Ruralidades

La forero "con mis hijos no se metan"

Pero a la hora que la honorable jueza, también madre, sentencia al bárbaro policía que es su marido, con quien quizás en momentos de amor concibió sus hijos, se expresa como el “mata niños” del estado Falcón contra un padre de familia: “te daré donde más te duela”.

El bárbaro falconiano cumplió con la amenaza. El niño José Rafael, de tres años de edad, pagó con su corta vida la poca importancia que le dio su propio padre a la amenaza insensata del asesino. Este aprovechó la ausencia del progenitor, y en presencia de la madre Mary Rodríguez, a quien sorprendió, le cayó a palos al inocente. Lo mató.

¿Es eso lo que usted más desea, señora Forero, cuando aliña su odio de policía antihumano, que, circunstancialmente tenía reprimido, cuando “vomitó” aquella velada amenaza contra los hijos de la juez Calderón?.

Uno acá prefiere pensar en positivo señora Forero. Y como abuelo de esos que ha gastado la vida en una constante lucha contra los procedimientos represivos policiales de adecos y copeyanos, espera que a la anterior interrogante usted le de una respuesta en negativo. Algo de humano debe quedar en la mujer policía que distribuyó las armas de guerra para matar compatriotas el 11 de abril de 2002, como para hacer un acto de constricción y arrepentimiento, por haber amenazado con darle a la juez Calderón “donde más le duela”.

Por otra parte, no creemos que a la ya también abuela, se le haya olvidado para qué el padre de sus hijos fundó la “célebre” brigada de asalto contra los barrios pobres de Caracas. Contra los más pendejos como alguna vez nos motejó el sabio Uslar. Ella probablemente recuerda el significado de aquellas cinco letras: “Fénix”. Nosotros, no “probablemente”, aunque no las descifremos las sufrimos en carne propia. No había condolencia con el llanto de una madre a quien le arrebataban un hijo para no volver a verlo. Por ese instinto criminal, ese cuerpo de asalto motorizado, al que sólo le faltó la cruz gamada, coincidió con Alfredo Peña y su consigna de “plomo al hampa” sin pedir identificación. Era que los muchachos de Forero, con sus “caballos” de dos ruedas y sus fucas 45, tampoco pedían papeles.

No pensó Forero que aquella consigna de las madres engañadas por Globovision, a las que nadie les amenazaba sus adorados hijos, le iba a servir a ella para desdecirse, pero en su caso de manera diabólica. Peligrosa, tal cual el monstruo de Falcón en la fase de la amenaza (¿??...).

No creemos que se vaya a producir pánico cuando nos hacemos eco de la denuncia pública del abogado Molina, hecha con la firmeza de un intelectual definitivamente socialista como su padre, con quien militamos a la diestra de ese gran hombre que fue Miguel Otero Silva. Pero sí debemos robustecer la vigilancia revolucionaria, lo suficientemente como para neutralizar las guarimbas leguleyo-policiales contra la justicia.

Por otra parte, parece una contradicción, cuando desde este espacio sugerimos una separación carcelaria que distancie a los oficiales reos (léase Simonovis, Vivas y Forero) de los subalternos policías. Esto se explica por cuanto percibimos en el clamor de una de las madres un mensaje casi en clave: “…Sólo pedía un juicio justo”. Y “el 11 de abril un sargento de apellido Balza…le entregó una HK a Erasmo para que se la tuviera”. ¿Querrán hablar?

¿Será esto último parte de una información más amplia? No olvidemos al oficial Delgado quien todavía paga la “desobediencia”, después del abrazo del oso.

Patria, Socialismo o barbarie.
pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3464 veces.



Pedro Méndez (*)


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición