Rafael Esquivel, la FVF y las perspectivas de la vinotinto de futbol

En los últimos 20 años hemos presenciado el proceso de mejoramiento y consolidación del equipo nacional de futbol profesional venezolano, conocido popularmente como la vinotinto. El surgimiento de equipos profesionales en diversas regiones del país (Monagas, Bolívar, Barinas, Táchira, Mérida, Lara, Caracas, Anzoátegui, Portuguesa) permite incrementar el número de jugadores nacionales e importados contratados, aumentar las categorías de menores en todo el país, expandir progresivamente la afición que asiste a los estadium y además seguir con interés por las más diversas vías comunicacionales e informativas el comportamiento de los equipos y los jugadores. Es importante destacar  la creciente inversión económica pública y privada en las actividades relacionadas directa e indirectamente con el juego de futbol nacional e internacional que se ha registrado en Venezuela durante estos años.

En estas actividades de mejoramiento de la calidad del futbol que se ofrece en Venezuela en las diversas categorías y regiones, pero particularmente la registrada por el equipo de mayores o profesionales que tienen la responsabilidad de representar a Venezuela en las competencias internacionales de carácter regional (americano y sudamericano) y las universales relacionadas con la Copa Mundial de Futbol, han tenido un papel importante la Federación Venezolana de Futbol (FVF), el Gobierno Nacional, los entrenadores contratados junto a los equipos técnicos de apoyo y el desarrollo nacional e internacional de los jugadores que forman parte de la Selección Nacional en cada etapa o período.

La Federación Venezolana de Futbol en estos años comprendidos entre 1995 y 2016 ha logrado incorporarse como una voz particular y además reconocida entre las federaciones con una gran tradición de éxitos y equipos triunfadores como Brásil, Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Colombia, Ecuador, México, Paraguay y Bolivia. Después de varios años atendió los fuertes reclamos que los diversos jugadores de la selección venían planteando desde las décadas de 1980 y 1990, en referencia al poco apoyo económico y logístico que recibían de la directiva de la FVF cuando se trasladaban hacia otros países a cumplir con los ciclos para intentar clasificar hacia alguna de las competencias internacionales o atender los juegos amistosos organizados bajo el paraguas de la FIFA o la CONMEBOL. Uno de los reclamos más fuertes y airados los protagonizó quien defendía hace varios años el arco de la selección nacional, nos referimos al reconocido jugador nacional/internacional Rafael Dudamel, quien actualmente se desempeña como el entrenador y seleccionador oficial de nuestro equipo nacional.

Es importante tener presente que la FVF recibe asignaciones presupuestarias de parte del Poder Ejecutivo o Gobierno Nacional y además como equipo afiliado a la FIFA y a otros organismos internacionales como la Conmebol (Confederación Sudamericana de Futbol), también cuenta con asignaciones en divisas (dólares) por parte de estos organismos por las competencias internacionales donde participa. Estas competencias generan una gran cantidad de ingresos en divisas internacionales como producto de toda la actividad comercial y publicitaria que se origina en cada juego y en los ciclos de competencias y de los copas mundiales. En estos casos se cuenta con unas asignaciones básicas para todos los equipos y se aumentan en la medida en que estos van obteniendo victorias y en consecuencia puntos a su favor. A estos ingresos se agregan aquellos derivados de los acuerdos de la FVF con las empresas que desean utilizar la imagen del Equipo Nacional de Futbol o alguno de sus jugadores para promocionar sus productos y marcas. Es decir que la FVF cuenta con ingresos importantes en moneda nacional y particularmente en divisas para apoyar y consolidar el equipo vinotinto y los semilleros de jugadores que vienen formándose y destacando desde las ligas de menores  hasta la sub20.

El otro componente importante de los avances registrados por el futbol venezolano y las selecciones que nos han representado durante estos últimos 20 años, tiene que ver con la presencia de varios técnicos o entrenadores acompañados de otros especialistas que fueron contratados por la FVF, incorporando nuevas, exigentes y  variadas técnicas de entrenamiento físico, psicológico y social, asumiendo la importancia de la nutrición y la dietética específica de los jugadores y del exigente entrenamiento y las competencias. También procedieron a diseñar audaces esquemas tácticos y estrategias de juego que fueron dando resultados positivos en el mejoramiento de la selección nacional. Igualmente se han creado escenarios o salas de estudio y análisis de los equipos adversarios y los estilos/habilidades de cada jugador que lo conforma. Aquí es importante reconocer el aporte particular de los equipos técnicos dirigidos anteriormente por los seleccionadores Rafael Santana, José Omar Pastoriza, Richard Páez, Cesar Farías, Noel Sanvicente y finalmente Rafael Dudamel. Cada uno de ellos han aportado en mayor o menor medida, de acuerdo al tiempo en que se desempeñaron como entrenadores de la selección y los resultados obtenidos, sus esfuerzos, experiencias y creatividad para lograr mejorar el equipo. Es indudable que durante el ejercicio como técnico-entrenador que le correspondió desempeñar a Richard Páez, es cuando se logra finalmente construir la imagen de la vinotinto como equipo profesional de futbol capaz de enfrentar y ganar a otros equipos con gran proyección y reconocimiento internacional. Igualmente en esos años comienza a construirse la aspiración onírica o sueño que actualmente mantenemos vigente los venezolanos de disfrutar en algún momento de un equipo vinotinto que traiga a Venezuela una Copa Internacional de Futbol con reconocido peso y categoría competitiva.

También es importante para llegar hasta la actual selección nacional de futbol, que cuenta con reconocimiento nacional e internacional, destacar otro aspecto que tiene que ver con la participación de un número creciente de jugadores venezolanos en equipos de reconocida calidad en el escenario nacional y particularmente en las ligas internacionales. Adquirir esa experiencia derivada de jugar junto y enfrentando a los más reconocidos equipos y jugadores de futbol de Europa, América Latina, Africa, Asia y el Medio Oriente es una experiencia extraordinaria para mejorar el juego individual y colectivo. Son diversos los nombres de jugadores venezolanos que en estos últimos 20 años han adquirido reconocimiento nacional e internacional. Es pertinente referir en la larga lista algunos jugadores como Stalin Rivas, Cari Cari Noriega, Rafael Dudamel, Giancarlo Maldonado, Alejandro Moreno, Giovanni Savarece, José Manuel Rey, Juan Arango, Renny Vega, Roberto Rosales, Fernando Amorebieta, Miku Fedor, Gabriel Cichero Salomón Rondón, César Maestrico González, Josef González, Tomás Rincón y otros que conforman esta lista de quienes nos han hecho “VIBRAR de emoción” como gustaba expresar el periodista y político copeyano ya fallecido Oscar Yanez.

Finalmente tenemos otros componentes importantes que van de la mano del avance de la calidad del futbol venezolano. Por una parte el crecimiento progresivo de una afición nacional que antes estuvo orientada e inclinada fundamentalmente a participar en la emoción del juego de beisbol profesional venezolano, mientras que ahora puede compartir o combinar el apoyo apasionado hacia sus equipos de este deporte traído a Venezuela conjuntamente con las empresas petroleras norteamericanas desde finales de la década de 1920, con un apoyo creciente y ahora masivo hacia nuestra selección nacional de futbol o vinotinto. Este crecimiento de los aficionados y seguidores de las actividades del equipo y sus jugadores ha estado ligada transversalmente al crecimiento de la inversión económica del Poder Ejecutivo o Gobierno Nacional hacia las actividades generales de la práctica del futbol como deporte masivo y el apoyo específico a las solicitudes de la FVF para mejorar la dotación y calidad de los espacios de entrenamiento,  construcción de nuevos, modernos y amplios estadium, así como el apoyo hacia los jugadores que conforman la selección nacional.

También es pertinente señalar el importante aporte de empresarios que han visto este deporte como un espacio atractivo para la inversión a través de los propios equipos, negociación de jugadores, promoción de productos y ventas de boletos. Finalmente es oportuno referir el impacto nacional de la participación de los más diversos medios de comunicación impresos, emisoras de radio, televisión, telefonía y redes telemáticas que regularmente reflejan informaciones y publicidad sobre los campeonatos mundiales, regionales y locales, influyendo en la expansión del futbol  en Venezuela.

La FVF ha sostenido desde hace varios años que no cuentan con recursos económicos suficientes para contratar un técnico o entrenador de reconocida proyección,  proveniente de alguno de los países sudamericanos donde este deporte tiene altos niveles de calidad competitiva como Argentina, Brásil, Uruguay y Chile, quien además debe tener entre sus credenciales haber dirigido equipos con la obtención de resultados exitosos. Esta contratación permitiría agregar experiencias técnicas, disciplinarias, organizacionales, gerenciales, variantes tácticas y estratégicas en los juegos de ataques, manejo de pelota, mayor precisión en los pases, desplazamientos rápidos, propiciar faltas contrarias  y desarrollar una sólida defensa para los jugadores de la vinotinto. En Venezuela se tiene la experiencia del aporte de los entrenadores o manager extranjeros de los equipos de beisbol profesional hasta lograr la actual producción numerosa de reconocidos jugadores y también de manager y coach venezolanos participando en los EEUU y Venezuela.

El caso del acuerdo suscrito durante el comienzo del segundo mandato gubernamental del Presidente Adeco (AD) Carlos Andrés Pérez y el Presidente del Gobierno Socialista de Cuba, Comandante Fidel Castro, que permitió traer varios entrenadores deportivos para ayudar en la preparación de diversos equipos nacionales. De esta experiencia surgió el victorioso equipo de Volleybol que logró importantes triunfos nacionales e internacionales entre mediados del 90 y comienzos del 2000. En la actualidad se puede comentar la participación exitosa y los importantes resultados internacionales obtenidos bajo la dirección del reconocido técnico o entrenador del equipo de basketbol venezolano, de origen argentino y conocido popularmente como “El Che García”, quien además fue entrenador de varios equipos y la selección oficial de su país de origen.

Ante el reciente reconocimiento por parte del expresidente de la FVF Rafael Esquivel, quien desde los EEUU donde se le sigue juicio acusado de alrededor de 7 delitos, admite haber recibido aportes por sobornos, transferencias bancarias ilegales y lavado de dinero  por la cantidad de $ 1.000.000,oo (UN MILLON DE DOLARES) derivados de la organización de la Copa América y otros $ 3.500.000,oo (TRES MILLONES Y MEDIO DE DOLARES) entre los años 2003 y 2011 por otros ilícitos. Solamente estas cantidades admitidas hasta ahora totalizan $ 4.500.000,oo y forman parte de las diversas cantidades derivadas de las acciones delictivas por las cuales está siendo acusado como Miembro directivo de la Conmebol y FIFA, cargos a los cuales accedió desde sus largos años como Presidente de la Federación Venezolana de Futbol.

Frente a esta grave circunstancia delictiva que afecta los intereses y recursos del futbol profesional venezolano y en particular de las perspectivas de la VINOTINTO en sus aspiraciones de mejorar sus condiciones competitivas para participar en los torneos  internacionales del futuro, contando con equipos técnicos provenientes de estos países con gran nivel profesional en el futbol, el Gobierno de Venezuela (Poder Ejecutivo) y las jurisdicciones del Estado que se encargan de investigar y sancionar los delitos en nuestro país, deberían iniciar algunas investigaciones y diligencias que permitan castigar estos posibles actos ilícitos y particularmente intentar recuperar esos recursos para invertirlos en las actividades relacionadas con la vinotinto. La Procuraduría General de República, el Ministerio del Poder Popular para el Deporte y el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores (Poder Ejecutivo) podrían adelantar gestiones nacionales e internacionales en conjunto con la Fiscalía General de la República (Poder Moral) y el Tribunal Supremo de Justicia (Poder Judicial) para tratar de lograr que esos recursos sean devueltos al Estado Venezolano para destinarlos de manera exclusiva a las actividades relacionadas con la preparación y entrenamiento de nuestra Selección Nacional de Futbol y los equipos que la nutren.

Después de tantos anuncios oficiales para repatriar capitales fugados y obtenidos ilegalmente contra el Patrimonio Público, esta podría ser una excelente oportunidad para comenzar a ejercitar los músculos de la legislación administrativa y penal del país frente a la corrupción desbordada que el propio Presidente Constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro reconoció este martes 8 de noviembre en cadena nacional desde El Poliedro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 828 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Germán Yépez Colmenares

Germán Yépez Colmenares

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /deportes/a236990.htmlC0https://NON-VE CAC = .