Venezolanos y personas de otros países, "simpatizantes del proceso revolucionario chavista"

Preocupación por acciones de las FAES, expresan al presidente Maduro, Fiscal General y Magistrados del TSJ

Fila de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de Seguridad (FAES) con su emblema, identificado por una calavera.

Fila de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de Seguridad (FAES) con su emblema, identificado por una calavera.

Credito: UR

Un grupo que se autodescribe como integrado por  "periodistas, académicos, intelectuales, sindicalistas, líderes sociales y políticos de algunos países, algunos partícipes militantes directos, otros simpatizantes del proceso revolucionario chavista en Venezuela o admiradores del Comandante", han publicado una comunicación, dirigida al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros; al Fiscal General de la República, Tarek William Saab y a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, a quienes dan el trato de "camaradas", con el objetivo de "que se revise la actuación de la Fuerza de Acciones Especiales, FAES". Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) son un comando de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de Venezuela, creado en abril de 2016.

Exponen las destacadas personas y organizaciones firmantes de la referida carta, entre las que se encuentran venezolanos residentes en Venezuela y en el exterior, así como gente de otros países, que la solicitud "se basa en la suma de informaciones directas e indirectas que dan cuenta de una actuación pública de esta fuerza, contraria a la filosofía bolivariana y sus postulados sociales y humanos".

Preocavidos y preocavidas de que su solicitud pueda ser motivo de  "distorsión política" o de "macartismo infantil", aclaran que decidieron "no usar los informes de la Oficina de la señora Bachelet ni de la fundación Monitor de Víctimas", por lo que acudieron a "fuentes directas del Estado venezolano", a "una crónica sobre la FAES publicada en el diario oficial Ciudad Caracas", y la "estadística de la fundación bolivariana SURGENTES, especializada en Derechos Humanos", "...además de la que registran varios movimientos comunales bolivarianos sobre la conducta de la FAES en sus barrios".

Les preocupa que "en poco tiempo, la FAES cargue en su haber policial con no menos de 362 víctimas mortales, la mayoría de ellas civiles desarmados, que en muchos casos eran militantes de colectivos barriales bolivarianos, o sea chavistas", además de los casos en que las víctimas eran delincuentes que resultaron ejecutados en el sitio, sin que haya mediado ningún derecho del debido proceso, ni alguna consideración humana. Afirman que fueron muertes innecesarias. Señalan además que, ninguno pertenecía a movimientos opositores armados y menos a grupos mercenarios o del sicariato uribista colombiano".

Como parte de las razones de esta preocupación, señalan que "las FAES no son reguladas como el resto", que "tienen su propia inspectoría, con sus propias averiguaciones disciplinarias, investigaciones administrativas, etc". También hacen referencia a que "los ingresos de las FAES no tienen control estatal, son formalizados por ellos mismos sin regulación".

Otra de las razones de su preocupación es que "muchos funcionarios no aparecen en la Nómina y aún así actúan en las calles uniformados y armados". agregan que "de hecho, nadie sabe la cantidad exacta de activos de la FAES", que "muchos funcionarios jubilados venidos de otros cuerpos actúan en las FAES, pero no aparecen en las nóminas", que "el proceso de ingreso a las FAES es autónomo del control político" y que "tienen sus propios instructores, su propia escuela, no cumplen período de prueba".

Mencionan que "al parecer sólo en el Junquito funciona una Escuela de ellos, pero nadie la regula, con reclutamiento y entrenamiento propio, sin regulación de la UNES".

Igualmente hacen referencia como algo que les causa inquietud, "...que un gobierno y una sociedad tan atacados y bloqueados por el imperialismo, amenazados por Colombia, Brasil y el Grupo de Lima, además de la UE/OTAN, deba agregar una purulencia anti democrática surgida de su propio seno".  

Consideran que "es evidente que la conducta policial de la FAES ensucia el valor y arrojo mostrado por las Fuerzas Armadas Bolivarianas y sus Milicias Populares en defensa de la patria y del gobierno bolivariano, como ocurrió contra la Operación Gedeón, o en el intento frustrado de invasión del año pasado" (2019).

Evalúan que "los métodos, técnicas y acciones de la FAES en los barrios pobres de Caracas y de otras capitales, las hace parecer más a los 'Bacrim' de Colombia, a las Milicias Urbanas de Rio de Janeiro, o las que actúan con impunidad en Centroamérica y México, por ejemplo en el secuestro y asesinato de los estudiantes de Ayotzinapa".

Y esta observación la relacionan con el hecho de que "América latina tiene precedentes nefastos de surgimiento de fuerzas parapoliciales y paramilitares, como las de Fujimori/Montesinos en Perú, o las que ensangrentaron a Argentina, Chile, Paraguay y Brasil, Bolivia y Uruguay".

Por lo tanto, le piden a gobierno venezolano y a las altas instituciones del Estado que "no facilitemos el surgimiento en nuestro país de algo parecido" ... "No le regalemos a los enemigos de Venezuela un argumento para alimentar su maquinaria de guerra ideológica contra diciendo que el gobierno de Maduro viola los Derechos Humanos".

Concluyen, pues, que "este tipo de actuación policial les sirve a ellos para justificar que se trata de un Estado que no los hace respetar ni vela por ellos" y piensan o sienten que "la memoria del comandante Chávez no lo merece". 

La carta de fecha 10/07/20, con los nombres, organización, ocupación o cargo y país donde se encuentran las personas que la suscriben fue publicada por Aporrea en el siguiente enlace: www.aporrea.org/ddhh/a292661.html 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 17699 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter