Comunicado Social 001/18

Sobre las pretensiones intervencionistas y acciones injerencistas del autodenominado Grupo de Lima

COMUNICADO SOCIAL 001/18

La EMBAJADA DE DERECHOS HUMANOS, para la Investigación, Educación, Promoción y Defensa en Derechos Humanos en la República Bolivariana de Venezuela, inscrita como Fundación ante el Registro Público Quinto Circuito del Municipio Libertador, Caracas, Distrito Capital, bajo el Número 30, Folio 149 del Tomo 6 del Protocolo de Transcripción, hace del conocimiento público nacional e internacional, su más contundente rechazo a las pretensiones intervencionistas y acciones injerencistas que desde el autodenominado Grupo de Lima se ciernen sobre Venezuela, al arrogarse las atribuciones de los Presidentes, Jefes de Estados, Jefes de Gobiernos y Primeros Ministros de la región, con la ilegítima decisión de no permitir la participación del Presidente Nicolás Maduro, en la representación soberana del pueblo venezolano ante la VIII Cumbre de las Américas a celebrarse durante los días 13 y 14 de abril de 2018, en Lima Perú. Acción absurda que se acompaña de la decisión arbitraria, infundada y unilateral del gobierno Peruano quien retiro la invitación formal al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, en franca contravención a los Principios del Derecho Internacional, y en específico de la Carta de la OEA.

Venezuela es un Estado fundador del Sistema Interamericano y del mecanismo multilateral de Jefes de Estados denominado Cumbre de las Américas, único foro en el sistema de la OEA que permite la participación directa de los Presidentes, Jefes de Estados, Jefes de Gobiernos y Primeros Ministros que constituyen el organismo, recordando para ello que el máximo órgano colegiado de decisión que forma parte de la estructura de la OEA, es la Asamblea General representada en este caso por los Cancilleres, Ministros de Relaciones Exteriores, Secretarios de Estados y demás homólogos, no por los Jefes de Estados, como si ocurre en las Naciones Unidas, es por tal razón que se creó como punto de encuentro la Cumbre de las Américas, para permitir la participación a los altos dignatarios en el consenso y la toma de decisiones de trascendencia para el Continente, aun cuando el verdadero interés de los EE.UU en 1994 era otro. Por consiguiente, cualquier decisión sobre la participación o no de un Estado en cualquiera de los organismos del sistema interamericano, es una atribución exclusiva de los Estados en pleno adoptarla a través del procedimiento diplomático habitual en plena garantía de los derechos que a tal fin le corresponden al Estado concernido.

La Embajada de Derechos Humanos hace votos de respeto por el acervo normativo de la Organización de Estados Americanos y de la Cumbre de las Américas, y hace propicia la ocasión para efectuar un llamado a los gobiernos de los Estados miembros para apelar a la sindéresis y al cumplimiento irrestricto de sus compromisos internacionales, suscritos y ratificados en la Carta de la OEA y demás tratados, convenios y acuerdos que sustentan el sistema.

EMBAJADA DE DERECHOS HUMANOS EN LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Av. Vollmer. Edif. Normandie. Piso 4. Oficina 401. Urb. San Bernardino, Caracas, D.C. AP1010

embajada.ddhh@gmail.com / www.embajadaddhh.org 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 718 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a259584.htmlCd0NV CAC = Y co = US