Se suman más a la lista. Y, aun no están vengados

Corrían los años sesenta. Días muy duros para el común del pueblo: Represión, persecución, prisión sin juicios, redadas policiales, cárcel hasta por hacer deportes en las calles de Caracas, por no existir canchas deportivas ni espacios apropiados. Ser joven, ser moreno o negrito, ser estudiante, ser pobre, ser de un barrio era un delito condenado sin juicio previo. Mediante la ley de vagos y maleantes. Se adquiría un pasaje a las colonias penales del dorado sin más pasaporte que la decisión de un prefecto o cualquier funcionario adeco o copeyano.

Eran días en los cuales la única esperanza o alternativa a los vicios inducidos en nuestros barrio era o la de arriesgarse a estudiar, o ser parte de una célula o comité de base del PCV. Eran días en los cuales pretender mejorar las cosas se podía pagar con la vida, en una prisión torturado y desaparecido después. Eran días en los cuales arriesgando nuestros pellejos hacíamos pintas o manifestaciones de calle gritando con pesar “camarada tu muerte será vengada” una escena que se repetía una, y otra, y otra vez cada vez que un camarada o amigo caía por las balas del pacto de punto fijo. Hasta la saciedad. Lo cierto es que nuestros mártires. Muertos quedaban y en la impunidad, pese a saber quien o quienes eran los autores materiales e intelectuales. Nada pasaba, excepto más represión popular.

Una vez obtenido el gobierno en 1998, esos mártires siguen sin ser vengados. Aunque sus memorias son resaltadas. Los autores de sus asesinatos habitan en impunidad y muchos hasta en exilios dorados. Es más, pese a ser gobierno, no tenemos el poder. Y es por esa razón que los mártires del golpe de estado 2002 - 2003, están sin ser vengados, pese a que existen documentos fílmicos y escritos que delatan a sus asesinos. Como conocidos son quienes asesinaron a Danilo Anderson y están libres.

En el colmo de esa impunidad, muchos asesinos fueron perdonados. Sin consultar a sus dolientes. Pese a eso, han reincidido y producido más muertes y seguimos con más impunidad y los camaradas caídos acompañados por nuestra eterna prédica “tu muerte será vengada”. Nuestros deudos enterrados y, sus victimarios desfrutando de las bonanzas que el gobierno procura para los venezolanos. Compran apartamentos lujosos en USA, en Miami, Nueva York, Madrid. Pero engruesan sus fortunas con negocios y traiciones que comprometen a nuestra nación. Aquí mismito.

Hoy un agente del sionismo internacional sanguinario – que quiso ser presidente. ya antes perdonado -, y opresor, sin ningún reparo usó el espacio radioeléctrico nacional para llamar a la guerra. Su calculada acción ha producido más de 8 victimas fatales, centenas de heridos, millones de Bs en perdidas materiales, públicos y privados. Todo por que no puede acceder al poder con consentimiento popular. Quieren acceder al poder, tan solo para desvalijar a la nación y entregar sus riquezas a los poderes sionistas internacionales que van desvalijando pueblos por el mundo y masacrando a sus habitantes.

Es el momento de tomar el poder. Ya tenemos el gobierno. La justicia debe actuar sin dilación, ni contemplación. Lo privilegios y los favores deben cesar. Los delincuentes genocidas, deben recibir todo el peso de la ley. Mientras más poder tuvieran y lo utilizaren para delinquir, mayor debe ser la sanción.

El pueblo revolucionario pierde la paciencia. Nos asesinan, nos atacan, nos acosan, destruyen nuestras instituciones, bienes particulares y públicos. Nada pasa. ¡Basta de impunidad! No nos sigan pidiendo paciencia y paz, mientras nos diezman y los asesinos siguen libres. No solamente los asesinos materiales, si no los intelectuales. Esos asesinos intelectuales que se escudan en los medios de comunicación para imponer sus matrices y maldades, para acusar a otros de sus delitos, para enfermar la mente y salud del pueblo. Mientras hacen negocios muy lucrativos. Ya no nos pidan paciencia, calma, o paz. Si las instituciones gubernamentales no funcionan y dan castigo al VIOLADOR ASESINO, entonces es el momento de hacer justicia por otros métodos. No queremos más retoricas, queremos acciones concretas.

Empecemos por favor a vengar a nuestros mártires

No queremos esa venganza enfermiza y sanguinaria. No, queremos la aplicación de justicia. Sentir que nuestros hermanos y camaradas no cayeron en vano, que su memoria es un digno ejemplo que nos recuerda lo necesario del sacrificio por el bien común, pero con justicia, sin privilegios ni concesiones. Ellos y sus deudos deben saber que los amamos y respetamos por su sacrificio.

Que estas muertes recientes no pasen a engrosar la larga lista de olvidados y recordados a medias. Hagamos de Éllos, estatuas ideológicas vivas de justicia en nuestras conciencias y corazones. Así tendremos por fin paz.

(*)Abogado Chavista - Revolucionario

Javierdelvallemonagas@gmail.com

http://planetaenpeligro.blogspot.com/2013/04/se-suman-mas-la-lista-y-aun-no-estan.html

Facebook: Javier Monagas Maita

Sintonice todos los sábados de 7 a 9 pm “Información Al Desnudo” por 89.3 FM digital de Nueva York


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1373 veces.



Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a163832.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO