El país del hambre engendra una fractura incurable

Como partícula indivisible, la actual sociedad humana no se divide en países, ni etnias, ni religiones…, sino en clases sociales. Podemos fraccionar el mundo en continentes, países, ciudades, distritos, municipios..., y en cada uno de ellos estarán presentes las clases como fracción social básica, determinantemente indivisible. Si fantaseamos dividiéndola en gordos, flacos, blancos, amarillos, negros, altos, bajos, feos, bonitos, cristianos, judíos, musulmanes…, siempre hallaremos que todos ellos coexisten dentro de una realidad social fragmentada en clases. El origen de tal división proviene −entre otros−, de los modos de producción, que son: el modo de la comunidad primitiva; el modo esclavista; el modo feudal -artesanal individual en su origen, luego artesanal industrial-, y el modo capitalista. El último repite con fallido disimulo la miserable realidad del siervo de la gleba, aquel que con su familia faenaba sin descanso para subsistir y servirle el señor feudal, su propietario.

En ese señalado escenario de la sociedad de clases, la idiosincrasia latinoamericana siempre ambientó, educó y estimuló a los hispanohablantes, y algunos caribeños, para que zanjasen sus discordias pacíficamente, salvo eventuales conflictos limítrofes, y las guerras civiles pos-coloniales dictadas por caudillos "alzados", quienes solían volver sus armas y unirse a su rival para defender la Patria ante un eventual ataque del extranjero. Así ocurrió en nuestro país en los años 1902-03. Sin embargo, hoy, no nos acompaña esa hermandad de Patria que englobaba a la familia, al vecino, a los compañeros de estudio o trabajo, amigos, e inclusive opositores radicales. Ya no estamos cobijados bajo aquella entrañable costumbre para dirimir en paz cualquier controversia social, política y económica. Esa gentil concordia, hecha brújula patriótica dentro de nuestra sociedad de clases, está siendo asesinada por el agónico capitalismo, cuyos ejecutores nacionales, regionales e internacionales codician la riqueza de la República Bolivariana de Venezuela. Para lograrlo repiten los macabros planes que imponen y mantienen en otros continentes, que aquí consisten en la urgente y absoluta división del pueblo venezolano, el cual sería despojado de sus cuantiosos bienes. La estrategia es engendrar la irreparable fractura familiar y social que, ya lograda, pasa a ser INCURABLE, pues la consecuencia será una guerra civil en cierne que impondrá una degollina maldita. Veremos al padre que vende al hijo; al hijo que elimina al padre; al hermano que conspira contra el hermano que rechaza sus ideas; al vecino que delata a quien fue su aliado inseparable, pues en ellos entrará el veneno del odio científicamente inculcado por los capitalistas, y difundido a través de los medios de comunicación y los púlpitos que le sirven. Dopan con el odio, y cuando ese odio anide en los códigos de la sangre, será por siglos. De tantas verdades históricas citamos tres ejemplos:

EEUU. Guerra de Secesión. 1861-65. "Muertos: 617 000… El Norte perdió 359 000 y el Sur 258 000. Hubo más muertes debidas a epidemias y enfermedades que a la guerra en sí." (1) Y agregamos: actualmente son decenas los estados que piden separarse de la Unión. En el Salvador. 1980-92. La guerra dejó un saldo de 75.000 muertos, en su mayoría civiles. (2). La Guerra Civil Española (1936) dejó 296.944 muertos. En 17 años cumple un siglo, y hay hogares donde aún subsiste el dolor impuesto por la guerra. Y lo es tan cierto que en el año 2007 –apenas ayer− tramitaron la "Ley de Memoria Histórica", que en la actualidad contempla: "«el carácter radicalmente injusto de todas las condenas, sanciones y violencia personal [...] durante la Guerra Civil…». […] la ley establece que ante las demandas de revisión de juicios, la Justicia no podrá rechazarlas invocando las leyes de la dictadura, definidas como «represoras y contrarias a los derechos fundamentales», como ha ocurrido hasta la actualidad. Ayudas a los represaliados. Las ayudas existentes a las víctimas del franquismo y a sus familias (pensiones, compensaciones financieras) son extendidas…, [y] podrán beneficiarse con hasta 135.000 euros las familias de las «personas fallecidas en defensa de la democracia entre el 1 de enero de 1968 y el 6 de octubre de 1977»." (3) Y casi 100 años después, España sigue suturando sus heridas.

A ello se suma el cinismo de EEUU cuando dirige su exterminio disfrazado de "ayuda humanitaria", siendo lo cierto que ese país es el que merece realmente dicha ayuda. Citamos: Philip Alston, relator de la ONU dijo: "EEUU tiene 41 millones de personas pobres, de los cuales 18,5 millones sobreviven en pobreza extrema, y dentro de ésta, uno de cada tres indigentes es un niño, que es parte de su creciente hambruna. (4) Y hasta CNN tituló: "Los pobres en EE.UU. son más pobres desde la llegada de Trump, según un informe de la ONU". [ ] Estados Unidos tiene la tasa de mortalidad infantil más alta de 20 países ricostiene una de las tasas más altas de pobreza infantil en el mundo desarrollado con un 21%. También consideró las tasas… de encarcelamiento." (5).

Dopan con el odio, y en la historia de la sociedad humana dividida en clases NI hubo, NI hay, NI habrá UN solo día SIN guerra. Las verdades citadas confirman que la pugnacidad es permanente, y genera guerras entre estados y dentro de los estados, produciendo auténticas mortandades provocadas por la clase explotadora que domina los ya citados modos de producción, posee los medios de producción e impone las relaciones de producción. La voracidad les obliga a apropiarse por cualquier medio del poder económico y causar dos tipos de guerras: las que libran al interior de la clase explotadora los distintos sectores internos de dicha clase que chocan para apoderarse de más capital; y las que llevan contra aquellos que luchan contra la sociedad de clases.

Los pueblos aman a los pueblos, y entre ellos comparten sus penurias. Jamás podríamos excluir al de EEUU, cuyo relativo confort es pagado por el dolor de otros pueblos, vive en una sociedad súper tecnologizada en la cual los capitalistas prohíben y trampean la cultura humanística, y tiene una extraordinaria capacidad de producción que nos lleva a imaginar su grandeza dentro de una revolución socialista, y sin embargo aún no ha podido detener el proceso de robotización que sin saberlo lo sufre, por lo cual lo hará la realidad objetiva que cada día lo ahoga más, y despertará en él la lucha por una sociedad auténticamente libre; no la de sueños, estatuas y celuloide para zombis, sino la de pueblo soberano, dueño de su destino.

juliancabrerag@gmail.com

___________

(1) https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Secesi%C3%B3n.

(2) https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_civil_de_El_Salvador.

(3) https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Mortalidad_en_la_guerra_civil_espa%C3%B1ola,_por_inscripci%C3%B3n_en_juzgados).

(4) https://www.europapress.es/internacional/noticia-experto-onu-considera-pobreza-eeuu-extendido-administracion-trump-20180602131118.html.

(5) https://cnnespanol.cnn.com/2018/06/22/los-pobres-en-ee-uu-son-mas-pobres-desde-la-llegada-de-trump-segun-un-informe-de-la-onu/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 826 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a276146.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO