Wilmar, bendito sea Dios! ! Ave Maria purísima !

Otra bestia negra que ha sido creada por algún sector que critica en este caso la politica agraria del gobierno es Wilmar Castro Soteldo. A raíz de la expresión " burguesía revolucionaria" que emitió en su programa Cultivando Patria cuando disertaba sobre una obra de, si mal no recuerdo, Orlando Araujo. Convengo en que seguramente no fue la frase más adecuada o feliz para analizar escenarios en los que la burguesía de cualquier país ha jugado un rol definido en contra de los intereses extranjeros y a favor de los intereses nacionales. Ignoro inclusive si esa expresión intrínsicamente polémica, la tomó Castro Soteldo prestada de la obra que estaba citando o no. Pero este hecho no me hizo dudar un solo instante del genuino compromiso revolucionario del comandante Castro Solteldo, compañero que, dentro de su humildad tiene destacada y reconocida historia dentro del proceso revolucionario que Venezuela ha estado llevando a cabo durante todos estos años. Acto seguido a la expresión de esa frase, se formó una alharaca escandalosa, parecida más bien a un acto de linchamiento físico y moral en medio de la plenitud y el auge del reinado de los antíguos señores feudales y de sus adláteres papales. Y en donde iban incluídos además golpes de pecho después de haber visto al diablo en pantaletas. Porque una serie de "personalidades" empezaron a emitir alaridos desenfrenados y a echarse agua bendita quejándose de tamaño sacrilegio, entre las cuales un ex-ministro de gobierno, quien espetó por redes sociales su calificación ante la frase expresada: " qué cagada". Esta reacción me pareció más bien similar a la reacción que provocaría mencionar la legitimidad del aborto o de la eutanasia en ciertos casos, en frente de las puertas de la casa del Opus Dei. Puritanismo del puro en el seno del chavismo. Sin dar margen al beneficio de la duda y hacer crítica constructiva que diera pié a un debate o diálogo de altura, una vez más este sector exquisito y "erudito" instaló su tribunal y alistó el respectivo cadalso para quitarle la vida a cualquiera que osara emitir una frase o "pensamiento sospechoso" de violar sus sagrados códigos "éticos" y morales. Es decir La Inquisición !

Se quiere argumentar también que la política agraria del gobierno y del ministro Castro Soteldo favorece a la agroindustria y grandes empresas procesadores en detrimento del pequeño y mediano productor campesino y comunero. Pero en el foro que recientemente sostuvo el Presidente Maduro con los campesinos, aparte del reclamo de la compañera campesina Lesbia Solórzano en lo concerniente a la dotación de semilla, tierras y herramientas, pude escuchar como los otros compañeros campesinos elogiaban y agradecían el trabajo que junto a ellos había desplegado el ministro Castro Soteldo para ayudar a que su esfuerzo y su trabajo se desarrollara sarisfactoriamente y en óptimas condiciones. Quien tenga dudas y quiera comprobarlo corra a buscar la respectiva grabación en cualquier medio. En ese foro los compañeros campesinos, entre los cuales se encontraba nada más y nada menos que Bráulio Alvarez, se comprometieron espontáneamente a dar su apoyo incondicional, rodilla en tierra, para con el gobierno revolucionario y sus políticas en el terreno de la agricultura y el campo venezolano. Y entonces, por qué esto no se resalta?

No es cierto que cuando el ministro emitió su ya famosa frase el presidente guardó silencio. El presidente de inmediato, dió su espaldarazo y apoyo al ministro Castro Soteldo ante la "jauría divina" que se desató contra éste a raíz de lo dicho en su programa. Esto para el que quiera entenderlo significa ni más ni menos que tú no vas a echar al exilio a un compañero sobre el cual no tienes dudas de su integridad moral y su compromiso revolucionario, por causa de una frase afortunada o desafortunada, que este compañero haya expresado en algún momento y escenario dados. El presidente sabiamente evitó entrar en el tema de interpretar lo que haya querido o no decir el ministro con la frase en su programa. Solo dejó sentado que él seguía manteniendo su confianza en él.

El hecho de que el presidente haya "regañado" al ministro durante la transmisión del foro campesino a raíz del reclamo de la compañera Lesbia es más bien un buen indicio que demuestra, como debe ser, que no tiene rubor en hacerlo. Eso no tiene que significar ningún deslinde para ganar ningún rédito de tipo electoral. O entonces los elogios en el foro hacia la figura de Wilmar Castro le van a restar votos al gobierno? Es cansón a veces esto que parece ser una especie de juego de niños en el cual tú eres el malo y yo el bueno. Yo, que quiero ser abogado del diablo desde hoy me declaro como tal y hasta no encontrar prueba contundente en su contra, le declaro, al igual que el presidente y los compañeros campesinos que hablaron en el foro campesino, mi apoyo y mi simpatía, al señor ministro de agricultura y tierras, comandante Wilmar Castro Soteldo

Augusto Campos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1424 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter