Acción Política, llave de construcción identidad social y cultural en Venezuela

Venezuela en sus últimos veinte (20) años de década del siglo XXI, en acciones políticas se ha mostrado por experiencia de desarrollado masivo de la actuación de las organizaciones populares. En esta materia, la hipótesis principal es que estas asociaciones u organizaciones contribuyen a la conformación y transformación de los grupos populares como sujetos sociales, fortaleciendo así tejido social para su propia identidad cultural y al mismo tiempo las nuevas prácticas y subjetividades políticas democráticas. Es impresionante como la sociedad venezolana representada por sectores populares hacen suyo trabajar en grupos para lograr metas trazadas en planes y proyectos del estado.

En este contexto, la acción política colectiva criolla, históricamente ha asumido diferentes formas; las llamadas visibles como las movilizaciones y protestas y otras menos observables como el asociacionismo vinculadas a demandas, proyectos y a estrategias de resistencia cotidiana. En ello, analistas y especialistas en el desarrollo de los movimientos sociales ha dado prioridad a las expresiones de inconformidad al construir su identidad, pues la acción se manifiesta y la silenciosa es resistencia, una variedad de formas organizativas se articulan mediante voluntades y esfuerzos para hacer frente a la resolución de problemas comunes o para hacer viables utopías compartidos.

En este orden de ideas, la importancia que han tenido los procesos organizativos en la consecución de un lugar físico, simbólico y político, protagonizados por los pobladores populares en las ciudades, los estudios sistemáticos y la conceptualización sobre el asociacionismo popular son escasos, a ello Torres, (2002) dice mientras ciudades como Caracas y San Pablo están suficientemente documentados sus procesos de conformación para asentamientos populares urbanos las modalidades de organización y acción colectiva, pero en otras ciudades de la región son menos conocidos tales procesos.

Desde una perspectiva histórica, a lo largo del siglo XX, en especial a partir de la década de los años cincuenta, las formas de asociación más generalizadas fueron las Juntas de Acción Comunal llamadas comúnmente Hijas del Frente Nacional, que se convirtieron en las instituciones subordinadas tradicionalistas de aplicación de prácticas comunitarias, cuyo tema era la lógica clientelista. Estas acciones políticas sus líderes y su pensamiento se basaban en lo pragmático mediadores de las necesidades colectivas y de recursos del Estado, generando modelos de acción caudillistas y monopolizador.

Un elemento fortalecedor de identidad cultural y social a través de la acción política es el rasgo de identidad común, el cual este nuevo asociacionismo su declarada autonomía frente al Estado es su distanciamiento crítico en las prácticas clientelistas, y la fuerte convicción por su identificación con las ideologías de izquierda de la época, a pesar de no mostrar vínculos orgánicos con sus partidos o movimientos políticos. Este conjunto y centros culturales se autodenominaron "organizaciones populares" para diferenciarse de otras formas organizativas subordinadas al Estado.

De manera tal, no menos importantes a estas ideas, la reconstrucción de la historia en Venezuela y de sus organizaciones ha influido en el tejido social local, y de la misma intensidad en la construcción de identidades colectivas y en la formación de ciudadanías, actores sociales con mentes críticas, pero que es asociacionismo?, John Locke (1632–1704) expone apoyado en postulados de Aristóteles (384 a. C.-322 a. C.), "afirmaba que las personas nacían sin ninguna habilidad innata y que aprendían a formar representaciones en base a la experiencia y no a partir del raciocinio", lo que significa emplear como estrategia la experiencia para construir desde las bases rasgos que caractericen a sectores es valorizar el sentir de un pueblo.

Finalmente el propósito de este artículo es mostrar de manera sencilla como el sentido y la potencialidad de algunas experiencias significativas de organización y lucha popular urbana en nuestro país, dan la configuración de nuevas identidades sociales, cultural de prácticas y subjetividades políticas, es decir la idea central no es otra que, como el fenómeno del "asociacionismo" urbano alternativo contribuye a la formación de sujetos sociales en los sectores populares de la ciudad, a través del fortalecimiento de su tejido social para la formación de identidades culturales y de la generación de nuevas prácticas o acciones políticas democráticas que fortalezcan su identidad social y cultural.

Bibliografía

Eric Jensen (2004) Cerebro y aprendizaje. Competencias e implicaciones educativas. Nacea: Madrid

Oscar Cartillero (2020) M. Teoría Asociacionista: sus actores y aportes psicológicos. Barcelona

Real Academia Española (2002) Diccionario de la Lengua Española. Madrid España. Editorial Espasa Calpe.

 

heliscastillo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 636 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas