La ONAPRE y el falso discurso de la CBST

La ONAPRE y el falso discurso de la CBST

Roberto López Sánchez

En las últimas semanas, ante las masivas manifestaciones de maestros y universitarios contra la confiscación del Bono Vacacional que ha realizado el gobierno de Maduro, los dirigentes de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST) han salido en su ya histórico papel de apagafuegos y esquiroles, tratando de engañar a los trabajadores que protestan con argumentos enrevesados.

Orlando Pérez (Sinafum) y otros directivos de la CBST, vienen repitiendo por los medios y redes que la "conquista laboral" que han logrado consiste en que el minúsculo porcentaje del Bono Vacacional que ha pagado el gobierno, se ha calculado en base al salario aplanado impuesto por la ONAPRE en marzo pasado, y no en base al salario de diciembre de 2021, como pretendió inicialmente pagar el mismo gobierno.

Esa "conquista" es en realidad un retroceso y una traición abierta a la lucha masiva que desde marzo de este año vienen realizando los educadores de todo el país. Pagar el 10 % del Bono Vacacional en base al salario impuesto por la Onapre en el mes de marzo, en vez de una conquista significa un aval y un fortalecimiento al maléfico Instructivo ONAPRE que aplanó las tablas salariales y eliminó o redujo las primas correspondientes por contrato colectivo tanto al personal magisterial como al universitario. Ese Instructivo Onapre del mes de marzo, redujo en un 70 % el impacto salarial que debió tener el decreto de aumento de salario mínimo que dictó Maduro en ese mes. Todas las protestas de los últimos meses han tenido como motivación la exigencia de derogar ese instructivo. Ahora la CBST, engañando a los trabajadores, pretende legitimar ese instructivo al avalar que el 10% del Bono Vacacional sea pagado en base al mismo.

Es una "raboe'cochino" lo que dicen los dirigentes de la CBST. Unas palabras engañosas, que llevan su veneno adentro. Hablan de una conquista, cuando en realidad es una pérdida. Una pérdida, además, doble.

Si los trabajadores aceptasen esa "conquista" que dice haber logrado la CBST, por una parte están avalando el malayo Instructivo ONAPRE que echó por tierra todas las tablas salariales contempladas en las respectivas contrataciones colectivas (contrataciones, por cierto, firmadas por la misma CBST), y que eliminó o picoteó las primas y los bonos allí establecidos. Por otra parte, estarían avalando la eliminación de hecho del Bono Vacacional. Porque pagar el Bono en diez partes, entre agosto de 2022 y julio de 2023, es simplemente eliminarlo, y convertir ese pago en una "limosna" salarial que desaparece completamente la posibilidad de que los trabajadores y sus familias disfruten las vacaciones.

Llama la atención que en las marchas oficialistas que convocó la CBST en esta semana, aparte de ser bastante escuálidas, las personas movilizadas o no sabían ni siquiera la razón por la cual se realizaba la marcha (evidentemente, allí había varias decenas de motorizados que no son ni maestros ni profesores universitarios, y que probablemente asistieron por alguna prebenda que el gobierno les ofreció), o se pronunciaban contra la Onapre exigiendo el pago completo del Bono Vacacional (https://www.youtube.com/watch?v=avyK6HHXA9I).

En otras palabras, la CBST juega con fuego al engañar a sus propios adherentes y sindicalizados, diciéndoles que supuestamente están exigiendo al gobierno que pague completo los salarios y bonos que ha desconocido la Onapre (https://cronica.uno/sindicatos-oficialistas-reconocen-desmejora-de-condiciones-salariales/), cuando en la realidad están promoviendo la consolidación del famoso "Instructivo" y avalando toda la pérdida salarial que hemos sufrido los trabajadores.

Otra parte de ese discurso traidor de la CBST consiste en decir que el pírrico aumento de marzo de 2022 significó un porcentaje sustancial con relación al salario anterior. Pero pasar de ganar 1,7 dólares mensuales a ganar 21 dólares mensuales (salario mínimo), o pasar de ganar 11 dólares (profesor titular, máximo escalafón universitario) a ganar 87 dólares mensuales, no constituyen salarios suficientes para mantener una familia en Venezuela.

Los salarios más bajos del continente, los de Haití y Cuba, superan los 80 $ el salario mínimo. Y los salarios de los educadores en toda Latinoamérica superan los 800 $ mensuales, y llegan hasta más de 3.200 $ en los escalafones más altos (https://eldiario.com/2022/06/16/profesores-venezolanos-salario-mas-bajo-latinoamerica/#:~:text=De%20acuerdo%20con%20la%20ONG,y%20Panamá%20con%202.200%20dólares).

Hoy en Venezuela la canasta básica supera los 477 $ mensuales (según datos del CENDAS-FVM, porque el BCV no cumple su obligación constitucional de informar los datos mensuales de inflación (https://www.swissinfo.ch/spa/venezuela-alimentaci%C3%B3n_salario-m%C3%ADnimo-venezuela-s%C3%B3lo-cubre-5---de-alimentos-seg%C3%BAn-ente-independiente/47689392). De manera que salarios por debajo de esa cifra son sencillamente salarios de hambre. Imposible cubrir en una familia los gastos mínimos de supervivencia con los salarios que el gobierno paga a los trabajadores de la administración pública, incluyendo a los maestros y profesores de todos los niveles educativos.

El gobierno de Nicolás Maduro es responsable directo de este deslave salarial, que ha afectado específicamente al sistema educativo venezolano, que ha generado una fuga de cerebros hacia todos los países del continente y hacia Europa, que ha hecho migrar a buena parte de nuestra juventud estudiantil y profesional, y que hoy tiene sumidas en la mayor crisis de su historia a las escuelas, liceos y universidades públicas.

Esta política antipopular y antinacional es la que respaldan los falsos dirigentes obreros de la CBST. Mientras glorifican en el discurso un supuesto "sistema socialista" que no existe en ninguna parte del país, apoyan simultáneamente un paquetazo neoliberal que entrega de manera secreta los recursos naturales del país a las multinacionales de todos los bloques económicos globales (chinos, iraníes, estadounidenses, europeos) y descarga sobre las espaldas del pueblo trabajador todas las consecuencias negativas de ese programa económico.

La crisis existe, pero solo para que la sufran los trabajadores. Esa es la consigna central de Nicolás Maduro y de la CBST.

Ante ello a los trabajadores venezolanos no nos queda otra que movilizarnos y protestar exigiendo nuestros derechos constitucionales, hoy conculcados por el gobierno.

En ese programa de lucha debe considerarse:

  • La movilización constante y pacífica que sirve para mantener y elevar el espíritu de lucha de los educadores.
  • La exigencia de destitución de los ministros de Educación, de Educación Universitaria, del Trabajo y de Finanzas.
  • Derogar el memorándum 2792 del año 2018, y el Instructivo de la Onapre del 2022.
  • No abandonar las universidades ni las escuelas, aunque se apliquen acciones de lucha que puedan significar "brazos caídos" o paros por horas, pues el objetivo debe ser convertir a los centros educativos en punto de convergencia de educadores, trabajadores de la educación, estudiantes, padres y representantes, y de otros sindicatos y gremios que se solidaricen con la lucha. Desde las escuelas, liceos y universidades deben salir las marchas exigiendo al gobierno las medidas mencionadas arriba.

Solo la lucha decidida de los trabajadores logrará conquistar los derechos laborales consagrados en la Constitución, la Ley del Trabajo y las Contrataciones Colectivas. Por encima de las amenazas y los insultos que todos los días profieren Maduro y demás dirigentes del PSUV, la genuina lucha de los trabajadores debe derrotar al falso gobierno obrerista.

La crisis que la paguen los burócratas y corruptos. Ya el pueblo venezolano ha sufrido demasiado en los últimos años de desgobierno madurista.

!!! LA CLASE TRABAJADORA UNIDA, JAMÁS SERÁ VENCIDA ¡¡¡

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 12 de agosto de 2022



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1437 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Profesor Titular de la Universidad del Zulia (LUZ) con ingreso en 1994. Licenciado en Educación (LUZ, 1994). Magister en Historia (LUZ, 2005) y Doctor en Ciencias Políticas (LUZ, 2013). Actualmente dicta 6 materias en la Licenciatura de Antropología en LUZ: Historia de América; Historia de Venezuela; Intercambios Económicos; Poder y Movimientos Sociales; Culturas Afroamericanas; y Modo de Vida e Identidad Nacional. Ha dictado seminarios a nivel doctoral y nivel maestría en universidades venezolanas; y seminarios de Historia de Venezuela en universidades de Chile y España. Actualmente coordina la Unidad Académica de Antropología. Ha dirigido proyectos de investigación a través del CONDES-LUZ, y CLACSO. Línea de investigación: estudio de los movimientos sociales. Ha publicado más de 50 trabajos científicos. @cruzcarrillo09

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad