Navidades tristes: El pernil a 3 millones el kilo, el cartón de huevos 2 millones cuatrocientos, harina de maíz en 700 mil Bs

Navidades sin hallacas ni pan de jamón

Navidades sin hallacas ni pan de jamón

Credito: Agencias

Haciendo un recorrido el día de ayer y de hoy por varios comercios de Caracas pudimos observar la desesperación de los consumidores, quienes aterrados ven que no pueden costear casi ningún producto por la subida violenta de los precios de los productos de la canasta alimentaria, que desde hace bastante rato, o lo que  simplemente consumen es una cesta de sobrevivencia, con muy poca proteína, debido a que la caja del CLAP no satisface la ingesta de nutrición básica pues solo trae puro carbohidrato:  5 paquetes de arroz, dos de harina de maíz amarillo, 1 kilo de azúcar, a veces trae aceite, otras veces algún grano y ya no trae leche.

En casi todos lados el cartón de huevos se disparó a 2 millones cuatrocientos mil bolívares, el queso llegó a 2 millones, la carne en 2 millones trescientos; el kilo de leche varía entre 4 y 7 millones, por ejemplo, la leche socialista, Los Andes, no baja de 6 millones, así como el café de la empresa estatal, Fama de América que tampoco se encuentra por debajo de los 4 millones el kilo.

Un paquete de harina está entre los Bs 620 y 720 mil, dependiendo de la marca, los demás ingredientes como el pernil a 3 millones el kilo, más las alcaparras, aceitunas y pasas totalmente incomprables.

En uno de los recorridos por Antímano y La Vega, los compradores entraban y salían cabizbajos, mientras muchos negocios se mantenían casi vacíos a pesar de la flexibilización. Y hasta los negocios de los chinos, donde se encontraban mejores precios, ahora resulta que son también incomprables, un litro de aceite de calidad regular sale en 890 mil, un tinte de cabello que costaba hace dos meses 320 mil ahora cuesta Bs 980 mil.

En cuanto al alimento de mascotas 1 kilo de perrarina de mediana calidad vale de $ 2,50 a 3 el kilo y de gatarina entre $ 4 y 5 el kilo. Y si hablamos de trastes de reses y aves, el bofe está entre 800 y 1 millón, mientras la pajarilla entre 500 y 800 mil, el higadillo de pollo cuesta 800 el kilo. Los pellejos que antes se regalaban, ahora los venden por 100 o 200 el kilo.

Y a la pregunta a varios de los consumidores, de la razón por los altos precios, la respuesta común, en la mayoría de los casos era que tanto las sanciones impuestas por el gobierno de EEUU, la especulación en la cadena alimentaria y la mala administración y corrupción del gobierno, eran los causantes del dolor que atraviesan los venezolanos.

Ante la pregunta, si los aguinaldos aliviarían la frustración e impotencia para adquirir lo básico, solo se reían, porque ya no hay comida básica, que en la cuarta había comida básica como caraotas, sardinas enlatadas, arroz, harina, café y huevos, pero ahora ya eso eso forma parte de alimentos inalcanzables y que cada aguinaldo solo sirve para 1/2 cartón de huevos, menos de 1 kilo de queso y dos paquetes de harina de maíz.

Algunos de los entrevistados manifestaron que sobrevivían con las remesas, pero que ya no les alcanza como antes, mientras que los pocos que ganan salarios en dólares por la empresa privada expresaron que lo que antes era un buen sueldo como $ 150, ya no lo es. Y en cuanto a la gran mayoría que vive de salarios mínimos, que recurre a la economía informal, al rebusque, a la venta entre vecinos, pero que se está llegando a un techo porque todo el mundo quiere vender y casi nadie puede comprar, como dijo el señor Luis Perales, residente de Mamera, 'estamos pelando como nunca antes'.

A la otra pregunta, sobre la posibilidad de estrenos de ropa, la mayoría indicó que si no tienen para sustituir la ropa vieja, ni zapatos o ropa interior, mucho menos pueden soñar con estrenos ni para ellos ni para los niños. Ante esto, lo que mas anhelan son zapatos de calidad, como antes que tenían alternativas, pero ahora ni los mas "balurdos" son baratos.

A la última pregunta, sobre cómo pasarán las navidades, casi todos dijeron que muy tristes, que tal vez la mas triste navidad de todos estos años, porque lo poco que agarren será para medio comer, y que no es por la pandemia, porque una buena mesa con comida, alivia cualquier adversidad, continuó la señora Martina, habitante de Antímano.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7213 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas

Revise noticias similares en la sección:
Cultura y tradiciones


Revise noticias similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise noticias similares en la sección:
Economía