Yolanda Pulecio: “Si algo pasa, espero que sea en Venezuela”

Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt

Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt

Credito: Archivo

28 de marzo 2008. - “Estoy esperando y confiando en Dios que algo suceda”, dijo la progenitora de Ingrid Betancourt. “Si no hay un encuentro del Gobierno y de las Farc no se va a producir la liberación humanitaria de todos los secuestrados”, opinó Ernesto Samper. Expectativa ante lo que será la respuesta de las Farc.

Mientras el mundo aguarda expectante por la liberación de Ingrid Betancourt, tras la última propuesta del Gobierno colombiano para las Farc basada en la liberación inmediata de guerrilleros presos, su madre, Yolanda Pulecio, mantiene las esperanzas de volver a reunirse con su hija intactas.

“Estoy esperando y confiando en Dios que algo suceda. De todas maneras, espero que si algo pasa (la liberación de Ingrid) sea por allá (en Venezuela)”, esperanzador mensaje que, desde su residencia en Bogotá, dio vía telefónica a PANORAMA, luego de conocer el delicado estado de salud de su hija tras seis años de secuestro por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Escasamente prefiere referirse en esos términos a la situación de su hija. “No estoy dando declaraciones a nadie en estos momentos”, contestó ayer —vía telefónica desde Bogotá— al Diario PANORAMA.

El Palacio de Nariño, a través del Alto Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, dio a conocer el pasado jueves que el gobierno de Álvaro Uribe se comprometió a excarcelar a guerrilleros si las Farc liberan a Betancourt, quien estaría en estado tan grave que los rebeldes la llevaron en febrero a apartados puestos de salud en la selva para que la atendieran, según reveló el jueves el defensor del pueblo, Volmar Pérez.

Aunque Pulecio no quiso ayer emitir comentarios sobre la propuesta, en reiteradas oportunidades ha insistido en que sus esperanzas están depositadas en las gestiones que desde Venezuela pueda realizar el presidente Hugo Chávez, cuyos oficios, acompañado por la senadora colombiana Piedad Córdoba permitieron la liberación de hasta seis rehenes en poder de las Farc este año.

La propuesta

Regresando a la última propuesta del Gobierno colombiano para lograr la libertad de los secuestrados por las Farc, mientras la comunidad internacional manifestó pleno respaldo, expertos aducen que es confusa.

Esta vez, a diferencia de otras oportunidades, Bogotá está dispuesto a liberar incluso aquellos guerrilleros que hayan cometido crímenes atroces, aunque mantiene como condición el que no se reincorporen a las filas del grupo irregular al margen de la ley, como recurrentemente definió a las Farc Luis Carlos Restrepo el pasado jueves.

El esposo de Betancourt, Juan Carlos Lecompte, dijo a la AFP que la propuesta es confusa y hubiera sido más deseable que contuviera “respuestas a pedidos concretos de la guerrilla, como el despeje”.

Mientras Alejo Vargas, decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia “éste es un intento de negociar sin negociar”, a su juicio, no se trata tanto de la liberación de sus presos, sino del reconocimiento político que conlleva la idea del despeje (de los municipios Florida y Pradera, pedido por las Farc) y de la reunión con los delegados del Gobierno.

Vargas cree que la decisión de la administración de Uribe de flexibilizar algunas condiciones para lograr la pronta liberación de Betancourt y otros secuestrados “no va a modificar mucho el panorama actual”.

“Lamentablemente, no creo que eso vaya a tener ningún efecto real porque las Farc siempre en lo que han insistido es en el tema de reunirse directamente con el Gobierno para discutir y acordar el acuerdo humanitario”.

Posturas

“Si no hay una negociación de por medio, si no hay un encuentro del Gobierno y de las Farc no se va a producir la liberación humanitaria de todos los secuestrados”, dijo a la AFP el ex presidente liberal (oposición) Ernesto Samper (1994-98), a radio Caracol.

“El Gobierno quiere negociar sin negociar y las Farc quieren que le apliquen un derecho internacional humanitario que ellos mismo no practican”, agregó.

El ex guerrillero del Ejército de Liberación Nacional y actual director de la fundación Nuevo Arco Iris, que trabaja en análisis sociales y de paz, León Valencia, opinó que “el objetivo de las Farc no es liberar a los presos sino sentar al gobierno como contra parte para ganar estatus político y obligarlo a negociar”.

Valencia también estimó que la propuesta del Gobierno podría ser una “maniobra para bajarse de las responsabilidad sobre Ingrid o un desenlace fatal”.

Para Armando Borrero, ex asesor de seguridad y defensa de Ernesto Samper “Colombia decidió jugarse una carta más para acelerar el proceso, por lo menos de liberación de Ingrid Betancourt (...) nosotros jugamos hasta este límite ahora ustedes tomen la decisión”.

Pero para Borrero, la respuesta de las Farc es difícil preveerla pues “con ellos nunca nada sale bien, son como autistas en materia política, es perfectamente posible que no respondan a esto, ellos son capaces de jugar a que si se muere Betancourt tienen cómo culpar al Gobierno”.

Además de Betancourt -cuyo estado de salud se ha agravado según varias versiones-, entre el grupo de rehenes canjeables están tres estadounidenses, otros tres políticos colombianos y decenas de militares y soldados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6712 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/n111569.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO