Ha sido subestimado el efecto del diferencial de compra usando dinero físico y dinero electrónico sobre la hiperinflación en Venezuela

Presentamos aquí por vez primera un modelo intuitivo que predice las condiciones necesarias para la aparición de este fenómeno

En el Centro de Investigaciones en Procesos Económicos Entrópicos (CIPEE), Facultad de Ciencias, Universidad de Los Andes, Mérida-Venezuela, hemos concebido un modelo sencillo, intuitivo, pedagógico, que presentaremos a continuación; de modo que cualquiera pueda entender con facilidad el efecto, individual y en conjunto, de dos fenómenos que se retroalimentan y que producen hiperinflación y acumulación de productos, que deben ser luego "drenados" hacia países vecinos, a fin de continuar indefinidamente este proceso que semeja una "reacción en cadena": 1) La depreciación del Bolívar Fuerte (BsF), o del novísimo Bolívar Soberano (BsS), por vía de páginas web/cambistas colombianas en la frontera; y 2) el diferencial de poder de compra de mercancías (M) cuando se adquieren con dinero físico (DF) o con dinero electrónico (DE).

Cada "Agente", o sea, cada persona real, natural o jurídica en Venezuela, la describiremos a través de un vector que solo tiene 3 elementos: [DF DE M]. Por ejemplo, si una persona tiene como vector [200 0 10] significa que posee 200 Bolívares Soberanos (BsS) en billetes (DF = 200), no tiene dinero en su cuenta bancaria (DE = 0), y tiene 10 unidades de una determinada mercancía (M = 10 plátanos, o 10 mangos, etc).

La "interacción" entre las personas viene dada por este "triángulo" (FIGURA 1):

Si compro, esto es, si convierto dinero en efectivo (DF) en mercancía (M), DF → M, "debo dividir ÷".

Si vendo, esto es, si convierto una mercancía (M) en dinero electrónico (DE), M → DE, "debo multiplicar x".

Si convierto dinero electrónico (DE) en dinero físico (DF) , DE → DF, "debo dividir ÷".

Cualquier operación inversa, o sea, si la flecha va en la dirección contraria a como aparece en el "triángulo", entonces cambiamos "multiplicar x" por "dividir ÷", o viceversa, según lo que corresponda.

Para efectos pedagógicos, aquí siempre multiplicaremos por 2 y dividiremos entre 2. Pero podríamos colocar cualquier otro numero mayor que 1.

Veamos cómo funciona este "triángulo":

a) Si Juan compra 10 plátanos (M) con 200 Bolívares Soberanos en efectivo (DF), su situación cambia [200 0 0] → [0 0 10].

b) Si Juan tiene 10 plátanos (M) y los vende a 200 BsS con punto de venta (dinero electrónico), su situación cambia [0 0 10] → [0 200 0].

c) Si Juan agarra 200 Bolívares Soberanos que los tiene en su cuenta, pasa la tarjeta y los cambia en dinero en efectivo con un cambista en Venezuela, su situación cambia [0 200 0] → [100 0 0].

La situación "normal", en cualquier economía, es cuando en el "triángulo" antes mencionado, "colapsa" el lado DE → DF (FIGURA 2):

O sea, en un país distinto a Venezuela, para cualquier comprador o vendedor no hay ninguna diferencia, a la hora de comprar o vender, entre el dinero en efectivo (DF) y el dinero en una cuenta corriente o de ahorro (DE) pagado a través de una tarjeta de débito o transferencia: DF = DE. El poder de compra y/o de venta de una mercancía es el mismo.

Si el lector hace una inspección un poco más cuidadosa de la Figura 1, y hace algún ejercicio cambiando las reglas o el orden mostrado allí, encontrará que ninguna otra secuencia o combinación representa la situación actual de nuestro país. Pueden desarrollarse modelos más completos, complejos o sofisticados que el aquí presentado, pero el objetivo básico es mostrar la esencia de la "máquina infernal" que nos está llevando a la destrucción económica del país.

Pongamos ahora esta "máquina" en funcionamiento:

Hay solo cuatro casos posibles:

Nota: Cuando decimos; "encendemos", significa que aparece el efecto. Cuando decimos "apagamos", significa que desaparece el efecto. El símbolo "=", significa "igual a". El símbolo "≠" significa "distinto a".

  1. Caso 1: "Apagamos" ambos efectos. Esto sería el caso donde no existen páginas web (DT = 0), Dolar Today, Dolar Pro, AirTM, etc, que distorsionen arbitrariamente el precio de nuestro signo monetario, y además es indistinto pagar en efectivo o con tarjeta (DF = DE). Esta sería la situación de una economía "normal".

  2. Caso 2: "Encendemos" el efecto de las páginas web (DT ≠ 0) y mantenemos "apagado" el efecto que sobre la economía tiene el pagar en efectivo o con tarjeta (DF = DE).

  3. Caso 3: Mantenemos "apagado" el efecto de las páginas web (DT = 0) y "encendemos" el efecto de pagar con dinero en efectivo o con dinero electrónico (DF ≠ DE).

  4. Caso 4: Dolar Today, Dolar Pro, AirTM, etc están depreciando nuestra moneda (DT ≠ 0) y hay diferencia entre comprar o vender con efectivo o con tarjeta (DF ≠ DE). Ambos efectos están "encendidos". Esta sería, básicamente, la situación actual de Venezuela.

Caso 1:

DT = 0 y DF = DE

Caso 2:

DT ≠ 0 y DF = DE

Caso 3:

DT = 0 y DF ≠ DE

Caso 4:

DT ≠ 0 y DF ≠ DE

CONCLUSIONES PRELIMINARES:

  1. Caso 2: Las páginas web que fijan arbitrariamente el precio de nuestro signo monetario, cuando actúan solas, deprecian nuestro poder de compra, aumentando en cada ciclo la cantidad de dinero necesario para comprar exactamente la misma cantidad de mercancía. Esto se traduce en inflación o hiperinflación por efecto del vertiginoso aumento del dinero necesario para comprar exactamente la misma cantidad de productos. Claramente, vender nuestros productos en Colombia, por la depreciación del Bolívar, es más rentable que hacerlo en Venezuela; conduciendo a mayor escasez inducida y en aumento de los precios internos.

  2. Caso 3: La diferencia de comprar con efectivo o con tarjeta o transferencia electrónica, sin el efecto de las páginas web distorsionadoras, trae como consecuencia la "acumulación" de una enorme cantidad de mercancías, además de un gigantesco aumento de dinero en efectivo y dinero electrónico en manos del público. Esta inmensa cantidad de mercancías, luego de cubrir las necesidades básicas de la persona y de su entorno familiar, previsiblemente debe ser "drenada" o "sacada" fuera de este sistema (Venezuela), a fin de evitar la caída de la demanda por la sobre-oferta interna, y por tanto una vertiginosa disminución de los precios especulativos de la cual se nutre esta "máquina". La depreciación de la moneda no solo se obtiene por las páginas web sino por este diferencial, como aquí ha sido demostrado.

  3. Caso 4: Cuando ambos efectos están funcionando, páginas web tipo Dolar Today y diferencial entre comprar o vender en efectivo o con tarjeta, la situación es similar o equivalente al Caso 3; pero a un ritmo y a escala mayor. Esto es, ambos efectos se ven reforzados, retroalimentados, como ocurriría en una "reacción en cadena" del tipo nuclear.

  4. Se ha subestimado el dramático efecto que sobre la economía venezolana ha tenido el aceptar, permitir o tolerar que el dinero en efectivo tenga mayor poder de compra que el electrónico; como ha sido probado aquí, usando un sencillo modelo de carácter pedagógico. Deberá desarrollarse y aplicarse, con la mayor urgencia, políticas públicas que impidan, destruyan o eliminen este fenómeno distorsionador dentro de la llamada "guerra económica" contra nuestra patria.

  5. Las estrategias para detener la influencia de factores exógenos que deprecian artificialmente nuestra moneda (creación de una nueva moneda con respaldo en oro, en petróleo, en Petros, creación de un nuevo referente cambiario, etc), son distintas a la erradicación del diferencial entre el dinero electrónico y el dinero físico. O sea, no es suficiente un nuevo signo monetario anclado a un commodity tangible; si no también se precisa la eliminación de raíz al trasiego de billetes (que mantiene el diferencial de compra entre DF y DE) y el robo de mercancías a la República de Colombia, porque así hace que siga funcionando indefinidamente este mecanismo de expolio, como ha sido aquí probado, incrementando de paso la escasez en Venezuela (por trasiego o "drenaje" de mercancías, sean estos billetes físicos, queso, arroz, pasta, etc, a la República de Colombia) y el aumento aún mayor de los precios; potenciando esta vertiginosa "reacción en cadena". Una nueva política de fronteras con ese país es absolutamente esencial.

  6. Será necesario "correr" este modelo, utilizando lenguajes de programación (Fortran, C++, Phyton, etc) o en ambientes de multiagentes, racionales o no, tipo NetLogo; a fin de explorar efectos no lineales, transiciones de fase y acoplamientos no fortuitos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1402 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /economia/a265241.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO