Hospital Materno infantil de El Valle

El vicepresidente de la Republica debe responderle al país, y, sobre todo, al país bolivariano, por lo ocurrido anoche en el hospital materno infantil de El Valle.

Más allá del hecho condenable de atentar contra una institución hospitalaria en general, acto proscrito por todos los acuerdos humanitarios del mundo civilizado –mucho más cuando se trata de una institución de salud materno infantil– hecho que denota la calidad de los "principios éticos" que quienes pugnan por desconocer el orden constitucional y retrotraer al país a las políticas neoliberales del capitalismo imperialista; es necesario señalar que, como en la mayor parte de los muchos problemas por los cuales atraviesa actualmente el proyecto bolivariano, tal como hemos sostenido en otros artículos, una buena parte de la responsabilidad de lo sucedido es atribuible a nuestra propia incapacidad e ineficiencia.

 

Concretamente, en lo sucedido anoche en el Materno infantil, no es posible que, en la crítica situación en que nos encontramos, en que está como quizás nunca antes en juego el futuro de la revolución bolivariana y el futuro del proyecto antiliberal de toda Latinoamérica, nuestro presidente constitucional, al que medio país defiende pese a todo y pese a nuestros propios errores, salga ante el país a declarar que "he ordenado la activación" de no se cual nivel del Plan Zamora, y que anoche no hubiese ninguna protección efectiva en esta institución de salud pública. Seguramente no la había en ninguna otra.

Es más, no es posible que, a esa misma hora, no hubiese una efectiva vigilancia y patrullaje de los órganos de seguridad en los barrios y urbanizaciones de la ciudad, que haya impedido, de forma preventiva, la ocurrencia de los desmanes que, a esa misma hora y en el mismo sector de El Valle donde se encuentra el hospital en cuestión tenían lugar y que hicieron más compleja la labor de traslado de los pacientes a sitios seguros. Hechos vandálicos que ocurrieron asimismo en uno que otro sector de la ciudad.

Hay que decirlo de forma crítica y contundente. En este momento en que todo está en juego, es INACEPTABLE que esto haya podido ocurrir, y, por lo tanto, debe haber un responsable y deben tomarse medidas. En este sentido, el vicepresidente de la República, como mínimo, debe salir a dar la cara ante el país y ante quienes defendemos esta revolución y RESPONSABILIZARSE por estos hechos en todo lo que le corresponde al gobierno en materia de garantizar la seguridad interna de la nación.

Ya basta de tanta ineficiencia. Ya basta de que nunca haya responsables, y de lo que quizá es peor, si se le mira desde el punto de vista de los principios revolucionarios que Chávez mismo nos legó con su ejemplo: que nadie se responsabilice de nada.

No es posible que, es estas difíciles circunstancias, haya que defender esta revolución teniendo que hacerlo en dos frentes: Teniendo que defenderla frente a la sedición golpista de la derecha, y, al mismo tiempo, frente a la ineficiencia supina de nuestros dirigentes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 875 veces.



Alfredo Mariño Elizondo

Miembro del PSUV.

 marinoa@cantv.net

Visite el perfil de Alfredo Mariño Elizondo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Mariño Elizondo

Alfredo Mariño Elizondo

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ddhh/a244558.htmlCd0NV CAC = , co = US