Crisis económica: Oportunidades para una economía soberana

A propósito del Congreso de los Pueblos que se ha librado en la República Bolivariana de Venezuela con más de 16.841 asambleas populares lideradas por el Partido Socialista de Venezuela (PSUV), en medio del gran apagón nacional y boicot liderado por el gobierno estadounidense, sus réplicas y consecutivos cortes o racionamientos que llevan más de cuarenta días en cada región, más el golpe de Estado frustrado liderado por el impune autoproclamado, Juan Guaidó, como primer globo de ensayo que sirvió para liberar al reo Leopoldo López y como escarceo para nuevas asonadas de militares que se sucederán en todo el país, según el decir de sus esposas y bocones hijos que desprecian terriblemente al chavismo y odian a Nicolás Maduro (evidente paradoja, pese a sus groseros privilegios), más la terrible hiperinflación y crisis económica, en medio de ésta y en este contexto en el que Donald Trump y sus gobiernos satélites se aprestan a derrocar al Presidente Constitucional Nicolás Maduro, con el exitoso recursos del "Mito de Jonás" que ha calado hasta en la médula de la militancia chavista, luego de impregnar fácilmente a los opositores y falsos niníes, ha surgido la iniciativa y el petitorio del Presidente Nicolás Maduro, de que "sólo produciendo saldremos de esta crisis", hecho que ha cautivado a unos y ha desesperanzado aún más a otros, pero que, a fin de cuentas está como iniciativa o como bluff o distractor, en la conciencia e inconsciencia política y popular, lo afirmo sin ánimo de juego de palabras, porque la economía no es un juego.

Por el contexto antes expuesto, quisiera proponer algunas sucintas medidas, sin menoscabo de tantas fórmulas afortunadas que han nacido en el seno del Pueblo, al que deberían pararle esféricas y en serio, tanto el Presidente Nicolás Maduro, como la nomenclatura o la jefatura nacional del PSUV.

Estas propuestas modestas están sustentadas en verdades, que aunque son de perogrullo, son científicas y no "verdades de fe" que tanto han embrutecido a nuestro Pueblo y nos ponen en el umbral de fracaso de esta revolución bolivariana, socialista y chavista, si no se toman los correctivos urgentes, duros y sobrios, que deberían liderar el Presidente Nicolás Maduro, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y el PSUV.

Las premisas de las que parto para recrear algunas proposiciones son las siguientes:

  • Las medidas económicas asumidas por el gobierno nacional, regional y municipal, han sido un rotundo y vergonzoso fracaso jamás imaginado, frente al terrorismo y boicot económico y frente a la anarquía económica y desinstitucionalización de la vida económica como fórmula en la que los ricos hoy son híperpluscuammillonarios, en una grotesca complicidad con la corrupción, apenas enfrentada tardía y marginalmente;

  • En los últimos veinte años, los venezolanos somos altamente politizados y escasamente ideologizados, tanto desde la derecha que se nutre de la ignorancia y la irracionalidad para restaurar la IV República, como por las versiones disímiles de izquierdas y progresismos que han pululado, tanto en el gobierno como en cierta dirigencia muy inculta y que coquetea con lo sabroso del capitalismo;

  • Por múltiples razones los privilegios de los ricos, de los que controlan los medios de producción y de la burguesía en general, se han impuesto por encima del bien común de los trabajadores y de los pobres, lo que ha hecho que la realización concreta de la Comuna sea torpedeada tanto desde la burocracia y funcionarado del Estado, como por el establishment vigente, porque composición orgánica venezolana es eminentemente capitalista al servicio del Estado burgués, lo que hace que en las relaciones sociales de producción, la macroestructura económica rija toda las superestructura y por tanto, desde las Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como todas las leyes e instituciones, y, sobre todo, el sistema educativo, desde preescolar hasta la universidad requieren ser transformados y cambiados radicalmente, hecho que no sucederá en lo inmediato posible, porque, entre otras razones; la ANC se ha distraído en asuntos subalternos y porque en su seno ha privado el pensamiento de derecha con consigna de izquierda en muchos de los constituyentistas; la mayoría de los funcionarios del ejecutivo son abúlicos, mientras que otros son corruptos y tienen desangrado al país en complicidad con sectores opositores que medran de la riqueza nacional;

  • Se ha impuesto la anarquía y preponderancia de la economía financiero especulativa sobre la productiva, lo que está destrozando la economía familiar, pulverizando el valor adquisitivo de la clase asalariada, haciendo perder valor y sentido el trabajo asalariado frente al negocio especulativo y está obligando por la vía de los hechos a una dolarización de la economía venezolana, con centrífugas de Billetes o papel moneda estadounidense, proveniente del gobierno estadounidense y del narcotráfico colombiano, que tanto funcionarios de la FANB, como funcionarios civiles, celestinean y se lucran de esta actividad, ahora favorecida con la fuga de capitales y capitales golondrina que destrozaron y seguirán destrozando todo intento de productividad en Venezuela y haciendo aún más ricos a los agentes de la economía financiero – especulativa, salvando únicamente a quienes produzcan al servicio de países vecinos, con ventas a futuro, tal y como está sucediendo actualmente en los estados fronterizos.

Ante el dantesco destrozo de la economía productiva y para lograr un equilibro y control de la economía financiero especulativa, sugiero las siguientes proposiciones sucintas al Estado, a la ANC y al gobierno nacional:

  • Anclar y revaluar el Bolívar Soberano (BS) y no devaluarlo frente al Petro, con la falsa premisa del mal llamado "factor de conversión", que no es otra cosa que devaluación y repotenciación del dólar estadounidense;

  • Intervenir en el licuado del dinero en estados fronterizos, revirtiendo la espiral abiertamente, en detrimento de los gobiernos vecinos que operan contra Venezuela;

  • Otorgar a todos los trabajadores un Bono Compensatorio en Petro, yuanes, rublos, euros y dólares, sin afectar la incidencia salarial, mientras perdure la crisis económica, sobre la base del rendimiento, eficiencia, productividad y combate la corrupción en todas sus formas;

  • Recalcular con sistema de indexación inflacionaria las prestaciones sociales de los trabajadores, a cancelar en Petros y Bonos Petroleros;

  • Abrir plataforma electrónica para compras por Internet a todos los usuarios, con conexión a comercios y con países aliados del Nuevo Mundo, multicéntrico y pluripolar;

  • Promover la instalación de banca privada extranjera, rusa, china, turca, vietnamita, cubana, trinitaria, antillana en suelo venezolano;

  • Crear sistema crediticio internacional, equivalente a Visa, Master y otras, llamada por ejemplo, tarjeta multipolar.

  • Frente a la dolarización, crear la babelización de la economía financiera;

  • Recapitalizar las cajas de ahorros de los trabajadores, con petros que vayan a manos de trabajadores y dinamicen su poder adquisitivo;

  • Entrar en fase de reinstitucionalización de toda la superestructura del Estado, desde la ANC, en un lapso perentorio de 6 meses, previo a la Reforma Constitucional (reingeniería y refundación de todas las instituciones del Estado);

  • Transferencia de conocimiento científico, tecnológico, militar, agrario, económico y social.

  • Promover y consolidar La Comuna como base fundamental de toda la economía productiva, en coexistencia con sector privado, el Estado y mixto.

En este mismo orden de ideas, me atrevo a sugerir, igualmente, unas proposiciones sucintas al ciudadano común:

  • Hacer posible las anteriores con la participación directa de la Comuna, los Consejos de los Trabajadores, las UBCH, las Milicias y la FANB;

  • Crear individual y colectivamente formas de ingresos y de riqueza familiar productiva, que burlen la lógica financiero especulativa y que liberen de la corrupción como una forma de lucro en una economía financiero especulativa;

  • Proponernos individualmente, ser creativos, modernizar nuestro entorno y el buen vivir, sin precariedad de ningún tipo, a partir de la conciencia, el conocimiento (informal, formal, empírico y científico, todos en equilibrio), a partir de una nueva ética socialista, bolivariana y chavista, contraria a la del capitalismo y realista, para no cosechar fracasos.

Venceremos si no seguimos repitiendo los mismos errores y si nos proponemos rescatar la felicidad social que hemos perdido y la riqueza productiva que no hemos aún alcanzado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 778 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a278698.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO