Psicoterror y colapso, desde las clínicas

Todo el oposicionismo fascista está resteado en acabar con el gobierno que preside el obrero, Nicolás Maduro. Las clínicas y centros médicos privados no son la excepción. Todo lo contrario. Están poniendo de su parte en esta guerra de guerrilas, para ablandar la revolución y así, poder justificar el Golpe de Estado.

Primero, un conspicuo personaje del Colegio de Médicos lanzó una sarta de mentiras y psicoterror, que tuvo su efecto negativo en la población, no solo de Aragua, sino en todo el país, sin dejar de mencionar que en los medios privados nacionales e internacionales difunden como noticia, una supuesta epidemia que va convirtiéndose en pandemia, cuando lo que ha habido, es un virus conocido como Chikungunya.

Con el brote de este virus, en todas las clínicas y centros médicos privados se han dado a la siguiente tarea:

1. Al paciente que llega con fiebre y malestar, de palabras, le dictaminan que tiene Chikungunya y le dicen que se vaya a un centro de salud público, porque ellos no tienen los reactivos para tratar ese virus y es muy delicado;

2. Le dicen al paciente que no lo pueden declarar como paciente de Chikungunya, porque, supuestamente, el gobierno les tiene prohibido reportar casos como "chikungunya" y así, van rodando rumores y bolas, todas infundadas.

Estas locuras bien orquestadas, buscan crispar los ánimos en la población y elevar a la N potencia el psicoterror, además de que a esos centros médicos y clínicas privadas, sí han llegado casos con Chikungunya, que no requieren de ningún reactivo especial, ni tratamientos especiales, más allá de acetaminofén, absoluto reposo en cama y líquido abundante, pero los irresponsables de las clínicas le han recetado antibióticos, como amoxicilina.

Y en el paroxismo de las crueldades, se han dado casos de pacientes que han llegado a esos centros de salud privados, con los síntomas del Dengue y del Chikungunya, pero también con otros síntomas y otras afecciones asintomáticas, que potencian el colapso del organismo y la persona muere, al cabo de varios días sin atención médica y mal atendidos o medicados. Esto es una forma de asesinato, con responsables que deben ir presos. Este delito no es el de Fuenteovejuna.

Por otra parte, han perseguido colapsar toda la red de salud y centros hospitalarios públicos del país, amén de que muchos incautos han esperado la muerte en su casa, producto del psicoterror que nos han impuesto los criminales de las clínicas centros de salud privados, apoyados en mensajes de psicoterror, de manera abierta en las redes electrónicas y radiales, velada, en los medios televisivos privados del país.

Mientras unos asesinos se defecan en el juramento hipocrático, para hacer una guerra con la salud contra el Pueblo, otros como José Gregorio Hernández, Jacinto Convit, los médicos cubanos, los egresados de la ELAM, los médicos comunitarios y muchos tantos médicos en cuanto rincón hay, han bregado y siguen haciéndolo, por la vida y por la paz, para fortuna de todos.

El caso es que como esta campaña de psicoterror con la salud ha sido profundizada y han empujado a la ciudadanía hacia los centros públicos, pudieran asumirse un conjunto de medidas, entre otras que el Estado considere pertinentes, tales como:

1. Que el paciente que sea atendido en los centros de salud públicos y posea póliza de seguro de HCM, voluntariamente, pague con su seguro, una cuota de aporte que le sea descontada al seguro que corresponda.

2. Inspeccionar todas las clínicas, sin soslayar, ni emergencia, ni casos de hospitalización, cirugías, etc., con la asignación de inspectores fijos, de médicos, enfermeros, trabajadores de la salud y comités de salud de los consejos comunales y las comunas, que ya existen y las leyes del Poder Popular les asignan estas competencias, que no han sido aplicadas.

3. Establecer centros de recepción de atención de denuncias, control y seguimiento en relación con esta delicada situación de salud, provocada por los dueños y médicos de los centros de salud y clínicas privadas.

Finalmente, ante esta criminal arremetida oposicionista, es tiempo de que el gobierno bolivariano, socialista y chavista, que preside Nicolás Maduro, aproveche esta circunstancia y desprivatice la salud, interviniendo las que incurren y han incurrido en tales delitos contra la humanidad, además de promover los consejos de trabajadores y la propiedad colectiva de los trabajadores (médicos, enfermeros, camilleros, personal de limpieza y técnicos), que garanticen la adecuada, justa y permanente atención de la salud privada, convertida en mixta o de propiedad y producción social. Con el Comandante Chávez, la revolución forzaba hacia adelante, como hizo con la vieja PDVSA. Con el Presidente chavista, Nicolás Maduro, que la derecha no se equivoque.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2348 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a195775.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO