Aventis

Ignorancia sobre el neoliberalismo en el Continente Sureño

La redefinición de la deuda fue beneficiosa en el pasado a países latinos, reflejaron otra realidad. Hubo un momento de mayor efervescencia económica por el petróleo y materias primas que le permitió al Estado invertir muchísima cantidad de dinero en obras y eso generó más trabajo. Pero, llego La burocracia parasitaria con sus zánganos, creciendo bastante en este período de presidentes progresistas durante todo gobierno anterior, con un fuerte incremento de los puestos de trabajo. Hoy se nota que hay un problema, pero tampoco es muy notorio todavía. Hay desempleo, pero no es tan importante como en otros países. Por eso digo que no hay ningún motivo que nos haga pensar en la posibilidad de un estallido social por ahora. Lo que sí hay es una amenaza permanente de salirse de la dolarización. El mundo está controlado por esta moneda, hasta los chinos no pueden escapar de ella. Y ese es un recurso discursivo al que el gobierno acude mucho con la amenaza de: "si no hacemos bien las cosas…", "si no cuidamos las cuentas…", "si no disminuimos el gasto público…".

Un discurso falaz. Lo que sucede es que ningún funcionario sean público u privado cumple con sus funciones administrativas o de vigilancia corporativa. Recientemente llegando de la capital del Estado Cojedes, San Carlos en Venezuela, un gendarme en el Terminal de Pasajeros le exigió documentos de su perfil a un indígena, desconociendo su función específica de guardián civil e ignorando desde la Constitución Bolivariana de Venezuela hasta la Ley Indígena donde se específica que todo aborigen no tiene fronteras y puede recorrer el Continente mientras cumpla la ley territorial, lo peor es que venía con un bebé de tres meses de nacido y ambos, la pareja con su vestimenta propio y característicos de los Yucpas. Ningún originario de estas tierras puede ser revisado o sus maletines abiertos porque es violatorio al orden geopolítico del contexto territorial

La ignorancia, en nuestro caso en Venezuela, es muy falaz que abraza a los alcaldes y gobernantes, incluyendo a los jefes de calle o al administrador de alimentos del Estado, cuyas bolsas no llevan el pesaje correspondiente y en otros Estados como Miranda, Distrito Capital y Cojedes, la bolsa CLAP llega cada quince días acompañada con un cárnico y las proteínas al mes por lo complejo de la distribución de este rublo por los corruptos de oficio.

-Nuestro Continente, está claramente dividido entre sierra y costa. En la costa está la mayor cantidad de empresas exportadoras de banano, de camarones, de los commodities que exporta Ecuador. Pero en la costa están también los líderes de la derecha tradicional, muy conservadora y radical, por el asunto de las Aduanas, antigua Compañía Guipuzcoana. En este gobierno bolivariano, estamos viendo cómo en ciertos puestos clave hay personas que vienen de la costa. La incógnita, por ahora, es entender el comportamiento político de la sierra y especialmente de Quito como Lima, y ver si lo que queda de la revolución ciudadana —el movimiento de Correa— es capaz de reorganizarse electoralmente.

Espero equivocarme, pero cuando la derecha vuelve, vuelve para quedarse, para permanecer más tiempo del que pudieron permanecer los gobiernos progresistas cuando se dieron las condiciones para gobernar desde una perspectiva que no fuera de derecha. Porque los tiempos de la derecha son siempre más largos que los tiempos del progresismo y de la izquierda. El centro no existe en política. Y la derecha en el Ecuador, Chile, Argentina y Brasil, no es una derecha conservadora al estilo del conservadurismo europeo. Es una derecha mucho más retrógrada e inequitativa. Es neonazis y fascista.

Todos entendemos a Macri, solo se dedico a fortalecer una plataforma económica y se olvidó de los pobres, todas las coaliciones le fallaron.

Podría ser un ejemplo interesante de un volver a pensarse de los pueblos que en Latinoamérica se habían volcado hacia la derecha y regresan a otro nivel político, tras capitalizar algunos malestares producidos en los gobiernos progresistas. Pero, sobre todo, por no haber profundizado dichos gobiernos en las reformas estructurales para un sólido cambio político en nuestras sociedades.

Lenin Moreno, muestra una gran ignorancia política en cuanto a Ecuador, es muy simple. La población indígena en Ecuador representa aproximadamente el 27 por ciento de sus 18,3 millones de habitantes, pero en términos reales un 82 por ciento del total son mestizos. Recién desde la conformación de la Conaie en 1980 encontraron una representación que los ubicó como actores determinantes del mapa político ecuatoriano. En 1986 tuvieron su primer congreso donde expusieron sus reclamos históricos: la consolidación de los pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador, lucha por la tierra y territorios indígenas, lucha por una educación propia (intercultural bilingüe), lucha contra la opresión de las autoridades civiles y eclesiales, lucha por la identidad cultural de pueblos indígenas, contra el colonialismo y por la dignidad de pueblos y nacionalidades indígenas.

En Venezuela hay un aproximado de 24 etnias indígenas, fuera de los mestizos, soy wayoo por mi abuela, su esposo se fue de aventuras al Zulia, entre Perijá y La Cañada y de allí viene mi descendencia por parte del señor José de la Santísima Trinidad Vera Andrade., herede de su padre el nombre.

La psicoanalista Nora Merlin pensó su nuevo libro, Mentir y colonizar. Obediencia inconsciente y subjetividad neoliberal (Editorial Letra Viva), como una continuación de su anterior publicación, Colonización de la subjetividad. Los medios masivos en épocas de biomercado. Si en aquel trabajo ponía el acento en la concentración del poder financiero y las corporaciones y en la imposición invisible a través de nefastas estrategias, en este nuevo libro, Merlin analiza un concepto al calor de estos tiempos en la Argentina de la grieta: la obediencia inconsciente de la masa. El concepto de masa, la autora lo había desarrollado ampliamente en otro libro: Populismo y Psicoanálisis.

Sí los argentinos pobres, piensan que Cristina les va a solucionar el problema del hambre se equivocaron, a igual que en mi país y el Ecuador. Hay que salir a trabajar, producir y volver a las jornadas de doce horas, (12), restablecerle el orden jurídico a PDVSA.

"Estos dos últimos libros están en continuidad. Me propuse hablar de la masa", expresa Merlin. El dispositivo "masa", según la psicoanalista, consta de dos operaciones: idealización e identificación horizontal. "Muchos individuos ponen el mismo objeto en lugar del ideal. Ahora, ¿quién es el ideal en esta fase del capitalismo? Son los medios de comunicación, que son la voz del poder. La característica que tiene esta fase del capitalismo es la gran concentración económica, simbólica, comunicacional, donde no hay pluralidad de voces, no hay democratización de la palabra", sostiene. "Entonces, uno podría decir: hay discurso único. A tal punto que se puede decir que el neoliberalismo es un modo de totalitarismo", agrega Merlin.

El neoliberalismo no es aplicable en Venezuela, es para los países más desarrollados y donde cada ciudadano reconoce cuanto es el valor de un dólar. Constituye una fase económica alienante del Capitalismo como estructura idealista. Cuba, nuestro aliado permanente va al neoliberalismo, pero de una manera muy lenta y los ciudadanos lo saben a pesar del bloqueo de EE.UU. He allí el muelle flotante cuyo costo de 35 millones de dólares es un aval de esta política con China y los franceses ya están ayudando en el turismo y equipos de infraestructura. ¿Porque no, en Venezuela? La respuesta todos lo sabemos, nuestro gobierno es militarista y China es una figura emblemática de la economía mundial y no se arriesgará.

Es un totalitarismo silencioso. Yo creo que se rompió el pacto de las democracias de posguerra, con los Estados protectores. Cuando había guerra de inteligencia, había una cosa un poco más balanceada. Era necesario que el capitalismo no mostrase su verdadera cara. Cuando se termina ese límite del campo socialista, aparece un avance del neoliberalismo en su cara más voraz, sin ningún tipo de límite, porque se debilitan los Estados protectores, hay una caída en lo simbólico, caen los diques morales, la vergüenza. Entonces, irrumpe el poder con una ferocidad y una violencia sin ningún tipo de coto. Tal es así que el neoliberalismo es como un virus que, como usted dice, va tomando la cultura silenciosamente.

Y Lenin Moreno, Sebastián Piñera y Mauricio Macri nunca pensaron de ello y deben alejarse del poder económico y político, Bolsonaro Jair viene en camino.

El neoliberalismo es un totalitarismo y la masa es acrítica, ¿dónde se ubica a la resistencia?

Es una pregunta de alta complejidad. Hay que desarrollarla. Esto es una imposición de un sistema de terror que no le conviene a la mayoría y que no se impone visiblemente. Es decir, nosotros tuvimos una etapa en Latinoamérica, donde el Plan Cóndor se impuso visiblemente, a través de las Fuerzas Armadas. El nuevo avance neoliberal va por otro carril. Es un poder mucho más invisible pero mucho más potente y mucho más eficaz porque se va entramando en todos los aspectos de la cultura y va colonizando la subjetividad. Para imponer un sistema que no le conviene a la mayoría, se necesita un consenso obediente.

Hay que hacer una aclaración. A mediados del 1500 surgió un personaje llamado Étienne de La Boétie que se preguntó sobre la relación de la subjetividad con el poder. ¿Por qué muchos se sometían al poder de uno, que era el poder real? La explicación en su momento fue teológica: el rey es el heredero de Dios y, entonces, hay que servirlo y hay que obedecer. Era una obediencia consciente y voluntaria. Luego, vinieron las revoluciones democráticas, los principios de igualdad, libertad y fraternidad. Pasaron muchísimos años desde que De La Boétie se preguntó esto de la servidumbre voluntaria. Y estamos frente al mismo problema; es decir, por qué los muchos se someten al uno, pero ya no el poder real del rey sino el poder real que hoy son las corporaciones. La servidumbre ya no es siquiera registrada como servidumbre porque estamos en presencia de ciudadanos que se creen libres. Más no lo son.

Acá, en este continente es todo culpa del mundo norteamericano y de ¿Trump? -. Antes lo fue de los Clinton y Barak Hussein Obama. Cuanta ignorancia.

No todo es culpa del Imperialismo Norteamericano, muchos de nosotros no queremos trabajar, menos producir.

La tradición marxista habla de falsa conciencia, de que no se asume la conciencia liberadora, emancipadora, que es la clase que, por naturaleza tiene que hacer la revolución. Nada de esto se cumplió y cumple. Yo no creo que hay conciencia falsa y conciencia verdadera. Toda construcción ideológica es performativa. Esto quiere decir que es un sistema de ideas que construye realidad. No es que hay una realidad y luego se representa. No, la construcción ideológica es una acción discursiva.

Hay dos ideas centrales que organizan mis últimos libros. Una es la colonización de la subjetividad y otra es la obediencia inconsciente. Con la colonización de la subjetividad me refiero al poder del que hablamos, invisible, sobre todo en los medios de comunicación, pero no sólo los medios sino también la educación, la salud mental o distintos aspectos de la cultura que operan sobre las mentes y los cuerpos. Y logran, lo que yo llamo "el colonizado". El colonizado no es una categoría de clase social, es un criterio transversal. El colonizado tiene un núcleo con prejuicios, sobre todo el odio, y una envoltura formal donde hay identificaciones. Y ahí sí hay tensiones de clases sociales y de grupos. La trama argumental varía según la inscripción social, pero el núcleo, la estructura del colonizado es la misma. Entonces, no hay que pensarlo como falta de instrucción o que son todos estúpidos. No. Hay un trabajo muy fino sobre la subjetividad. Para imponer un sistema que no le conviene a la mayoría hay que lograr un consenso obediente. Y la masa es el mejor sistema para lograr ese consenso obediente. Hay afectos y pasiones característicos en la masa. Por ejemplo, la pasión por la ignorancia en la masa. No tiene que ver con que si fueron o no a la universidad. No tiene que ver con eso. Es un no querer saber nada. Es no querer saber nada sobre lo hetero, sobre lo diferente, sobre la política, sobre lo singular. Esa es una de las pasiones que se estimulan en la masa. No es la única. El odio es otra pasión.

El Fondo Monetario Internacional vendrá a trabajar junto a Argentina, Ecuador y Chile, estos países fueron quebrados por falsos burócratas de derecha e izquierda, la estructura de un Estado siempre debe respetarse.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 720 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a283979.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO