Tras ser detenida por haber denunciado presunta "mafia de la gasolina"

Fue liberada Lisbeth Soto, pero bajo régimen de presentación

A Lisbeth Soto se la llevaron unos funcionarios (de civil) de una estación de servicio del Grupo San Luís (Barquisimeto), tras denunciar que allí operaba una presunta "mafia de las gasolineras"

A Lisbeth Soto se la llevaron unos funcionarios (de civil) de una estación de servicio del Grupo San Luís (Barquisimeto), tras denunciar que allí operaba una presunta "mafia de las gasolineras"

Fue liberada la camarada Lisbeth Soto, luego de su presentación en tribunales del Estado Lara en Barquisimeto, a donde fue llevada después de pasar un día detenida, tras haber denunciado a una presunta "mafia de las colas de la gasolina".

Lisbeth Soto, había sido detenida el sábado 19 de junio, por denunciar la existencia de "mafias de la gasolina", en una gasolinera ubicada cerca del Centro Comercial Sambil Barquisimeto. Posteriormente a ello, varios sujetos de civil se la llevaron en un vehículo y transcurrieron más de 9 horas antes de conocer su paradero, en el comando de la GNB del sector La Montañita del municipio Palavecino, a donde fue llevada por agentes de inteligencia en un procedimiento a todas luces irregular. Al día siguiente se produjo su presentación ante tribunales.

Sin embargo su liberación no fue plena, ya que seguirá sujeta a régimen de presentación y prohibición de acercarse a cualquiera de las bombas del grupo de gasolineras San Luis.

El movimiento popular solidario, aunque lo considera una victoria de la rápida campaña de solidaridad que se desató en redes sociales a escala nacional, y con apoyo concreto en su región, ve esta decisión judicial como "una aberración que la deja prisionera de un tribunal burgués". Así lo expresó en su cuenta de Twitter el Movimiento de Mujeres Clara Zetkin.

Para las organizaciones populares y corrientes de izquierda que se movilizaron en favor de Lisbeth Soto, la compañera fue víctima de una criminalización de la denuncia, de la protesta y del ejercicio de la contraloría social, al optar el sistema judicial por proteger a los denunciados, mientras la dejan a ella con libertades restringidas y a expensas de una posible nueva detención, después del intento de imputarla como responsable de cometer algún delito.

Por esta razón, los movimientos sociales y de izquierda que la han acompañado seguirán en campaña para lograr libertad plena y que se inicie una averiguación sobre los hechos que motivaron la denuncia y protesta de Soto, sobre la cual opinan que ha recaido una retaliación, como castigo a la osadía de atreverse a tocar a supuestos factores corrruptos con poder. Se preguntan por qué se detiene a una ciudadana denunciante en lugar de abrir averiguación sobre los hechos denunciados y cuáles son los criterios de actuación del poder judicial del cual sospechan que actúa parcializado en contra del pueblo y para provecho de intereses malsanos.

 

 

 

 

 

Noticia anterior relacionada:

La activista popular Lisbeth Soto sigue detenida en Lara tras denunciar a las "mafias de la gasolina"
Aporrea - www.aporrea.org


20/06/21 - www.aporrea.org/ddhh/n365667.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3766 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter