A cada acción una reacción, a cada reacción más revolución

Cuando escribimos el primer artículo de investigación titulado "el origen de la guerra económica y la victoria popular" en este medio y posteriormente difundido en la frontera colombo venezolana, la gran mayoría mencionaba la "locura" del artículo en cuestión. Pocos alertaban para ese entonces la realidad del ataque financiero desde Cúcuta y los efectos que tenia sobre el contexto político y nuestra economía.

Hoy continuamos la lucha por el despertar de la conciencia, difundiendo y compartiendo la venidera victoria popular de la revolución y el pueblo venezolano. A cada acción una reacción, a cada reacción más revolución. Hoy vemos el temor de los enemigos de Venezuela cuando autoridades y mafias colombianas conociendo el origen de la guerra económica, niegan la posibilidad de ingreso de vehículos colombianos para comprar gasolina venezolana en pesos.

Ellos, los enemigos de Venezuela saben que nosotros al obtener pesos tendremos el legitimo derecho de responder la triangulación financiera de igual modo como ellos captaron el Bolívar como forma de dar origen a un deterioro paulatino de nuestra economía.

Ellos, saben que al obtener pesos estaríamos con reciprocidad otorgando un valor muy por encima del que hoy Cúcuta nos ofrece por nuestro Bolívar, 1 peso por Bolívar. Entonces un sueldo mínimo colombiano de 750.000 pesos aproximadamente al cambio de Cúcuta obtiene un poder adquisitivo no menor a 8 salarios mínimos venezolanos. Pero si captamos pesos con la venta de gasolina y los vendemos en nuestras casas de cambio del estado a un valor no menor de 4 pesos por Bolívar, nosotros ahora tendríamos la oportunidad de ir a comprar a Cúcuta bajando la presión que ellos ejercen sobre nuestra economía.

No es de extrañar que tanto autoridades colombianas como sectores de oposición venezolana de la frontera sean los que se opongan a una medida soberana para inducir el valor del Bolívar y a la vez bajar los precios de los productos en una acción concreta combatiendo las mafias que originan el ataque financiero a nuestro país.

Son apenas dos estaciones las que nuestro gobierno nacional soberanamente permite para la venta de gasolina en pesos y es tanto el temor que sienten que no van a dejar entrar vehículos colombianos a territorio venezolano para comprar gasolina de buena calidad y muy barata aun en pesos para los consumidores de ese rubro en todo el Norte de Santander. Si no hay paso vehicular con gusto le vendemos en esas dos estaciones Ureña y Paraguachón. TRAIGAN SUS PIMPINAS Y SUS PESOS. BIENVENIDOS.

 

 

 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 853 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


David Vivas


Visite el perfil de David Vivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



David Vivas

David Vivas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía


US Y ab = '0' /economia/a239650.htmlC0https://NON-VE CAC = .