Por qué se ha frenado el tren de la Revolución Bolivariana

Por lo escabroso del tema pensamos que estamos nadando en aguas turbias, no obstante consideramos, que no podemos eludir el tema, sino que por el contrario, es nuestro deber asumirlo con principios, que nos lleven a formar parte de aquellos, que por la profundidad de los análisis, que podamos hacer corramos el riesgo de ser considerados como radicales.

Ciertamente el tren que conduce a la revolución bolivariana, no solamente ha disminuido su velocidad, sino que corre el riesgo de detenerse y regresar a niveles ya superados, en el camino para avanzar hacia el Socialismo científico.

El imperialismo norteamericano y la oligarquía nacional, desde un principio, incluso antes de que Hugo Chávez asumiera el poder en 1998 trataron, por todos los medios, de evitar que este ganara las elecciones. Es así como modificaron la Ley electoral, con menos de seis meses antes de realizarse las elecciones, lo que estaba reñido con el ordenamiento legal vigente para la época, separando la elección de gobernadores de la presidencial, que anteriormente se realizaba de manera conjunta. Era que Chávez, ya emergía como un verdadero portaviones electoral, capaz de inclinar alrededor de su candidatura, también al universo de los candidatos a gobernadores. Luego hicieron renunciar o expulsaron a los distintos candidatos, que se oponían a la candidatura de Chávez, para nuclear a toda esa masa electoral alrededor de la candidatura de Salas Römmer, quien no pudo interponerse al avance arrollador del líder de la Revolución Bolivariana. Pero antes: A partir de la segunda parte de la década de los noventa, ya el capital financiero, bancario e industrial, tomaron partido en algunos casos, como lo sucedido con las repetidas crisis bancarias y sus respectivas ayudas financieras, que lograron que la oligarquía pudiera extraer gran parte de la renta petrolera, con las quiebras de los principales bancos del país. Era, que se dieron cuenta, ya en esa época, el riesgo que corrían sus inversiones en Venezuela, en el caso, tal como ocurrió, que Chávez ganara las elecciones en el año 98. Fue cuando el capital financiero internacional, conjuntamente con el capital industrial, iniciaron una retirada hacia otros derroteros, en donde sus intereses se vieran garantizados y su reproducción más inmediata. Nos referimos principalmente a Colombia, en donde fueron a parar muchas de la empresas multinacionales de los sectores manufactureros, que tenían garantizado en este país, Venezuela, la explotación de una mano de obra barata, con una ley del trabajo a la medida de sus intereses empresariales apoyados con una Comisión Tripartita (Sindicatos, gobierno y cúpula empresarial), que promovió la eliminación de las prestaciones sociales de los trabajadores. Es por ello, que al surgir la figura de Chávez en el Horizonte se produjo una estampida, para que todos estos capitales explotadores buscaran nuevos horizontes, donde fijar sus domicilios. Grandes empresas nacionales y multinacionales fueron a parar sus actividades a Colombia.

Era el final de un siglo, donde el capitalismo y el Neoliberalismo económico comprobaron, que en todos estos países fracasaron y lo que lograron fue aumentar los niveles de dependencia a los centros de poder de un sistema, que ya acusaba signos inequívocos de haber alcanzado el tope en la curva de su desarrollo y comenzaba el irremediable declive, que lo llevaría a su fin.

Chávez ya tenía planificado lo que haría cuando alcanzara el poder. Es así como lo primero que hace es convocar a una Asamblea Constituyente, para poder gobernar con mayor amplitud, con una nueva Carta Magna, que le permitiera hacer, tal como sucedió, con la promulgación de las 29 leyes habilitantes, que modificaban el ordenamiento legal vigente y le daba un duro golpe a la oligarquía parasitaria y al capital financiero internacional.

Como respuesta inmediata, la burguesía nacional actúa; Golpe de Estado empresarial, sindical y mediático, se unieron todos, junto una élite militar corrupta. Chávez es derrocado por 47 horas en el 2002, luego vendría el sabotaje perolero, con un bloqueo que redujo la exportación del crudo nacional casi a cero. Había comenzado la guerra, multifactorial, con ataques cíclicos con paramilitares, intentos de magnicidio y una guerra económica que se manifiesta en primer lugar con el sabotaje petrolero, que ocasiona al Estado una disminución del producto interno bruto superior a los 20 000 millones de Dólares.

Chávez y la revolución asimilan el golpe, aprobando vía decreto las leyes habilitantes, combinándolas con una mayor inversión social. La economía responde y comienza una época de desarrollo económico nunca vista, lo cual fue acompañada con una restricción de la política cambiaria, que evitó en parte la fuga de capitales, mediante la apropiación de la renta petrolera por parte de una oligarquía parasitaria. (El crecimiento de PIB, durante el periodo 2003- 2007, no tuvo precedente en la historia de este país).

Sin embargo, la guerra económica no se detiene, la cual desde principios del siglo, mediante la Resolución cambiaria No. 8, el Presidente Ernesto Samper (Ex Presidente de Colombia), establece el doble cambio para el Bolívar: Uno para la frontera del Norte de Santander, con las Casas de Cambio y el otro para Bogotá con el Banco Central de Colombia, esto trae como consecuencia, que se establezca en el territorio colombiano una "Bicicleta cambiaria", con perjuicio y daño para el Bolívar. Simultáneamente desde los EEUU, se crea una página Web: El Dólar To Day, que produce un inmenso daño al valor del Bolívar, produciendo una inflación inducida de proporciones millonarias, que todavía, al día de hoy, la economía venezolana no ha logrado superar.

Son muchos los factores que intervienen en esta complicada situación, sin embargo vamos a intentar explicarla, a sabiendas que la misma no se puede entender partiendo de orígenes economicistas. Veamos:

  1. Debemos entender que la guerra económica al Bolívar, no tiene una explicación economicista, sino que viene sustentada por una decisión política de los centros del poder mundial, unido a la burguesía nacional y a la oligarquía colombiana, en combinación con el Grupo de Lima y la Unión Europea.

Debido a que individualmente, cada una de las acciones tomadas por estos centros de poder, no hubieran tenido los efectos deseados, fue necesario coordinarlas y dirigirlas por los centros pensantes: Think Thanks, ubicados en el Norte, para que tuvieran una acción sinérgica con sus catastróficas consecuencias.

  1. Si alguien se le ocurre de manera unilateral, crear una página Web, con la finalidad de hacerle daño al Bolívar, esta no tendría ningún efecto, si no se acompaña con la acción dañina desde la frontera con Colombia, en donde se apropian de nuestro signo monetario, dejando al mercado cambiario venezolano, sin efectivo para hacer sus operaciones rutinarias. Todo esto aunado a un contrabando de extracción, de nuestros productos líquidos energéticos y otros derivados, que le producen pérdidas anuales a PDVSA de alrededor 19 000 millones de Dólares. Sumado esto al contrabando de extracción de productos alimenticios manufacturados, agrícolas, pecuarios, cosméticos, de limpieza y otros, puesto que Colombia ya casi no produce nada, solamente Cocaína, marihuana y flores.

  2. Aun así; para que estas medidas pudieran haber producido el efecto desastroso en la economía venezolana propiciados por los centros del poder capitalista era necesario el consorcio de la burguesía nacional, la cual, con una acción concertada, cartelizada se pusieran de acuerdo para fijar los precios de los productos de primera necesidad, de acuerdo a lo establecido por el Dólar To Day, el cual a su vez, tal cual hemos dicho, es dirigido por criterios políticos, desde el Norte de América, produciendo la inflación inducida.

  3. Aun así, con todo lo descrito, no fue suficiente para afectar gravemente a la economía nacional, por lo que fue necesario establecer las medidas coercitivas unilaterales: El bloqueo económico, diplomático, restricciones personales, guerra mediática, psicológica y otras.

  4. Aun así, el gobierno de Maduro resistió y se negó a ser derrocado, por lo que el imperialismo avanzó a un tipo de guerra más violenta, dirigido desde los centros del poder mundial capitalista. Nos referimos a la guerra hibrida, es decir incorporar acciones violentas, como el intento de magnicidio, el golpe de Estado, los sabotajes a los servicios básicos, los asesinatos selectivos con paramilitares, terrorismo y otras acciones, como la invasión armada, tendentes no solamente a derrocar al gobierno, sino a destruir al Estado Nación, fragmentándolo en pedazos, tal cual hicieron con Libia. ¡Todas las cartas estaban sobre la mesa!

Ahora podemos entender el por qué se ha frenado el tren de la Revolución Bolivariana, sin embargo pensamos, que ya ha llegado el momento, de que la Revolución tome la ofensiva, para poder superar la situación en la cual se encuentra inmersa. Veamos:

  1. Es necesario imponer verdaderas sanciones severas, a aquellos comerciantes que insistan en alinearse con el Dólar To Day, llegando incluso a la nacionalización y el decomiso, para aquellos que insistan en continuar con esas acciones desestabilizadoras.

  2. Sincerar los precios de los hidrocarburos líquidos para frenar el contrabando de extracción hacia Colombia. Lo mismo para los otros productos objeto de contrabando. Nos referimos a productos agrícolas, como el café y el cacao, los cuales desaparecieron de los anaqueles nacionales. La carne vacuna, la cual la extraen a pie por los caminos verdes hacia Colombia. Con el pescado pasa igual: Luego de las faenas de pesca, las especies de mayor precio, van a parar a las islas del Caribe en donde estos rublos se pagan a un precio mayor y en Dólares.

  3. Reforzar urgentemente a la población de toda nuestra línea fronteriza, mediante ciudadelas comunales y la creación de bases de paz, para que sirvan como un muro de contención para evitar la minería ilegal, el contrabando de nuestros recursos minerales; para que, aprovechándolos adecuadamente podamos darle sustentación al Bolívar, fortaleciéndolo adecuadamente.

  4. Continuar el Plan Gasífero Nacional, que puede llegar a ahorrarnos hasta 40 000 millones de Dólares anuales, mediante la reconversión de otros derivados líquidos a este recurso.

  5. Terminar de desarrollar el Plan Ferroviario Nacional, que verdaderamente puede ocasionar una verdadera revolución agrícola nacional. Venezuela cuenta con 40 millones de Hectáreas cultivables de las cuales solo aprovecha 4 millones.

  6. Intervenir a todas las mafias distribuidoras de alimentos con el fin de terminar de una vez, con la especulación con la cual tienen sometido al pueblo venezolano.

  7. En materia de transporte público es necesario la creación de una poderosa empresa de transporte público nacional, de propiedad social directa, que sea capaz de brindar un servicio subsidiado al pueblo venezolano, de calidad y más humanista.

  8. En materia educativa es necesario adaptar los pensum de estudio de las carreras técnicas a las nuevas relaciones de producción, en donde el desarrollo de nuestras industrias básicas, vaya acompañada con el desarrollo "aguas abajo", de las mismas, superando el modelo extractivita vigente, para poder darle al país un mayor desarrollo técnico, científico, que sea capaz de reducir la brecha tecnológica, que existe actualmente entre nuestro país y los del primer mundo desarrollado.

  9. Es necesario desarrollar una verdadera revolución, capaz de afianzar nuestros valores culturales, históricos, tradicionales, costumbristas, capaces de crear amor por lo nuestro, a nuestro terruño y fortalecer el sentido de propiedad, para hacerle frente a la avalancha de ataques comunicacionales, que nos vienen del Norte, con la finalidad de alienarnos culturalmente, para que aceptemos la posibilidad de ser nuevamente colonizados.

Todo lo anterior se puede lograr sin alterar el Plan de la Nación 2019-.2025. Este diseño creado por Chávez es menester desarrollarlo en su totalidad, desde el primero que se refiere al Objetivo Histórico No. 1: Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la independencia nacional. Este primer objetivo encierra las 9 acciones descritas anteriormente y las cuales consideramos prioritarias, para poder defender la independencia nacional y todo lo que ella encierra: Libertad, soberanía en la preservación y uso de nuestros recursos naturales, asegurar los ingresos que garanticen los planes a futuro y la reinversión de la revolución, garantizar la soberanía alimentaria, afirmar la identidad, la soberanía cognitiva y la conciencia histórico-cultural del pueblo venezolano, para favorecer la descolonización del pensamiento.

Sin embargo, debemos hacer notorio también, como un ejercicio autocrítico el enfriamiento del avance de la revolución en algunas áreas, sin algún motivo aparente en algunos casos y en otros, por haber tomado un rumbo equivocado, con políticas públicas, alejadas del proceder revolucionario. Además del entorpecimiento, que desde algunos organismos del Estado efectúan sectores enquistados dentro de las instituciones gubernamentales, que actúan como verdaderos "Caballos de Troya" al servicio de los sectores contra revolucionarios. Veamos:

  1. Podemos traer a colación, el retraso que tiene la actualización del precio de la gasolina, la cual, la siguen extrayendo del país de contrabando, con el consecuente daño que se le hace a la economía nacional. Esto fue anunciado por el Presidente Maduro y hasta ahora desconocemos las razones del retraso.

  2. El retraso en .la construcción de las líneas del ferrocarril, que uniría a las regiones centrales con las ricas zonas agrícolas y pecuarias del occidente del país, lo cual significaría un rudo golpe a todas las mafias de distribución de alimentos, con las consecuencias benéficas sobre la inflación. Este proyecto macro, con financiamiento chino, no entendemos el porqué de su atraso, que debería estar concluido para el 2016. El Presidente Chávez tenía mucho interés en el mismo.

  3. El retraso que tiene el Plan Gasífero Nacional, con el consecuente aplazamiento de la reconversión gasífera del parque automotor y de las industrias básicas a gas, con lo cual se podría lograr unos ahorros e ingresos extraordinarios de más de 40 000 millones de Dólares al año. Tiene influencia también en el desarrollo petroquímico de la nación, donde solo en Falcón y Carabobo con las nuevas plantas de PVC y polietileno, que deberían estar terminadas, le daría un impulso a la Gran Misión Vivienda Venezolana, GMVV, con las nuevas plantas para construcción de las Petrocasas, que se hubieran podido construir, con decenas de plantas que Chávez había planificado en todo el territorio nacional.

  4. Por último queremos referirnos a la Gran Misión Vivienda Venezolana, GMVV, la cual si ha cumplido con sus metas y es ícono de la Revolución Bolivariana, pero tenemos que hacer referencia, a la inquietud que siempre tuvo el Presidente Chávez, cuando se preguntaba ¿Y dónde está el socialismo? Es que en la mayoría de estos complejos habitacionales, dejaron a un lado los espacios productivos, desperdiciando la oportunidad de incorporar a un trabajo productivo a un conjunto de personas con alto porcentaje de desempleados. En su lugar construyeron locales comerciales, para desarrollo de actividades por cuenta propia. Por otra parte es notoria la mala distribución poblacional de Venezuela, que concentra más del 90% de su población en las zonas Centro, Norte, costeras. Desperdiciamos la oportunidad de mejorar estos indicadores, desarrollando hacia el Sur verdaderos centros productivos a gran escala, de propiedad social, conjuntamente con centros poblados de la GMVV.

Habría que ver el efecto negativo, que tuvo la guerra económica en todos los atrasos nombrados, sin embargo deberíamos meterle el ojo a aquellos, que por falta de interés político dejaron de ejecutarse. Sin embargo Venezuela es un país de inmensas posibilidades y recursos, por lo que estamos seguros de que si asumimos desde ahora podemos alcanzar la soberanía anhelada, en donde la guerra económica no nos pueda afectar.

Es hora de generar valores: Así como nosotros reconocemos que el imperialismo yanqui es capaz de ocasionarnos enormes daños económicos, políticos y sociales, capaces de haber derrumbado a cualquier otra nación en el mundo, tal cual, como lo hicieron con la Unión Soviética, Chile, Irak, Libia y tantos otros. Hay que reconocer que Venezuela es distinta, tenemos casta caribeña, herencia de libertadores, desde Bolívar a Chávez, que nos enseñaron, que la independencia, la libertad y la soberanía son nuestros principales valores que podemos poseer. No solamente esto es necesario, que lo tengan en cuenta, sino que económicamente, también somos capaces de ocasionarles un daño tan grande, que podemos darles al traste con sus aspiraciones neo colonialistas, en el caso de que decidamos no venderles una gota de petróleo más en el futuro y si lo mismo hacemos con nuestro oro y dirigimos todos estos recursos hacia el Oriente, con "La Ruta y la Seda", es decir China y Rusia principalmente. Ellos, los EEUU, se vería en serias complicaciones, que estamos seguros no estarían en capacidad de superar. Por lo tanto pensamos de que ya es hora de que dejemos a los "Payasos" y empecemos de una vez por todas un diálogo con los dueños del circo, fructífero para nuestras naciones: EEUU y Venezuela, sin intermediarios, solamente entre el señor Donald Trump y nuestro presidente Nicolás Maduro. ¡Empecemos a reconocernos como una nación poderosa! Y dejemos a los payasos, sirvientes, lacayos y traidores que se desgasten en su propia salsa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1197 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a280702.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO