La inocultable tragedia nacional

Morir de hambre, entre cuatro paredes, tratando de escapar del COVID 19, por  escasez de alimentos y la pérdida acelerada del poder adquisitivo; morir por el COVID 19, sin poder tener al lado al familiar;  morir porque no se pudo realizar la diálisis oportunamente, dado que no había insumos, agua ni electricidad; morir de Malaria, Tuberculosis, Sarampión o Difteria, como ocurría hace 40 años; morir por la falta de medicinas, insumos y personal médico;  morir a consecuencias de torturas en manos de tus custodios, después de haber estado desaparecido, como ocurría en la “Cuarta República”; morir acribillados, acusados de ser “terroristas”, cuando ya te habías rendido; morir porque tu familiar más cercano,  no tenía gasolina para llevarte a la emergencia de un centro de salud….Morir en fin, las causas son diversas, el dolor destroza los corazones de familiares y amigos sin distingo de religión, ideología, clases social o nivel cultural. 

Morir, ya que, no se encontró oportunamente una cama en la UCI;  morir en la protesta porque un “efectivo policial, militar o de inteligencia,  aisladamente”, hizo uso excesivo de la fuerza; morir por la depresión provocada por la situación de tragedia humanitaria;  morir de una apendicitis, derivada en peritonitis cuando no había antibióticos en el centro de salud; morir por encontrarse accidentalmente en un  sitio donde se realizaba un ajusticiamientos extra judicial; morir por desnutrición al nacer; morir en la observación de una sala de partos, dado que la paciente no pudo adquirir a tiempo la lista fe insumos para la cesárea; morir en un escudo humano, defendiendo a un gobierno al que confundimos con la patria, porque aquel prefirió una incursión militar extranjera, o el sacrificio de su pueblo, antes que  ir a unas elecciones limpias…. En cualquier circunstancia, la muerte acecha al ciudadano o la ciudadana, al estado, a la nación, en fin, al suelo patrio, que se dice defender. 

La muerte ronda silenciosamente en todas partes, el gobierno acude a su Big Data para ocultar su acorralamiento y la dura realidad. Sobre este tema dejo a los lectores algunas consideraciones e interrogantes para que se ejerciten en la cuarentena “voluntaria y radical”.

Consideraciones sobre la salud.

En Venezuela, la Densidad de Médicos en el año 2001,  era de 1.94 médicos/1000 habitantes; por otra parte, la Federación Médica Venezolana, indica en 2017,  que en los últimos 14 años se habían ido del país más de 26.000 médicos; así mismo, según The World Fact Book, una agencia proveedora de información a la CIA, organización de inteligencia norteamericana, indica que los 10 primeros países con la mayor densidad de médicos son: Cuba( 8.19), Mónaco( 6.56), San Marino( 6.15), Suecia ( 5.4), Austria (5.14), Georgia ( 5.1), Uruguay (5.05), Noruega (4.63) y Grecia ( 4.59); Rusia ocupa el lugar 18 con 4.01; Estados Unidos el puesto 56, con 2.59 y China el puesto 90 con 1.79; bueno Venezuela estaría en  el puesto 85, no analizada en esa oportunidad por la mencionada organización. 

Ahora bien, las fuentes pudieran no ser dignas de crédito, desde el punto de vista de inteligencia política; sin embargo, la CIA debe asegurarse de información útil, completa, oportuna y confiable, que es la base para el éxito de las criminales intervenciones de los Estados Unidos en el mundo; y la Federación Médica Venezolana, reporta la información que suministran sus seccionales, por lo que sus cifras podrían estar muy cercanas a la realidad. 

Esta Federación informa que, según sus registros, se fueron del país 2.100 Anestesiólogos, 6.900 Pediatras, 1.500 Médicos Internistas, 9.000 Médicos Generales, 2.500 Cirujanos Generales, 145 Urólogos, 1.400 Ginecobstetras, 1.160 Terapeutas Infantiles, 1.100 Traumatólogos y 565 Radiólogos. 

Finalmente, en una última consideración, tenemos los números del Dr. Elio Ríos Serrano, médico bolivariano zuliano, en mi concepto, verdadero revolucionario, que en uno de sus artículos en Aporrea, consideró que,  ajustándose a la nueva política revolucionaria de salud, derivada de la CRBV, necesitábamos en 2017, para atender 22 millones de personas, 17.600 médicos, que deberían atender 17.600 núcleos de salud, donde cada núcleo atendería 250 familias, a un promedio de 5 personas por familia, lo que se tendrá como resultado esperado,  la atención a 4.400.000 familias venezolanas, es decir, 22 millones de habitantes. 

Para esta nueva política revolucionaria de salud en Venezuela, a la que hace referencia el galeno zuliano, bajo la concepción de la Atención Primaria de Salud, durante la gestión del Comandante Chávez, se construyó como nunca en la historia del país la infraestructura y equipamiento con los consultorios de Barrio Adentro I (1.000 en su primera fase), los CDI, CRI y CAT, sin embargo, esta infraestructura, equipamiento y atención, puntal para la construcción de un sistema alternativo al sistema tradicional curativista/ mercantilista, fue descuidada y  se inició un deterioro lastimoso que terminó afectando a toda la población venezolana, no es casual que el Ejecutivo Nacional había iniciado un relanzamiento de este sistema alternativo.

Sobre las bases de esta primera consideración, asociada a la salud, dejo para la reflexión las siguientes interrogantes: ¿De dónde salieron los 13.000 médicos que, en muy corto tiempo, según la Vice Presidenta, a raíz del COVID 19, han visitado 143.717 familias? ¿De dónde aparecieron los médicos que atenderían las 23.000 camas que según el Presidente están “listas” por si fuera necesario, más los médicos que atienden la Pandemia en los 46 hospitales centinelas? 

Consideraciones sobre la economía, rumbo al precipicio.

Al 2019, la economía venezolana sufrió su quinto año consecutivo de contracción, ocurriendo la más brutal en 2019, con una caída de 35%. Ahora con la llegada del COVID 19, según algunos organismos internacionales, Latinoamérica cae en 5,2% del PIB, y Venezuela tendrá una caída de 15% del PIB. Si bien es cierto, las sanciones económicas y financieras agravaron la dramática situación de la nación, caracterizada por una indetenible hiperinflación, no es menos cierto, que la llamada guerra económica, fue montada sobre la base de los costosísimos errores en materias de políticas fiscales, monetarias y cambiarias.

No existe posibilidad alguna, que la gestión de gobierno encabezada por el Presidente Maduro,  revierta la situación económica actual, lo que incrementará el hambre, producto de la pérdida del poder adquisitivo del venezolano, en donde las causas raíces, pudiéramos ubicarlas en la corrupción sin precedentes, burocracia exacerbada y una actitud poco favorable hacia el uso de las ciencias y técnicas para crear las bases materiales de un proceso de transformación, o lo que es lo mismo, incapacidad tecno política para acometer la problemática de la economía nacional. La Economía es una ciencia social, por lo tanto, no solo requiere del juicio intuitivo, sino también del juicio racional.

Sobre esta consideración tenemos las siguientes interrogantes

¿Con que recursos apoyaría el gobierno aproximadamente a seis millones de familias para que se mantengan en cuarentena “voluntaria y radical, con la caída de los precios de petróleo, disminución de la producción en 55 % y destrucción de PDVSA?  ¿Se podrá activar el aparato productivo nacional? ¿Si fuera verdad que existen 4.150.567 Milicianos entrenados y listos para el combate frente a una invasión militar extranjera, según el Presidente Maduro, cuánto sería el costo de ello en alimentación, hidratación, logística, transporte y apresto operacional? 

¿Sabe ud., que Brasil, con 360.000 hombres en armas activos y 1.652.500 en reservas, le cuestan al Estado Brasileño, 29.300 Millones de US$ en 2018?  ¿Qué opinión le merece, el hecho que en la FANB, sus componentes regulares cuentan con 150.000 efectivos (3, 57% de la Milicia Bolivariana), que según el Presidente, son 4.150.567 efectivos, casi el doble de efectivos del ejército Chino? ¿En el marco de la Pandemia en Venezuela, la disminución de los precios del petróleo, que dispara el dólar paralelo, pulverizará lo poco que queda del salario mínimo?

Consideración en lo político, social y cultural

La extraordinaria orientación derivada de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el plano político, social y cultural; que venía a llenar un vacío generado por la colonización del pensamiento político, social y cultural venezolano, fue sutilmente desviada, en favor las nuevas élites del gobierno nacional, en detrimento del pueblo llano, traicionando el legado de Chávez, cuya figura quedó solo, como el más certero instrumento de manipulación del soberano, ocultándose tras la consigna: “Aquí no se habla mal de Chávez”. ¿No son las acciones y decisiones del gobierno nacional las que hablan mal de Chávez?

La “inclusión social”, como el misil de la transformación de la sociedad venezolana, fue sustituida por el “control social, político y militar” del soberano, a través del Carnet de la Patria, los CLAPs, la estrategia mediática y la “unión cívico militar”, ante el fracaso estruendoso de la gestión gubernamental en el plano económico, político y social. 

La situación derivada de las desviaciones de derecha del llamado “proceso bolivariano” fueron disminuyendo el apoyo popular a la revolución bolivariana, que hoy a lo sumo llegaría a un 20% de apoyo al gobierno. Todo el estamento legal asociado al avance del poder popular y la economía social, se estrelló frente al poder constituido, burócrata y corrupto, donde las posiciones “revolucionarias”, más temprano que tarde sucumbieron ante el gran capital, hasta el punto de que las Comunas, derivaron en una gigantesca estructura organizativa, sin orientación política revolucionaria, donde la corrupción, el amiguismo y el nepotismo sepultaron las esperanzas del soberano.

La cultura derivada de una sociedad rentista y extractivista, donde el ciudadano requiere hacerse rico de la noche a la mañana, fuente del bachaquerismo; actitud opuesta a la cultura de una sociedad industrial, solo recibió mínimas variaciones provocadas por las intervenciones del Comandante Chávez en el Aló Presidente. 

Las interrogantes sobre las consideraciones políticas, sociales y culturales

¿Qué sucedió con la inclusión social? ¿Y qué del Estado Comunal, como transición al Socialismo? ¿Cómo sucumbió la Economía Social ante la Economía Capitalista entre los años 2009 y 2012? ¿Ha defendido el Presidente Maduro a las Comunas como si fueran su vida, tal como se lo imploró el Comandante Chávez en el Golpe de Timón? ¿Por qué fueron aplanados los salarios de los trabajadores en un gobierno obrerista?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1321 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI