¿Es posible que el antivirus haya matado a su creador McAfee, preso en España?

El magnate y programador informático británico-estodounidense John McAfee, fue detenido de lo más amable en el aeropuerto de Barcelona en España: el cuatro de octubre del 2019 y hasta el miércoles 23 de este mes de mayo del año que corre -parece ser que se suicidó- y pudiera ser que atentó contra su vida al resistirse internamente a que lo llevaran a los Estados Unidos, como fue aprobado ese mismo día por la Audiencia Nacional Española, donde era requerido por supuesto evasión de impuestos y ocultamiento de grandes ingresos. ¿Y ahora qué? Mandarán su cadáver para completar la función "española" de imponer la ley y el orden a nivel mundial, pero más a favor de la potencia americana. Sutilezas de la vida Sancho -diría, don Quijote, nada apenado. ¿Luchar contra los gigantes, no es posible -diría Sancho en respuesta? A no ser..., qué...

Antes, muchos antes, el preso privado de libertad John McAfee, quizás dejando caer su desprecio por su apresamiento, quizás con algo nada afín a las arbitrariedades y barbaridades que muchos países en común -entre ellos España- cometen a diario para complacer la "buena voluntad" de su hermana potencia imperial y bien arrodillados de lealtad se vuelven sumisos, quizás todavía pensando como país colonial, quizás en reverso, aseguró él: "Si me cuelgo, a lo Epstein, no será culpa mía". Lo que quedó como una sentencia a posteriori en espera. ¿La realizó? ¿En verdad se colgó? Sea o no sea, hay un culpable y, ese culpable es, la nación española que, han caído de bruces delante una maldita realidad que los hace delatores de su complaciente mala existencia exterior más que todo.

¡España para los españoles! ¡Y olé! Los bárbaros deudores y más de los Estados Unidos, serán desterrados si queréis vivir en paz hijos del alma, diréis ellos y con su conciencia tranquilas, hombres. Y se hizo la armonía, España reina y reinará, ¿y que dirán los gringos? Sí o no. ¡Pues hombre, pensad en el mañana! Que el que no la debe no la paga, el capitalismo en plena acción con acción de gracias, incluida que, muerto el perro hombre, no hay mal de rabia, ni quien ladre, veréis.

John McAfee fue -dejo de existir- el diseñador del software antivirus que desarrolló además, un escáner de virus informático del que España como país metido en la Internet aprovecha al máximo y ahora más que su fundador murió como preso en Barcelona, buen argumento que los hará más famosos dentro de esa inquisición que todavía se mete a su libre albedrío entre las entrañas de un pasado que sigue vivito de ojos azules y coja para otro lado que el que descarrila caerá, esa es la dinastía del Vuelvan Caras -¡oh, Páez!

Ese magnate que ya dejo de ser, nació en el Reino Unido -así como nació "Gibraltar"- que no es de España- pero él se crió en un estado de los Estados Unidos del que era perseguido, motivo por el cual perdió su libertad como preso en Barcelona de España, donde murió, atizado de mucho brío. ¿Y sus restos qué, quién los reclamará? O será catapultado por los españoles por evasor de impuestos como producto de su antivirus que viralizará el mundo más de lo que estaba, pero esta vez más por España y su hegemonía de servidor extraterritorial.

En los Estados Unidos, McAfee, ganó entre el 2014 y 2018 millones de dólares en criptomonedas, consultoría, charlas y venta de los derechos de su historia personal para un documental en el que no consta que moriría en España preso por los españoles como un pobre sabueso del magnánino imperio, que gozaba del aval de ser acusado lastimosamente de conspirar para realizar fraude y lavado de dinero que, le dejó ganar más de 13 millones de dólares y, además se le tildó de mentiroso y engañoso. Por lo que posiblemente los españoles serán más famosos que él al darle la prisión que se merecía en los Estados Unidos, a la que se negó con su muerte e ser llevado a ese país, donde a Trump no le han podido demostrar que evade impuestos mientras que, en España no han dado con el paradero de Leopoldo López, reclamado por la justicia venezolana y a la que entra y sale de ese país sin que se le vea, ya que ese tipo de justicia en España es ciega a conciencia y Venezuela en nada se parece a los Estados Unidos, ni tampoco es patio trasero de nadie.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 563 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad