La caja Clap y la gasolina

—Se enteró compadre.

—¿Qué nuevo asunto hay ahora? ¿Otra desgracia más?

—Bueno, más o menos. Ahora dicen que la caja CLAP es a 2.500 soberanos. Si ya todo el mundo la pagó 12.500 soberanos.

Mire, la noticia dice así:

"el precio fijado para la caja de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), es de 2.500 Bolívares soberanos, esto incluye el tema de transporte y logística"

Textualmente y agrega:

«porque se tiene ese precio en Caracas y el resto del país varia el precio, "eso depende del estado, por ejemplo Caracas está casi al lado del Puerto de la Guaira, a diferencia de Ciudad Bolívar, el Zulia o el Táchira»

—Quién entiende esto. Le están cobrando a la gente por la mocho caja esa 12.500 y ahora que todo el mundo ha hecho la transferencia dicen y que son 2.500, para la capitar. ¿Es que acaso la gente en los demás estados están boyantes y buchones?

Los de Caracas son más lindos acaso que el resto del país, que se están mamando los apagones a cualquier hora. O será que van a enviar las cajas para el resto del país en taxi y directamente a la puerta de la casa. Son unos vagabundos estos mequetrefes.

Siempre andan asustados con la gente de Caracas. Si el gobierno estuviese en Maracaibo seguro que allá no faltaría la luz, ni el agua y hasta daban la caja gratis. Como aquí tienen a los barrios a pata e mingo le dan de todo. A diablo, que gentecita esta.

—Así es. Esto está igual que con la gasolina.

El comercio que están haciendo los verdes es de primer mundo, a precio internacional la cobran. Al primo le pidieron 40 dólares en efectivo para dejarlo pasar de una; al otro le pidieron 20 mil soberanos por litro y al hermano a 5 mil el litro.

Y PDVSA dice que el país se está ahogando en gasolina. Si las colas son del tamaño de la Francisco Fajardo, van de Caricuao a Petare. Y por varios días, porque la gandola llega cuando le ronca.

—Ahora la caja tiene diferencia de precio, porque seguro que la gasolina sale muy cara para llevar los carbohidratos.

Mire es que la vagabundería campea a siniestra y siniestra, porque estos son de izquierda.

—Cobraron hace día la caja y todavía no aparece. Seguro que viene en las gandolas de la gasolina.

Esto no se aguanta. La mamadera de gallo es mucha.

Como la tarifa de la caja la ponen como les da la gana, no se extrañe que en estos días también la cobren en dólares y en efectivo. Porque los soberanos ya les dan asco.

—A bueno, y lo de la gasolina no se diga.

Mire mi cuñao me dijo «Acompáñame a echar gasolina». Sin problema le dije yo, pensando que el hombre iba a pasar a eso de las diez de la mañana. A la una de la madrugada se apareció el hombre para hacer la cola.

Lo primero que dijeron fue y que llegaba a las once de la mañana; después que llegaba a las tres de la tarde. No llegó nada, y ahí fue cuando leí que PDVSA decía que lo la gasolina era un «fake news», porque ahora esos marginales lo que hablan es en inglés. No quieren hablar en español, para que nadie les entienda las mentiras.

Estábamos con los ojos claros y sin vista del hambre y esa maraca de sol. Como le dije no llego ningún camión de gasolina, y los verdes con los colmillos largos tratando de hacer negocio con el pobre. Porque dígame, yo no creo que el cooperante vaya a hacer cola, o el ministro tal o el diputado constituyente cual.

Usted, ¿Alguna vez usted ha visto a uno de esos bichos haciendo alguna cola? Dígame. Nadie los ha visto, porque esos no hacen cola nunca. Están metidos en aire acondicionado bien fresquitos, y el miserable llevando rosca en la calle.

Y cuando regresé a la casa, lo primero que me dice la mujer fue «Y estabas en la playa» no se la menté, porque la suegra pasó el páramo porque no se le consiguió la medicina para la tensión y ahí quedó.

—Usted sabe que de alguien tiene que vivir el vivo.

Siéntese a ver la televisión y verá que aquí no pasa nada. Todo lo que muestran se ve lindo y arreglaito. Usted los ve bañaitos y perfumados. Esos no sudan.

—Mire con eso de la gasolina y de la caja CLAP es para que a más de uno le de un infarto. Y al que no le da es porque Dios es grande, pero apuntico está.

—Ahorita anuncian el bono del burro zurdo, y con eso aguantan otros días más. Pero el caldo está morao, le dijo.

Y por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1801 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a278954.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO