(VIDEOS) Serie del Caribe: Dominicana consigue polémica "victoria" frente a la escuadra magallanera

La jugada que los árbitros se negaron a revisar y que de haber sido verificada el resultado final hubiese sido otro.

La jugada que los árbitros se negaron a revisar y que de haber sido verificada el resultado final hubiese sido otro.

Los Gigantes del Cibao (Dominicana) vencieron este martes 8-7 a Navegantes del Magallanes (Venezuela) en un polémico duelo que puso fin a la fase regular de la Serie del Caribe, Santo Domingo 2022.

Con el resultado, marcado por los desaciertos arbitrales, los anfitriones amarran el primer lugar y se medirán en semifinales a los Charros de Jalisco (México) que quedaron cuartos.

Los de casa atacaron temprano

Los del Cibao descifraron rápido al abridor venezolano Henry Centeno y se adelantaron en el segundo inning con un par de rayitas empujadas por Juan Francisco. Y posteriormente ampliaron la ventaja a 3-0 en el quinto tras un triple José Siri.

En la entrada siguiente, con un doblete de Carlos Paulino y un sencillo de Richard Ureña, firmaron un racimo de tres carreras que parecía sentenciar el compromiso.

Pero Magallanes no estaba dispuesto a ceder tan fácil.

La reacción criolla

En la alta del séptimo lograron desbloquear al relevo quisqueyano. Y anotaron cinco carreras combinando sencillos de Niuman Romero y Willians Astudillo con un doblete de Balbino Fuenmayor y un rodado de Pablo Sandoval.

Los eléctricos pudieron empatar en ese mismo acto, pero Fuenmayor fue puesto out en una polémica jugada en home.

No obstante, pese a ese primer tropiezo con los arbitros, «La Nave» logró irse arriba en el episodio siguiente. Astudillo con un sencillo al jardín izquierdo puso el 6-6 y Danry Vásquez empujó la séptima de Magallanes con un indiscutible entre tercera y short.

La polémica mayor

Aupados por su público los dominicanos buscaron una reacción inmediata y abrieron en la baja del octavo con un doblete de Jordany Valdespin que a la postre marcó la pauta.

Ureña intentó sacrificarse para llevar a Valdespin a tercera, pero la defensa venezolana buscó el out en la antesala y se desató la polémica mayor.

Niuman Romero hizo la jugada a la perfección, pero el arbitró sentenció el quieto y posteriormente se negó a revisar la jugada.

El juego entre Venezuela y República Dominicana debió terminar en nueve innings, con victoria 7 carreras por 6 para el Magallanes sobre los Gigantes del Cibao. Eso, claro, en caso de haber hecho su trabajo los umpires. Reseño El Emergente.

Un fallo grave

En la transmisión original queda claro esto. Los propios narradores de la TV dominicana, covencidos del safe, cambian drásticamente de posición cuando el director poncha la cámara detrás de tercera. Y justamente en ese momento se oye al público de fondo, celebrando. Porque ya los umpires habían salido, habían abierto los brazos y el coach Russell Vásquez había sido expulsado por su inmediata reacción.

Los venezolanos en las tribunas no dejaron de aupar y el sólido bullpen de los quisqueyanos se desplomó en el séptimo. Niuman Romero y Willians Astudillo sacudieron incogibles impulsores, Danry Vásquez negoció un boleto, Fuenmayor llevó dos al plato con un doble y un roletazo de Pablo Sandoval empujó otra rayita. De pronto, Magallanes apenas perdía por una (6-5) y la fiesta se extendía en todas las localidades del parque.

"No nos esperábamos tanto público venezolano, pero hay que agradecer a la fanaticada venezolana que vino a apoyar a su equipo, lo que demuestra que sí influye en los partidos, eso da una motivación extra", destacó Alberto. "Esa remontada en el séptimo y el octavo innings, se debió en parte a ese apoyo. El fanático siempre estuvo ahí".

Inatrapables de Astudillo y Vásquez colocaron arriba a los eléctricos en el octavo. Entonces, el coro "Venezuela, Venezuela" y "Se acabó el mangú" acalló los cánticos dominicanos.

"En este juego, el calor de la fanaticada me recordó mucho un Caracas-Magallanes… El ambiente, la alegría, todos comentamos eso. La atmosfera que hay en este país por el beisbol es única", agregó Romero.

Alberto llevó el juego a entradas extras con fly de sacrificio a la derecha, en la parte baja del octavo, y luego lo decidió, utilizando el mismo recurso en el décimo.

"Este juego nos enseñó que no nos podemos confiar, no podemos bajar la guardia en ningún momento, cada quien tiene que hacer la parte que le toca. Hoy nos falló el pitcheo, pero la ofensiva estuvo ahí y al final del día pudimos sacar el juego", apuntó Alberto. "La calma y la paciencia son importantes. No hay mucha información sobre los lanzadores a los que se está enfrentando (Danny Rondón), así que tienes que ser más paciente a la hora de ver los pitcheos. Solo traté de conectar la bola fuerte y sacarla del infield, para ponérsela fácil a (Melky) Mesa (corredor de tercera)".

El inminente empate obligó el extrainning y finalmente -en el décimo- nuevamente Alberto elevó, esta vez para sentenciar.

Ahora, los cruces serán de muerte súbita y no habrá mañana. La única estrategia es ganar.

Magallanes, se enfrentrará hoy a Caimanes de Barranquilla (Colombia).



Con información de Prensa LVBP / Líder en deportes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5379 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter