Cuento o Razón

¿Quién mató al político embustero?

El periodista Juancho Marcano luego de venir con su perro Pipo del conuco, limpió un poco los helechos y las calas del jardín, almorzó y después se acostó en su hamaca a revisar los mensajes y las informaciones por su celular, en el cual lee cualquier tipo de cosas, bien sea por los grupos de washat, por las páginas digitales de los periódicos o por las redes sociales.

En el Facebook en el cual cada quien publica, república o comparte textos de cualquier tema o naturaleza, que da a veces la sensación de que muchas personas será que ni comen ni duermen y se la pasan pegada a esa red social, colocando en sus muros lo que se le ocurra o lo que le gusta de otros integrantes o participantes en dicha plataforma. Por eso no todo ahí se puede leer o creer o divulgar porque al final nadie sabe de qué fuente viene y puede resultar que es una información falsa, y quien queda mal es él que se hace eco de tal texto.

Pero bueno, así son las cosas, y cada quien lee y comparte lo que le venga en gana. Por tal motivo al periodista Juancho Marcano, le llamó la atención un cuento titulado: ¿Quién mató al político embustero?, que trataba de un asesinato de un militante de un partido que le prometía mucho al pueblo, pero que al final no cumplía, y así fue viviendo y ocupando cargos públicos bien por elección popular o por designaciones que le hacían cuando su partido era gobierno. Pero como todo tiene su final o se acaba, un día el mencionado político apareció muerto detrás de unos matorrales en un terreno baldío, y todo se volvió un misterio a pesar de que el susodicho vivía en un pueblo pequeño que todo se sabía. Sin embargo nadie sospechaba de nadie o en todo caso todos eran sospechosos y así a las autoridades policiales se le hacía difícil descubrir el asesino en aquel poblado tan pequeñito, donde nadie sintió ni vio nada, lo cual es cosa rara, porque en los pueblos casi todos ven y sienten lo que pasa. Pero lo cierto del caso es que al final, el supuesto autor del cuento, afirma que él que escribió el cuento tampoco sabía nada, y de paso si se ponían a matar a políticos embusteros, habría que matar a un gentío.

El periodista al leer este texto, se acordó de un viejo de Tacarigua que cuando escuchaba un cuento o una historia parecida, exclamaba: "No sean tan pendejos",y eso fue lo que dijo Juancho Marcano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 877 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones