Crónicas cotidianas

Tiene miedo con el bebé

Cuando se lo mandaron a la tía, Yulmin ya venía echaíto a perder, a decir de su propia prima. "Ya él era un mala conducta allá donde vivían en un barrio de Maracay que llaman Lumumba, que es demasiado peligroso. Y mi tía tuvo que ir como tres veces a buscarlo a un correccional donde no corrigen a nadie porque hasta los carceleros son pedófilos. Pero mi tía se murió de un infarto repentino y lo sacaron del ranchito porque era alquilado. El papá desapareció y llamó a mi mamá para ver si se podía quedar en la casa. Cuando tenía como ocho años vino varias veces a quedarse en la vacaciones escolares. Incluso una vez curso el septimo porque no tenía cupo allá. Así que se crió como un hermano de nosotros".

Pero Yaritza cuenta que recién llegado a la casa de ellos, en un barrio conocido como Bendición de Dios, pronto se convirtió en todo un personaje, amado y temido, por una extraña combinación de simpatía y maldad. "Tenía una gracia para las chamas, todas querían estar donde estaba él; pero se arrechaba y se volvía un tipo malo. Una vez peleó con un tipo como él, y con el chamo tirado en el suelo, sangrando y él no paraba de patearlo. Le partió los ojos, la nariz, cuatro costillas. Era sanguinario y parecía que no se podía parar cuando comenzaba. La policía vino a buscarlo y se lo llevó preso, y cuando le encontraron expediente, mi mamá tuvo que parir 200 dolares para que lo soltaran. Le pididó perdón a mi mamá y todos le advertimos que así no podía vivir en la casa".

Yaritza cuenta que ocho meses después, recién cumplidos los 16, preñó a una chama y se fueron a vivir juntos a una casita cerca de ellos. "Es que a la chama la botaron de la casa, y él ya hacia dinero, siempre tenía. A veces llegaba de la calle tarde en la noche y le daba cien dólares a mi mamá. Siempre nos dijo que vendía repuestos para un tipo que tenía un negocio en el Big Low y que se ganaba bien, más el rebusque. Y cuando la chama tenía seis meses de embarazo, se apareció con una moto bien linda. Ya pa´unos días para nacer el bebé, se apareció con un QQ, dijo que había vendido la moto".

En el cumpleaños del primer año del bebé, Yulmin se tiró el bonche del mundo. Hasta contrató a un grupo de vallenato. "Fue una fiesta de dos días. Le trajo un carrito de perros calientes a los niños y repartió cocuy por todo el barrio. Era pana de todos y todos le tenían miedo".

Tres meses después del cumpleaños, le avisaron a la tía que estaba en el CICPC de Maracay, detenido por cargar un kilo de cocaina, pero a la semana siguiente ya estaba de regreso en su casa con su mujer y su hijo. Yarita cuenta que su mamá todos los días le decía a ella y sus hermanos que no se fueran a juntar con el primo porque andaba en cosas muy malas. "Aunque él cuando venía a su casa en las noches, pasaba por la casa y nos traía cosas, carne, un pollo, pan, a mi me daba escondido 50 dolares para que los repartiera con mis hermanos. Y nunca escuche que tratara mal a la mujer ni al bebé. De hecho, ella siempre venía con el bebé y pasaba la tarde aquí. Es una chama buena".

En los primeros días de diciembre de ese mismo año 2018, llamaron de la policía y le dijeron que habían tres chamos muertos en la morgue y creían que uno de ellos era Yulmin. "Yo fui con mi mamá y nos pusimos a llorar cuando lo vimos. La policía dijo que tenía 22 tiros, la mitad en la cara y la cabeza. Dijo que fue un enfrentamiento entre bandas, porque habia dos muertos más, pero siempre creímos que los mató la policía. Según la policía había matado como a seis personas y dirigía una banda en el barrio donde él vivía. Su mujer le encontró en un escondite secreto en uno de los escaparates, un paquete con 12 mil dólares. Ahora está aterrorizada porque no sabe si ese dinero lo vienen a buscar. Tiene miedo con el bebé y ella misma".

Su tía ni siquiera lloró, solo se lo encomendó a Dios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: