Crónicas cotidianas

Jaime

Nos conocimos en el auditorio de la Facultad de Humanidades de la Universidad Central de Venezuela, en un acto creo que organizado por la Liga Socialista. Iban a cantar nada menos que Alí Primera y Gloria Martín. Entonces yo estudiaba Letras y él biología. Comenzamos a conversar sobre la izquierda, el imperialismo y el enemigo común. Debió ser la 11 de la noche cuando todo terminó y nos fuimos caminando por la entrada Tamanaco de la UCV, que era por la Plaza Venezuela. Para entonces él vivía en Los Dos caminos y yo en Los Ruices y agarramos el autobús. Aún había autobuses en Caracas a esa hora y mucha actividad de gente comiendo, bebiendo cervezas y de camino a sus hogares. Al otro día, antes de ir a clases a las 5:30 de la tarde, pasé a la Facultad de Ciencias y allí lo encontré. Hablaba con todo el mundo. Era un gran conversador y no se detenía. Fue el inicio de una larga y fructífera amistad. No sabía que por separado estábamos siendo contactados por una misma persona, quien era estudiante de sociología. Así que, entramos a militar juntos a la misma organización de izquierda en un frente político, que era una de las fachadas de una organización que creía en la lucha armada como camino para hacer la revolución.

Juntos, con otros compañeros, organizamos el Primer Festival de Música Oriental, el cual fue todo un éxito. También el segundo. En esa militancia de aprendizaje y enseñanza, Jaime y yo casi éramos como uña y mugre. Yo estaba casado y poco tiempo después él también se casó. Así que compartíamos los deberos políticos con los del hogar. Debíamos hacer maromas para mantenernos y mantener nuestros hogares, además del sacrifico de los estudios universitarios. Después yo entré a estudiar comunicación social, en donde también organizamos un acto en el estacionamiento de la escuela. Allí le tomé pasión a la fotografía, él ya hacia fotografías, por lo que había una razón más para el vínculo. Tenía una terquedad proverbial, aunque era un militante disciplinado. Juntos estuvimos en varias partes del país, captando gente para la organización. Trabajamos codo a codo, fuimos a los liceos. Eran parte de nuestras tareas. Luego, como parte de ese proceso político, nos fundimos en la Nueva Alternativa para impulsar la candidatura de José Vicente Rangel en 1983, donde también estaba el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV). Creo que yo cursaba el 5to semestre de comunicación y él estaba por graduarse de biólogo. Había regresado la desesperanza de la izquierda y cada quien había cogido su rumbo. Creo que él ya estaba casado con Eneida, quien es química y tuvieron dos chamos bellos e inteligentes. Jaime había sido siempre un ecologista, o sea, un marxista reciclado, yo andaba metido en el mundo de las yerbas, pero ya ejercía periodismo. Juntos nos pusimos a hacer fotografía para vivir y en el baño de servicio de mi casa, pusimos un laboratorio. En ese cuartico teníamos un revelado, las bandejas, los químicos, etc. Al tiempo yo me divorcié y me mudé a otro sitio. Perdimos el contacto. Él creo que se dedicó a la investigación y a dar clases en la universidad. Yo ya hacia muchas cosas en el campo del periodismo.

Alguna vez nos encontramos por tuiter y nos prometimos vernos, cosa que nunca ocurrió. Eliecer me dijo que tenía problemas con la próstata. Indhira se lo encontró y le dijo que estaba mejorando. Hace dos semanas, me encuentro que su familia publica la noticia de su partida. Nunca me sorprendí tanto. Nunca me dio tanta arrechera no tener recursos para irlo a ver. Compartimos buenos años de la vida. Jaime Fleitas era un hombre inteligente y preocupado, estudioso y acucioso. Amaba a su país y creía en que algún día vendría un mundo mejor. Ya era un gran biólogo sin haberse graduado aún. Es de esas muertes que no se te salen de la hipófisis, que te laten y te laten. Es cuando uno pregunta, a dónde se fue el tiempo…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 545 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: