Hay que evitar luchas de clases, para no confrontar con inteligencias artificiales

El desarrollo tecnológico ha sido fundamental para disfrutar de los beneficios que se obtienen de los objetos físicos, a partir de esfuerzos físicos e intelectuales de una minoría; motivados por diferentes descubrimientos, inventos e innovaciones. Y al ignorar o desconocer factores, que al ser distorsionados por ignorancia o curiosidad para sublimar características que tienen o pueden tener, un alto atractivo comercial, proceden a desarrollar productos, para alcanzar construir o producir objetos para satisfacciones individuales. E incrementar los niveles de desarrollo integral, para exacerbar valores comerciales y para obtenerlos, ocultan, lo que perjudican.

Para lograr objetivos, se han desarrollados proyectos para construir emporios industriales, en función de las posibilidades comerciales. No obstante, al detectar contaminantes y al tratar de controlar los efectos, argumentan; que los costos, son superiores al proyecto y se desechan los procesos de descontaminación. Y al sopesar los compromisos adquiridos y las posibilidades de ganancias involucradas, continúan, mediante la compra de conciencia, para ocultar informaciones que comprometen. Y, nublados por el dinero que les ofrecen para la construcción; menosprecian las posibilidades que se les descubran. Con consecuencias, que pululan en todas las regiones del Mundo, como un clásico de ignorancia y de elegir, el camino que más se aleja al camino de Verdad.

Han sido muchos los reclamos de factores contaminantes, que generan enfermedades y daños al medio ambiente. Y el poder, ahoga con prebendas o compra de conciencia y sigue el camino de una construcción acelerada, pero inefectiva, que se refleja ampliamente, en el Cambio Climático. Donde existen grupos que ignoran los daños y los gritos de los pueblos; por el temor a perder lo que les ofrecen. Por las necesidades insatisfechas de divisas, y de mantener posiciones de avanzadas; se desarrollan tácticas y estrategias, para almacenar en las conciencias de los pueblos, como conceptos ideales, que, al ser activados, impulsan la voluntad psíquica, para asegurar lo que ellos quieren.

En Latinoamérica y El Caribe, los desarrollos tecnológicos tienen vericuetos, que hay que identificar. Por ejemplo, compran tecnología con el compromiso de formar personal en la comprensión, sin considerar el proceso de interpretación. Se corre el riesgo de perder lo invertido. Porque el personal que inicia la producción, está comprometido con el salario a espalda del compromiso de país. Y cualquiera sea los motivos para prescindir de servicios, se pierden factores de eficiencia y puede llegar hasta lo obsoleto. Y esto ocurre, porque se le dá exagerada importancia a la producción de objetos físicos, que a los objetos conceptuales.

Los errores se cometen, cuando el objetivo es satisfacer lo que se quiere y no, lo que conviene; porque cuando este último coincide con lo que se quiere, hay que darle gracias a Dios. Porque lo que le conviene a un proceso revolucionario, para producir producto, procesos y servicios complejos, es desarrollar primero, el objeto conceptual, para luego construir el objeto físico. Con esa estrategia, se evita caer, en la trampa de la propiedad intelectual, que ha generado sin sabores de muchos Pueblos; que en última instancia son doblegados a cumplir con compromisos legales y en muchos de los casos, caen como inocentes.

Las salidas, están bien diseñadas y aunque existan otras alternativas, hay que intentar encontrarlas. Existen decisiones que están impactadas por la indignación, al menos que la vida obliga a ciertos comportamientos que hay que aceptarla estoicamente. Y para aclarar aun más, lo que acontece, se hace la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las ventajas del desarrollo tecnológico? Y la repuesta, no tienen muchas complicaciones, al verlo en las creaciones cinematográficas donde se crea el objeto conceptual, para que los ansioso de poder, construyan los objetos físicos; para destruir el poder del Dios de La Vida y sustituirlo por el poder del Dios de La Muerte.

Es imperante, que las Sociedades mediante políticas, diriman las diferencias con los que propician el desarrollo tecnológico. En vez de que el salario sea un agregado al costo de producción, sea una variable correlativa, que vincule el salario con el precio; con porcentaje razonable y concertado, que satisfagan necesidades básicas y con límites de bordes. Esto permite, concertar en el desarrollo tecnológico, para que no se crean robot, que sustituya al trabajador, con la intencionalidad de disminuir los costos y manipular los productos, procesos y servicios, para justificar el compensar, pérdidas ficticias; por efectos salariales. Y así evitar luchas de clases para no confrontar, con inteligencias artificiales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1545 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Basilio Lezama

Basilio Lezama

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /economia/a263027.htmlCd0NV CAC = Y co = US