Resistencia indigena Vs Arco Minero del Orinoco

A propósito de la conmemoración del día de la resistencia indígena este próximo 12 de Octubre, es oportuno colocar en mayúscula el tema del Arco Minero del Orinoco que cada día exige mayor transparencia en su manejo. Ya se conoce que en la coyuntura de la aparición de la guerra económica que padecemos y la baja de los precios del petróleo, el Gobierno incluye la actividad minera en un componente importante de la Agenda Económica Bolivariana. En un primer escrito que emití recién anunciado el decreto No. Referente al desarrollo del AMO, por la forma en que se enfocaba la explotación de las riquezas minerales del mapa, dije que había que abrir un debate responsable y de altura, por la magnitud de intervención de la naturaleza que ella implicaba. La minería, en este caso del oro y el diamante, desde hacen más de 30 años que lo conozco, además que destruye la naturaleza (suelo – ríos y vegetales), movilidad incontrolable de gentes de los diversos estratos y nacionalidad, corrupción de funcionarios de los diferentes niveles de los gobiernos que pasan y, ahora nuevos elementos que se han hecho presente como el paramilitarismo y los llamados "sindicatos"; son realidades que se mezclan en las minas y, son las mismas que se harán presente en las intervenciones de nuevas zonas vírgenes en la región de Guayana. Es por esto que no se debe improvisar ni se debe permitir que el AMO se lleve a cabo en las condiciones como el gobierno pretende implementarlo, entregando nuestras riquezas a empresas transnacionales que tienen prontuarios colonialista, écocidas y etnocidas donde han operado y, también colocando supuestas empresas nacionales encamuflados como mineros. Se están moviendo multimillonarios intereses del capital internacional y nacional que ponen en riesgo nuestra soberanía que tanto ha costado alcanzar con sangre, sudor y lágrima.

Muy rápidamente hago un paseo histórico para una ubicación en el tiempo. Nuestra resistencia indígena se inicia a partir del año 1.492, una vez que los aventureros disociados y harapientos españoles, encabezada por Cristóbal Colón, se ensañan contra nuestros pueblos, con la única razón por la búsqueda de el Dorado. Acá, en la hoy Venezuela, nuestro abuelo Guaicaipuro, encabeza acciones de resistencia para echar de estas tierras a los conquistadores en defensa de la tierra y el pueblo indígena, quién muere luchando a mano de los españoles a raíz de la traición por uno de sus propios compañero; luego, le toca al negro José Leonardo chirino, quién se alza contra sus amos, tratando de liberarse de la esclavitud, es acorralado con sus gentes, capturado y condenado a muerte. 300 años después, de tantos va y venes del proyecto independentista, nuestro libertador Simón Bolívar, logra nuestra independencia político militar del yugo español; 200 años después, con la llegada de nuestro Comandante Hugo Chávez Frías, ante la pérdida de los valores patrios, las grandes conquistas históricas, se recobra el sentido de Patria, se eleva el orgullo y la autoestima del venezolano y la conciencia por el crecimiento integral del hombre y la mujer venezolana, dirigidos a transformar este País en un gran País, y eso se está observando con todo los tropiezos que se conocen.

No hay que negar, hay problemas!, el proyecto revolucionario bolivariano tiene problemas, y con todo eso, el País no se va acabar. .pasan y se acaban los hombres. Hemos luchado y resistido en más de 520 años por la construcción de este nuestro País, tierra de gigantes!. Se han expuesto diversas opiniones acerca del AMO tales como documentos, análisis, cálculos, estudios e investigaciones y, casi todos señalan que el proyecto minero, como está concebido, es inviable. Es tiempo de rectificar.

Los pueblos indígenas no hemos hablado. Solo han hablado algunos líderes y funcionarios indígenas con responsabilidades políticas en el gobierno, haciendo el triste papel de mandados y, ni siquiera participan en las pequeñas mesas de grandes decisiones. Triste papel!, es un parecido al papel que jugó un personaje bíblico que, por un puñadito de oro vendió a su maestro.

Como indígena, luchador y descendiente de la estirpe Caribe (Kari`ña), de convicción revolucionaria, dejando claro mi posición con mi primer escrito, asumo responsablemente mi posición ante la historia, y por los principios de la causa indígena por los cuales he luchado desde hacen años y, por los postulados indígenas que están contenidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela por las cuales también trabajé. Con esto, hago un llamado a mis hermanos y hermanas indígenas a no ser partícipe en la destrucción de nuestra propia madre tierra. Saludo a los compatriotas de la plataforma contra el Arco Minero que públicamente y de manera valiente están en pié de lucha. Al Presidente de la República Nicolás Maduro Moros, a que evite el desarrollo de una catástrofe tanto ambiental y humano en nuestra región.

titopoyo.c@gmail.com

Suscribe: Tito Poyo

Indígena del Pueblo Kari´ña



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2268 veces.



Tito Poyo

Luchador indígena

 titopoyo.c@gmail.com

Visite el perfil de Tito Poyo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social