nuestro país con ellos, dando un salto exponencial en materia de descontaminación atmosférica.

  4. De una vez, avanzar en la producción de energía limpia: Hidroeléctrica, eólica, fotoeléctrica, disponemos de todos los recursos necesarios: Agua abundante, Vientos todo el año, sol tropical y sobre todo disponemos, de inmediato, de la mejor juventud capacitada, ingenieros sin trabajo, que se fueron al exterior en busca de oportunidades, pudiendo enviarlos a los centros mundiales que estén adelantados en estas materias, en sus universidades poder hacer pos grados y avanzar con decisión en esas áreas estratégicas para nuestro desarrollo.

  1. Por ocupar esta posición, no quiere decir que sea menos importante. Desde comienzos de la actividad petrolera, en Venezuela se asumió una perversa conducta y fue que nuestros campesinos se vinieron a las grandes ciudades, por donde salía el petróleo de exportación, formando enormes cinturones de miseria conformados por los lumpen proletarios, en busca de un mejor sustento. Venezuela tiene más del 80% de su población concentrada en el Centro Norte Costero. El resto está prácticamente despoblado. Venezuela cuenta con aproximadamente 40 millones de hectáreas cultivables o para uso de ganadería extensiva y solamente estamos usando 4 hectáreas.

Podríamos empezar a poblar el Sur, como lo hicieron nuestros ancestros cuando los conquistadores los acosaron. Es una cuestión de seguridad nacional, protegeríamos nuestras fronteras, de garimpeiros, mineros, leñadores y narco traficantes que vienen a depredar nuestro territorio, fundando ciudadelas que cumplan con todos los servicios de las ciudades del Norte, seguridad social, educativa, de salud y militar, disponiendo de un sistema de producción socialista, endógeno y sobre todo con soberanía alimentaria, energética y otras.

  1. El Comandante Chávez, comenzó el Plan Ferroviario Nacional, el mismo debe ser concluido dándole prioridad, incluso por sobre otras misiones. Esto es fundamental, más aun, cuando estamos en guerra económica y debemos dejar de depender de las mafias, que son las que transportan todos los alimentos del campo, ocasionando la especulación desmedida.

  2. El Plan Gasífero Nacional debe ser concluido, más aún cuando queremos pasar de ser un país exportador de crudos a uno con una economía diversificada, Necesario es terminar las plantas de Polietileno en Carabobo, de PVC, para darle impulso a la fabricación de Petro casas, para continuar con la fabricación de estas en el Sur.

  3. Necesario es implementar el inicio de una poderosa industria metal mecánica allá en Guayana, dándole preeminencia a la fabricación de rieles, bridas y otros insumos para la industria ferroviaria, pero también es de suma importancia la conformación de astilleros, que permita romper el bloqueo naval que nos están haciendo desde el exterior con la fabricación de barcos, para el cabotaje de petróleo, gas, acero, aluminio y otros.

Estos lineamientos no interfieren en nada con los aquellos anunciados por el Presidente maduro. Solo hace falta decisión política y sobre todo valor, sabiendo que seguramente las represalias aumentarán, si es que nos decidimos a implementarlas. Somos un pueblo de valientes, es por eso que debemos recordar aquellas palabras de Chávez: ¡Bastantes Cojones hay aquí! Manos a la obra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 828 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus