La otra cara de la moneda...

(Caracas, 15 de octubre - Noticias24).- El presidente de la Comisión de Trabajadores y Trabajadoras de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Francisco Torrealba, aseguró que con el aumento salarial, aprobado por el presidente Nicolás Maduro, se podrán adquirir todos los alimentos del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Estos tontos declaran cualquier cosa sin pensar. A menos que vayan a eliminar la caja del Clap o que realmente no esté llegando a la gente que la necesita , ¡¿Quién coño querría comprar los productos que contiene la caja del clap, si son casi gratis?! Pero con 300 mil bolívares, el nuevo sueldo mínimo, no se puede comprar, ni siquiera, lo que contiene la caja del clap, mucho menos lo que no contiene la caja: medicinas, pagar pasajes, carne, queso, productos de limpieza y aseo personal, mucho menos comprar cerveza o ron ¡Saque la cuenta, amigo constituyente! Esta versión psuvista de Ismael García se fue de boca al querer justificar estas limosnas del gobierno.

Este incremento (incremento de todo), esta declaración del constituyente Torrealba, los viajes de Diosdado y las transferencias de las empresas socialistas a manos de los privados en las regiones (la descentralización y privatización disimulada más el regalo de la mina de oro) forman parte de una "ofensiva" del gobierno ante las sanciones de Trump, que en el tiempo será como echarle gasolina al fuego. Una locura desesperada para capturar votos para las próximas elecciones; más allá de los electores "duros" del chavismo-madurismo, ¿será que esta transferencia de poder busca también apoyo entre los oportunistas de provincia, fragmentando el país todavía más para sus planes de "expansión de las fuerzas productivas", otra forma de decir "entrega"?; pasamos de ir contra la lógica del capital de Chávez, a profundizar la lógica capitalista de maduro: la fragmentación de la sociedad y de la nación. La unidad por la que luchó tanto Chávez ahora maduro la tira al techo. Tendremos a nuestros estados independizados del gobierno central, en manos de futuros caudillos regionales, o, más bien, fortaleciendo los que ya existen (y con su propia mina de oro).

La nueva recontraofensiva del gobierno es hacer lo que ha venido haciendo en seis años hasta hoy: sigue improvisando, corriendo la arruga (emitiendo dinero inorgánico, prometiendo y prometiendo lo que nunca va a cumplir), tirando la basura debajo de la alfombra navideña (dice una noticia que Venezuela produciría, si se va Chevron, 300 mil barriles día), e hipotecando el país, con el pretexto de la "expansión de las fuerzas productivas"… CAPITALISTAS, no socialistas (maduro está acabando con las empresas socialistas, y con el concepto de empresas socialistas, además de que está partiendo el país en pedazos)

Mientras tanto, el gobierno y la oposición dulce (la "mesita") están pendientes de las próximas elecciones. Ya maduro entró en campaña y los voceros de la oposición dulce también. Ya se habla del arrimo de Fermín a Guaidó en las encuestas, dentro de unas semanas todo el país estará aletargado de "espíritu democrático", pendientes de la rifa de los perniles navideños; el hambre y las necesidades se habrán olvidado por un momento, y la revolución será otro sueño que no recordamos bien.

Los acuerdos entre el movimiento indígena con el gobierno de Moreno, en Ecuador, ahora son una victoria frente el FMI, así lo creen todos, dándole la razón a la socialdemocracia de Maduro. Todo indica que maduro estará atornillado en el poder por un tiempo más, básicamente por la ausencia de una crítica más perspicaz y profunda y de una oposición chavista verdadera y clara, sin confusiones ideológicas.

Todavía hay quien cree que lo de Ecuador fue torcerle el brazo al neoliberalismo, y no es así, Moreno hizo exactamente lo que hizo maduro cuando las guarimbas, negociar más tiempo: mientras no tengamos claro lo que es una revolución no podemos atravesar la bruma de la democracia burguesa, del reformismo, del pacto social, que es lo que acaba de pasar en Ecuador, tirar migajas, las sobras a los indígenas y trabajadores para que se calmen. Eso, aquí en Venezuela, Maduro ya lo tiene adelantado con las cajas del Clap, la gasolina gratis y los bonos o limosnas, todos conocemos sus efectos narcóticos.

Con un chavismo confundido, cuando su simpatía alcanza desde el bribón de Lacava hasta Claudio Fermín, con un chavismo avergonzado de ser socialista marxista y chavista, con un movimiento obrero que no traspasa la barrera de las reivindicaciones laborales, el sueldito, los bonos, etc., no se puede cambiar o recuperar el camino de Chávez, mandar al carajo al imperio junto al capitalismo y sus disoluciones sociales.

Hay que despertar, echarse agua en el rostro, volver a discutir sobre valores, sobre ideología, sobre porqué es superior el socialismo al capitalismo y porqué el gobierno y la oposición son la misma cosa, producen los mismos resultados en la población y en la sociedad. Buscar la fuerza necesario para volver al espíritu de Bolívar y Chávez sin dejarnos engatusar por las elecciones, denunciar ante el país chavista la entrega del país a los capitalistas por parte de Maduro, con el pretexto de la democratización de la economía y la expansión las fuerzas productivas. Nos vamos a quedar sin socialismo y sin revolución pero además sin país y sin nación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 558 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a283420.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO