De las tantas formas que Maradona encaró a la FIFA. De las cosas del “D10S”

Maradona o el "D10S", como ingeniosa y fervorosamente le llaman sus compatriotas, volvió a ser noticia de primera página en la prensa mundial. Esta vez por su partida, que pareciera no serlo, pues se queda grabado en el recuerdo colectivo por un descomunal afecto, como lo acaba de decir esa otra excepcional figura del futbol mundial que es el colombiano "Pibe" Valderrama. Su muerte, como cualquier cosa de su vida pasada, se ha vuelto, como dicen ahora, viral. Quienes le odian o le quieren, por las razones que se explican en este trabajo, aunque para nada les interese el fútbol, reaccionan de acuerdo a sus preferencias por cualquier noticia que aluda al inmenso "pamperito", al pequeño mago del balón atado a sus pies y obedeciendo sus sutiles toques.

Es el personaje por el que la ciudad de Nápoles llora como hijo suyo. Y, en efecto lo fue, tanto que:

"Maradona es como un padre, como un hermano, un miembro de la familia para nosotros", dijo Raffaele Cuomo, uno de los aficionados que estaban en el exterior del estadio. "Desafortunadamente es como si alguien de la familia hubiera muerto, y es como si una parte de Nápoles hubiera muerto".

Mucha gente es dada a creer que la sanción que la FIFA aplicó a Maradona estuvo estrictamente motivada en el hecho que Diego estuviese consumiendo drogas en la etapa final de su carrera. Aquel organismo era el menos indicado para tomar acciones "moralizantes" de ese carácter, estando integrado en buena medida por personas de poca dignidad, como lo sostenía el mismo Maradona y como lo demostraron los hechos posteriores, sino porque el hijo pródigo de Villa Fiorito y Argentina, se había convertido en una piedra en el zapato con sus habituales denuncias. Si Diego hubiese optado por ignorar la conducta de la FIFA y convertido en cómplice, hasta por los intereses del negocio mismo, jamás a sus dirigentes, empezando por Jao Havelenge, se les hubiese ocurrido tocar a Diego, "siquiera con el pétalo de una rosa".

Por lo que Maradona fue, excepcional futbolista, de esos que parecía tener la magia de atraer el balón a sus pies y mantenerlo atado a sus botines y en cada segundo responder con algún movimiento gracioso y sorpresivo para eludir a los defensores contrarios, pero también dispuesto a solidarizarse con las causas justas de la humanidad, me siento tentado a reponer otro trabajo escrito años antes en su honor.

El pequeño pampero, el "cabecita de fósforo", como le llamó nuestra amiga argentina, estando en las orillas del río de La Plata, llamada Susana, casualmente una maestra de escuela, a quien conocimos en el tren que nos llevó de ida y vuelta de Buenos Aires a Bariloche, se filtró con arte, audacia y fuerza de gigante por entre las sólidas líneas finales de la selección de Inglaterra y depositó con suavidad, no sin dificultad, el balón en el fondo de la red. Diego Armando Maradona, el 22 de junio de 1986 en México, había anotado el gol, conocido como el "gol del siglo" que permitió a Argentina ganar en cuartos de final a su rival.

En aquel inolvidable enfrentamiento, minutos antes, el propio "Diego", anotó el gol "de la mano de Dios". Aquella tarde, los ingleses reclamaron mano y el árbitro, quizás distraído viendo a aquel jovencito talentoso, de muy baja estatura, desparramando arte, gracia y vitalidad en el terreno azteca, mezclado entre gigantones de la defensa inglesa a quienes dejaba atónitos y atolondrados, no se percató de la pertinencia del reclamo. Es más, pocos se dieron cuenta de aquella supuesta "picardía" alegada por los ingleses, pues la pequeña humanidad del genial jugador argentino, que se hacía notar por su destreza, magia en el manejo del balón, pudo haber cautivado a todo el mundo y evitar se percibiese, de haber tenido pertinencia el reclamo, como tampoco lo percibió el árbitro. Por aquel reclamo, el pamperito respondió con gracia que en aquello había intervenido la "mano de Dios".

A partir de aquel momento Diego Armando Maradona se convirtió en una estrella del fútbol, de una era cuando la televisión hizo posible que aquellos encuentros fuesen vistos en tiempo real en el mundo. Y él, un jugador excepcional, tanto como para hacer que un equipo de poco talento, formado por jugadores modestos como el Nápoles, llevado por su mágica pierna zurda, de toque sutil y habilidoso, se convirtiese entonces en uno de los más importantes del fútbol italiano y europeo.

Ya para el cuarto mundial de fútbol en el que participaría Maradona, en los estadios de Atlanta en 1994, finalizado un partido que ganó Argentina, la FIFA, sin apelar al sorteo que demandan las reglas escogió al pequeño pero brillante jugador pampero para hacer la prueba de dopping. No la hizo al inicio porque sacarle del mundial antes de tiempo era como matar la gallina de los huevos de oro, al jugador que venía siendo el mayor atractivo del futbol mundial aún a finales de su carrera.

¿Por qué de aquella escogencia deliberada para examinarle?

La FIFA, entonces encabezada por el brasileño Joe Havelange, un personaje que llevaba más de treinta años al frente del cargo, daba por hecho, según las informaciones que manejaba, que Diego daría positivo. Esos rumores corrían. El talentoso jugador, en un momento de su gloriosa carrera, adquirió aquel hábito que él al final, con humildad, públicamente reconoció y llamó enfermedad. Pero la decisión de la FIFA no obedeció al deseo de tomar medidas en favor del deporte, con la intención de dañar a la Argentina y menos para favorecer a la juventud y tampoco por un jugador que violaba las reglas. Todo estuvo dirigido personal y escrupulosamente contra Diego Maradona, aquel que denunciaba las corrupciones e injusticias de la FIFA.

En aquellos momentos bien se sabía la simpatía del genial y puntilloso atacante por la Revolución Cubana y hasta de su amistad con Fidel Castro. Tampoco era un secreto que en su cuerpo tenía estampada la figura de su compatriota Ernesto "Che" Guevara.

Pero lo que más indispuso a la FIFA contra Diego, fueron sus persistentes denuncias contra el horario de juego, que, en aquellos meses de verano, obligada a jugar a horas del mediodía, bajo temperaturas por encima de 40 y 43 grados. Horario elaborado sólo pensando en los ingresos que a la organización mundial del fútbol le produciría las transmisiones de televisión al planeta todo sin importar la salud de los atletas. Es más, "el Diego", llegó a anunciar que en compañía de Richard Platiní, el francés que entonces era también figura descollante de ese deporte, formarían un sindicato de futbolistas para enfrentar los abusos de la FIFA.

Ahora en Brasil 2014, ha vuelto Diego Armando Maradona, el más grande y talentoso N° 10 del futbol mundial, a denunciar los abusos y atropellos de la FIFA, justamente cumpliéndose los 28 años del gol "de la mano de Dios", por lo acontecido con la modesta pero exitosa selección de Costa Rica.

Para Diego, que la selección del pequeño país centroamericano haya alcanzado la proeza de sacar a Inglaterra y España del mundial, es un hachazo a los cálculos monetarios de la FIFA. Esta corre el riesgo que quienes patrocinan el evento dejen de aportar lo acordado y en definitiva la FIFA no es más que una empresa mercantil. Por eso, la FIFA, pese a que se excuse como también lo hizo cuando se le puso por delante Diego en Atlanta, escogió sin apelar al sorteo sino a dedo siete jugadores "ticos" para hacerle la prueba anti dopping, cuando sólo se toman tres y por sorteo.

Ante este abuso, atropello y hasta ofensa a la dignidad de todo un pueblo y por el reconcomio que representa el atrevimiento a fuerza de coraje y audacia de los costarricenses, sólo se ha escuchado la voz de Diego denunciando a la FIFA y sus cálculos comerciales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1676 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: