El pan es requerido en el Cuartel General de San Mateo, 1814

El pan es un alimento que proviene de las civilizaciones antiguas, que contiene valor alimenticio, valor de intercambio, religioso, estético; entre otros. En fin, es considerado parte importante de la dieta diaria en el desarrollo humano.

Partiendo de estas referencias nos interesa en la presente nota historiar la solicitud del citado alimento que se hiciera en plena Guerra de Independencia de Venezuela; en esta ocasión, por parte del Ejército Patriota instalado desde el 20 de febrero hasta el 30 de marzo de 1814 en la población valle aragüeña de San Mateo, y conducido por nuestro Libertador Simón Bolívar.

Toda institución militar organizada amerita regular la logística disponible y aún más, cuando se trata de un conflicto bélico. Por esta circunstancia el Libertador Simón Bolívar decretó en la ciudad de Valencia, el 10 de Octubre de 1813, el "Reglamento de sueldos, alimentos y vestuario", cuyo contenido expresa en unas de sus partes lo siguiente:

"Doc. 436

1- Todo Sargento, Cabo y Soldado de cualquiera Batallón o Escuadrón de línea gozara diariamente de una ración compuesta de un medio real de carne, y un cuartillo de aquel pan que se encuentre en el país en que resida…

6- Cuando por escasez de la carne, o del pan, no recibiera alguno de los renglones, se le abonará por el primero, medio real; y por el segundo un cuarto de real…

Cuartel General de Valencia, 10 de Octubre de 1813.

Antonio Rafael Mendiri Simón Bolívar

Secretario de Guerra"

(Ver: Sociedad Bolivariana, Escritos del Libertador, tomo V, Doc. N° 288-561, 7 de Agosto-31 de Diciembre 1813, Caracas, Edit. Arte, 1969, 443 p).

Para darle viabilidad al reglamento en cuestión, ameritó la creación del cargo y funciones de un Intendente del Ejército, recayendo en esa oportunidad en Fernando Disdier, Comisario General del Ejército republicano, quien fue juramentado el 18 de Febrero de 1814 y estuvo bajo la autoridad directa del propio Libertador.

En este contexto, desde el Cuartel General de San Mateo, el citado Intendente emitió e intercambió comunicaciones con el ciudadano Juan Nepomuceno Ribas y Herrera, Director General de Rentas Nacionales, quien igualmente fue nombrado por el Libertador para dicho cargo en la ciudad de Caracas, el 3 de Enero de 1814. Ribas y Herrera fue un activista civil del movimiento revolucionario independentistas y miembro de los once hermanos Ribas y Herrera, se casó con María de Jesús Palacios y Blanco, tía del Libertador Simón Bolívar. Asimismo, fue propietario de la hacienda El Palmar (San Mateo) comprada a las hermanas Teresa y Belén Aristeguieta, y éste la cedió a sus hermanos José Félix y Antonio José Ribas y Herrera. Este último, quedo dueño de la misma.

Volviendo al tema de las misivas anunciadas, vale resaltar algunas de ellas que forman parte de los documentos referentes a la Guerra a Muerte en 1814, publicados en el Boletín del Ejército Libertador de Venezuela. Veamos.

"Para la subsistencia de éste ejército que consta de 3.000 hombres, no hay más recursos que los que Vuestra Señoría (V.S) me proporciona y algún panque me manda el justicia del Consejo ciudadano Juan Nepomuceno Ribas, pues los demás pueblos están evacuados, como V.S ordenara que no cesen las remisiones de víveres, en particular el pan, que es de lo que se hace el mayor consumo.

Dios guarde a V.S muchos años. Fernando Disdier

Cuartel General de San Mateo, 9 de Marzo de 1814".

(En: Vicente Lecuna (compilador), "Efectivo del Ejército en San Mateo", Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Enero-Marzo de 1935, tomo XVIII, N° 35, p 148).

Una semana después (17/03/1814), el Director de Rentas Nacionales dirige un oficio al ciudadano Gobernador Militar de la ciudad de Caracas, manifestándole su interés por resolver las demandas del apreciado alimento. En este sentido, señala:

"Todos los individuos comprendidos en la adjunta lista, se hayan presente elaborando el pan de los hospitales y galletas para la subsistencia de los ejércitos, tan interesantemente que por el hecho de desampararse un momento del amasijo se pierde la porción de harina que tiene preparada. Comunícolo a V.S para que se sirva redimirlo de la necesidad de presentarse hoy en la plaza mayor, a conformidad del bando publicado.

Dios guarde a V.S muchos años Juan N Ribas

Caracas, 17 de Marzo de 1814".

(En: Vicente Lecuna (compilador), "Panadería del Estado", Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Enero-Marzo de 1935, tomo XVIII, N° 35, p 158).

Es interesante analizar la importancia que significó en aquel tiempo como en la actualidad, el estimado pan, base alimentaria del ser humano. Con razón el pueblo francés demandó entre sus prioridades al pan dentro de los requerimientos que explica la irrupción de su Revolución iniciada el 14 de Julio de 1789.

En este contexto podemos afirmar que la aludida solicitud interpuesta por el ejército patriota en febrero-marzo de 1814, revela un fenómeno y complejo de circunstancias que llevan a las y los involucrados en el asunto a tomar decisiones para administrar en tiempos de crisis los pocos recursos de que se disponen y las altas demandas de necesidades no satisfechas. Hago este comentario para señalar el siguiente oficio en extenso emitido por Juan N Ribas a Fernando Disdier, desde la ciudad de Caracas al Cuartel General de San Mateo, el 20 de Marzo de 1814. Observemos.

"Del Director General de Rentas

Habiendo manifestado a Vuestra (V) en 14 del corriente, con muy sólidas reflexiones, la notoria imposibilidad de remitirle galleta, e indicándole los medios más obvios y sencillos de proveer de pan ese ejército, insistir en que se le remita aquel artículo, como lo hace en oficio del 17 del mismo, es fatigarse inútil y estérilmente a vista de las razones expuestas en mi citado oficio: Por tanto es necesario que V se aproveche de los referidos medios que seguramente producirán el resultado que es de apetecer en las actuales circunstancias.

Hay abundante de maíz en los altos de San Pedro y del partido de Los Teques, en cuya cierta suposición enviará V comisionados celosos y activos que extraigan las partidas suficientes al abasto del Ejército, de la que se elaborará pan en El Consejo, La Victoria y aun en ese pueblo de San Mateo; pudiendo asegurar a V que de este modo lograra evitar la necesidad que me representa; pues de este mismo recurso me valí en la época de la anterior República, y a beneficio de él se suministraban sobre nueve mil raciones diarias de pan, aun siendo la carestía y circunstancia más lastimosas que en el día de que V mismo es testigo ocular…

Al Comisario General del Ejército

Caracas, 20 de Marzo de 1814"

(En: Vicente Lecuna (compilador), "Emigración hacia Caracas", Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, Enero-Marzo de 1935, tomo XVIII, N° 35, p 160).

Interesantes reflexiones que muestra la realidad de un producto alimenticio en carestía y cuyo consumo fue demandado por el Ejército patriótico instalado en San Mateo en los meses de febrero-marzo de 1814. Al concluir, modestamente me uno con esta nota a los 204 años conmemorativos de las efemérides citadas.

San Mateo, 12 de Marzo de 2018.

mateodeoroguaipur@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 496 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N Y ab = '0' /cultura/a260529.htmlCd0NV CAC = Y co = US