La regulación automática de los precios, propuesta contra la especulación en Venezuela

Una de las líneas de acción macro de la revolución ha sido la redistribución de la riqueza social hacia el pueblo. Con el gobierno revolucionario la transferencia de riquezas se ha redistribuido hacia la sociedad, esto ha sido la lucha constante entre la burguesía parasita y las fuerzas revolucionarias. La finalización de la apertura petrolera cerró el chorro de recursos que se llevaban directamente las transnacionales, luego el centro de lucha se dirigió desde los sectores monopolistas del país quienes captan la riqueza social de varias formas; explotación del trabajador, evasión de impuestos y los precios de venta.

La lógica que motiva al sector privado delictivo es la máxima ganancia posible, para lograr esto crean estructuras de costos infladas, explotan al trabajador, acaparan, desabastecen y fijan los precios en base la máxima capacidad de pago del trabajador. De estas formas recuperan la transferencia de riquezas que habían sido redistribuidas por el gobierno. Una de las razones por las que estas distorsiones continúan es por la débil regulación del Estado, todavía hay lastres del Estado burgués.

Actualmente las principales formas de supervisión por parte del gobierno son; la supervisión presencial (inspectores) y la auditoria electrónica ulterior (SENIAT). Desde 1999 hasta hoy los sectores privados delictivos han ampliado su capacidad de evadir la ley a un ritmos más rápido de lo que el gobierno la implementa. Ambos métodos deben ser revisados y readaptados a la realidad actual, en un contexto de agresión económica y de otros tipos.

El caldo de cultivo para la delincuencia especulativa es la falta de mecanismos eficientes de supervisión. Para superar esto debemos aprovechar las potencialidades que tenemos utilizando la supervisión electrónica, igual que se realiza en los bancos. En los entes bancarios vemos que los servicios que ofrecen son fáciles de supervisar y regular. Se fijan las tasas de interés (por ejemplo) y esas tasas no "suben" de pronto a 200% o 1000%, estas distorsiones se detectarían y serían corregidas fácilmente. ¿Por qué no puede aplicarse la regulación electrónica al sector privado en general?

Puede diseñarse un Sistema Integrado de Ventas (SIVA) que sea de uso obligatorio en los entes públicos y privados que quieran vender productos estratégicos. De manera automática se podrá saber el inventario (para detectar acaparamiento o desabastecimiento), estructura de costos real (evitar abultamiento irreal), Nómina (evitar la explotación), ganancia justa (evitar la especulación) y registrar el precio de venta final al pueblo (que se corresponda a la economía real). Junto a estas medidas, para evitar la evasión de impuestos, el SIVA podrá registrar todas las formas de pagos de los entes económicos; punto de venta, transferencias, efectivo y cualquier otro. El monto final de todos los métodos de pago deberá coincidir con lo facturado y dicha información será vista por el SENIAT en tiempo real, apenas se realice el cierre de caja.

El gobierno está optando por la masificación de la supervisión presencial, cientos de miles de inspectores visitando cada comercio. Esto es una solución pero el nivel de complejidad desde el punto de vista logístico y de efectividad es más difícil, además de lo engorroso de realizar este operativo de manera permanente ya que, como hemos visto en operativos anteriores, al bajar la guardia en las inspecciones se retoman las condiciones de abuso de siempre. Con la regulación electrónica este ejército de defensores de los precios tendrá una tarea mucho más sencilla y más efectiva.

La principal objeción que seguramente argumentaran los sectores especulativos es que "se les va a querer controlar todo lo que hacen como en la Unión Soviética". Esto es falso, más bien se trata de definir los criterios en los que se va a trabajar en el país, algo similar a la política de "precios acordados", pero implementando esos acuerdos con el apoyo de la tecnología. El sector privado tendrá la libertad de fijar los precios que ellos consideren según una estructura de costos real (registrada en el SIVA y auditada por el gobierno) en donde se respete la libertad económica, siempre y cuando no caiga que practicas delictivas y se proteja la ganancia del empresario pero también los ingresos del trabajador.

Las medidas económicas en ejecución por el presidente Nicolás Maduro han roto con los esquemas tradicionales, siguiendo las ideas de Albert Einstein "si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo". Vemos como nos estamos encaminando hacia una nueva estructura económica de manejo más clara, transparente y efectiva. La asociación del salario al Petro y la formalización del mercado de Divisas son acciones que ratifican la eficiencia del uso de métodos electrónicos para acabar con la discrecionalidad, en especial de los especuladores que acuerdan precios pero evitan pronunciarse sobre el acaparamiento, el contrabando o las presentaciones no acordadas. ¿En base a cual precio se recalculará el salario? ¿Precios acordados? ¿Precios no acordados? ¿El promedio entre ambos? Preguntas que tienen una respuesta simple con el uso del SIVA.

El SIVA es parte de una serie de propuestas realizadas por el Centro de Investigación y Estudios Políticos y Estratégicos (CIEPES), en conjunto con la Secretaría General del Consejo de Defensa de la Nación (SECODENA). Invitamos a los lectores a revisarlas y aprovechar cualquier propuesta que sea útil para fortalecer al Estado en Revolución. https://astolfosg.files.wordpress.com/2018/09/propuesta-final-v2.pdf

 

Subdirector del CIEPES.

@astolfosg

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 384 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N Y ab = '0' /economia/a269065.htmlCd0NV CAC = Y co = US