Hacía el Bicentenario de aquella batalla del 24 de junio de 1821

Aquel proscrito formidable

Sabías que.  El General Francisco de Miranda navegó directamente a Trinidad, con el propósito de encontrar una fuerza que lo auxiliase.  

Allí apareció el Almirante Cochrane, quien le brindó apoyo en barcos, armas y hombres, y puso vela, el 24 de julio de 1806, rumbo a la costa de Venezuela con su pequeña flota, compuesta de unos quince navíos que llevaban a bordo unos quinientos oficiales y hombres.

Esa mañana del 2 de agosto, su pequeño ejército logró desembarcar en un lugar llamado La Vela de Coro, pero, habiéndose retrasado el desembarco en unas treinta y seis horas por causa de un fuerte ventarrón y la ignorancia, o quizá la traición, del piloto, los agentes del gobierno español tuvieron tiempo para dar la alarma en la costa, y para preparar la defensa.

Cuando Miranda avanzaba sobre el enemigo, los españoles huyeron; los indios, liberados de la presencia de sus amos, se acercaron en grandes grupos a los nuevos visitantes y, al enterarse del objetivo de su llegada, gritaron: ¡Éxito al general Miranda! No en balde Andrés Bello, cuando conoce la imponente personalidad de Miranda, refirió: “Aquel proscrito formidable que personificaba en sí la revolución americana”. Este es otro saber republicano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 488 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones