Cómo la IV trató a un preso enfermo de cáncer terminal

A Manuel Llanes Bustamante, conocido como Manolo en el seno de su familia, un día se le ocurrió meterse en un complot para ponerle un explosivo al carro donde viajaba Rómulo, el grupo que se metió en eso fue contratado por Chapita (para los menores de 30 años, el dictador Trujillo de Santo Domingo).

El atentado fracasó, a Rómulo sólo se le quemaron las manos y los participantes en dicho atentado fueron descubiertos más rápido que inmediatamente, la señora madre de Manolo, Elsa Bustamante de Llanes (no recuerdo si este apellido era con Y o con LL), fue de ipsofacto detenida y llevada a la Digepol en donde les dijeron a sus hijos, hermanos de Manolo, que estaría detenida hasta que Manolo se entregara.

Manolo inmediatamente se entregó, en la cárcel desarrollo un cáncer (no recuerdo si ya lo tenía antes de caer preso), Manolo murió en la enfermería de la cárcel con su señora madre al lado.

Los detalles específicos del asunto no los recuerdo bien, era yo muy joven entonces, pero en síntesis así trató la IV a un enfermo terminal de cáncer.

Rómulo, por cierto había dicho que se le quemaran las manos si él robaba, pues se le quemarón.

Conozco esta historia porque una hermana de Manolo estaba casada con mi tio, hoy fallecido, Alejandor d' Empaire. Las cosas que recuerdo de este lamentable asunto me impactaron mucho aunque en ese tiempo, por supuesto nadie sabía de "derechos humanos", y esto es sólo un detalle de las tropelías que entonces se cometieron.

Sin más comentarios, rodilla en tierra esperando que se apele de inmediato de esta decisión de un juez incalificable.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2761 veces.



Victoria Elena Otero de Chacín


Visite el perfil de Victoria Elena Otero de Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: