Llegó la Navidad, asi lo refleja el Ávila

La Cruz del Ávila es una enorme cruz latina de neón que está ubicada en el Cerro Papelón del Parque nacional El Ávila, que puede ser vista claramente durante la Navidad en nuestra ciudad capital.

La idea de crear una cruz iluminada para representar la época navideña fue de Ottomar Pfersdorff, un ingeniero estadounidense que arribó a Venezuela en los años 1940, y que comenzó a laborar para la Electricidad de Caracas en 1948.

Cuando solo restan pocos días, para las celebraciones navideñas los venezolanos parecen estar divididos en torno a si es o no posible festejar en medio de la acuciante crisis que atraviesa Venezuela y que ha llevado a muchos a evitar el lujo de una celebración.

En las calles venezolanas son escasas las decoraciones que caracterizan la época, sin hablar del ánimo de algunos ciudadanos que habitan esta hermosa nación.

En la actualidad no se siente la existencia de esa alegría que se considera era representativa de los venezolanos anteriormente, cuando se recuerda que en muchos hogares venezolanos se comenzaba a decorar y festejar desde el mismo mes de octubre y se veía que el ambiente cambiaba para todos, ahora nada, ya estamos comenzando el mes de noviembre y sinceramente no se siente ese ambiente navideño para ningún lado.

Esto sin mencionar la tradicional cena navideña que también peligra en las mesas venezolanas debido a que todo está por las nubes y es muy difícil adquirir los productos necesarios para su confección.

La falta de hallaca (plato típico navideño que consiste en un bollo relleno de varios tipos de carne, aceitunas, alcaparras y pasas, ingredientes que no se consiguen o se encuentran a precios elevados), la falta de alegría, tranquilidad, paz, son el catalizador del desánimo de la población.

Con todo esto, esta Navidad será para la mayoría de los venezolanos, y como nunca antes, sinónimo de austeridad, pues llegará arropada por una espiral hiperinflacionaria, con un índice de precios elevadísimos que cerrará 2018 en % de inflación que no sabemos.

Esperemos los venezolanos que el niño Jesús hijo de nuestro padre creador nos traiga en el venidero año mucha paz, salud, armonía, tranquilidad y felicidad acompañada de más estabilidad para cada uno de nosotros y así poder adquirir nuestro sustento diario cada día.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 549 veces.



José Gómez Pinto


Visite el perfil de José Gómez Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Gómez Pinto

José Gómez Pinto

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a284277.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO