Alerta a los murmurantes de la estulticia

Este 7 de Abril 2021 se produjo el fallecimiento de una sexta persona como consecuencia de una misteriosa enfermedad neurológica que se sabe, afecta a otras 44. Curioso que el primer caso ocurrió hace 6 años, fue en 2015 y ahora sale a la luz pública por autoridades sanitarias que detectaron esos pacientes y se lo tenían calladito. Los síntomas son: problemas de visión, pérdida de memoria, espasmos musculares y desarrollo de demencia.

En las redes de la alarma que enloquecen a la población, aderezan el comentario con perversidad, asustando al indicar que "los hospitales están copados" una mentira flagrante, que "no hay camas" engaño comunicacional de los que no informan la preparación venezolana hace tiempo felicitados por la Organización Mundial de la Salud. Podría seguir con demostraciones de los timos comunicacionales de la oposición irredente y ganada a la estulticia, prefiero no abundar ni ser repetitivo.

Para los murmurantes es "la Venezuela pro comunista esta" esparciendo el rumor sobre una no comprobada actitud oficial de ocultar las muertes por la Covid 19, y lo dicen con ignorancia evidenciada si no saben qué hacer para responder, ¿dónde están esos muertos que El Nacional y Globoterror and company no los cubren con fotos e imágenes? Será que "la dictadura Maduro" asesina, esconde y censura, a pesar de lo indemostrable de ese gamelote y no nos comparamos con el desmadre en la vecina tierra colombiana, crímenes permanentes a los que paisas, cachacos, tolimenses, los del Chocó, el Cauca, La Guajira, Santander, Cali y más etcéteras.

Lo de ocultar nueva enfermedad mortal sucede en la muy representativa y prosternada Canadá, vecina conejilla de indias de la politiquería gringa, la Canadá de gobiernos sirvientuchos de mucho rango para el capitalismo, aunque en honor a la verdad en las películas los EE UU se refieren a ellos casi con la misma estigmatización dedicada a los vecinos aztecas, porque los imperialistas son h d p, es decir hombres de paja conductual voceros espantapájaros no importa en qué idioma. Véale la cara de asombro estólido a oposicionistas de Logroño, convencidos por las indicaciones desde las redes, actuando cual borregos de odio similar a los cerdos salvajes o jabalíes desafiantes exhibiendo guapetonerías ridículas.

Producen justificada indignación los momentos de irracionalidad manifiestos por falaces "venezolanos" con burlas a los actos de defensa territorial por nuestras gloriosas fuerzas armadas herederas de la hidalguía bolivariana en la Batalla de Carabobo. Presencié junto a varios testigos uno de esos colmos, cuando una dama en su residencia nos dijo "a mí no me gusta el himno nacional", molesta porque confundió la hora de la canción patria por la radio a las 6 p m, con "otra cadena de Maduro". Las derrotas y los errores hay que saber digerirlos, pero del ridículo no se devuelve nadie. Tienen cero por su conducta doble "m murmurantes de malignidad, intenten bajarle dos o mucho más, su salud mental sabrá agradecércelo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 341 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: