Terminal de La Bandera en Navidad y Fin de Año:

El bachaqueo de pasajes entre Caracas y el interior

Credito: GRM / Aporrea.org

Una cosa son los precios de pasajes en taquilla y otra es el "no hay" y los pasajes conseguidos con los "cargadores"

Una cosa son los precios de pasajes en taquilla y otra es el "no hay" y los pasajes conseguidos con los "cargadores"

Credito: GRM / Aporrea.org

Caracas, Terminal La Bandera, en días previos y durante la Navidad.- Un recorrido por las instalaciones del terminal de La Bandera, con varias visitas puntuales en estas fechas decembrinas, nos permitió conocer de primera mano la situación que viven los viajeros que se dirigen a los diferentes destinos del occidente del país, en una coyuntura que ha combinado los problemas habituales conocidos durante las celebraciones navideñas y de fin de año, con la situación generada con los billetes de dinero en efectivo, la inflación desenfrenada y el ingrediente de las prácticas especulativas. Los pasajeros son las principales víctimas, ya que la gente que vive exclusivamente de su trabajo no puede trasladar a otros el incremento de sus costos.

En los alrededores, la vigilancia del terminal por parte de la Policía Nacional Bolivariana, mostraba a funcionarios equipados con escudos antimotines, quizás previendo alguna perturbación. Lo primero que observamos al acceder a la estación, es que el volumen de gente, aunque suele ser mucho más alto en estos días del calendario, parece haber sido de menor cuantía, si lo comparamos con el año pasado. La falta de liquidez para pagar los pasajes y el mermado poder adquisitivo de los usuarios de los servicios de transporte, inciden, a todas luces, en la afluencia de los viajeros, que como es habitual, se trasladan desde la capital hacia el interior del país en esta temporada de celebraciones tradicionales en familia y con los seres queridos, tomando autobuses con distintas rutas desde Caracas hacia diferentes destinos.

 

El bachaqueo de los pasajes y el "paro" como tapadera

Al entrar al terminal por el acceso de los viajeros para tomar las unidades que los lleven a diversas poblaciones del Centro y Occidente del país, Los Llanos, Los Andes, el Zulia... en este acceso nos interceptan los llamados "cargadores" de pasajeros; es decir, personas que vocean anunciando las rutas de destino de los autobuses privados para conseguirles pasajeros. Eran bastantes y estaban muy activos en el segundo piso. Los usuarios del terminal, posibles pasajeros, ignoraban a estos "cargadores".

Se hacía evidente que el anunciado paro de transporte de las empresas privadas que se desempeñan en el terminal, servía de fachada para esconder la práctica de cobrar de manera ilegal sobreprecios a los pasajeros, que por necesidad se ven en la situación de ser especulados y robados, sin que exista ninguna acción efectiva de las autoridades a este respecto.

Los cargadores, en la víspera de la Navidad, informaban que el terminal tenía quince días de paro, ya que los transportistas quieren un aumento de pasaje de 5 mil a 15 mil y 20 mil bolívares, con el argumento de que los repuestos de los autobuses se han encarecido. Pero al subir al piso donde está la venta de boletos, nos percatamos de que estaban vendiendo los tickets y que aun quedaban boletos para algunas líneas y destinos, aunque otros se habían agotado. Había pocos autobuses; por ejemplo, para Mérida funciona diariamente un solo autobús por día y sale a las 2 pm de la tarde. Tocaba a los usuarios que no consiguieron pasaje regresar al día siguiente, cuando se reiniciaría la venta a partir de las 7 am, aunque ya a esa hora se conforma una fila de personas esperando su turno para ser atendidas. El paro de transporte, por lo tanto, fue tan solo parcial.

 

El Estado intenta resolver pero es insuficiente

El Estado había habilitado autobuses para atender las rutas de mayor demanda hasta las 12 pm, con 40 unidades de transporte Yutong, en el terminal La Bandera. Sin embargo, los cargadores de pasajeros vocean rutas de destino y consiguen pasajeros que deben pagar entre 15 mil y 20 mil bolívares. Los autobuses que ha habilitado el Estado, comentó un usuario, que no estaban acondicionados para viajes muy largos, como por ejemplo, hasta el Zulia.

 

Las discrepancias entre precios formales y precios reales

El precio de los pasajes estaba, para el momento, en este rango, para los siguientes destinos: Mérida 8.000 Bs, Táchira 8.000 Bs, Boconó 8.000 Bs, Barinas 4500 Bs(busetas 6000 Bs), Zulia 8000 Bs, Guanare 4500 Bs (busetas 6.000 Bs), esto en los pasajes vendidos por taquilla, según información suministrada por los pasajeros. Sin embargo, estaban los precios de los pasajes publicados para los siguientes destinos: Coro: Bs. 2.400, Punto Fijo Bs. 2.700, Biscocuy Bs.2.500, Barinas Bs 2.800, Guanare Bs.2.300, Boconó Bs. 2.700, Valera s. Bs. 2.900. Era clara la distorsión en los precios de los pasajes y laduda o confusión respecto a cuál es el verdadero valor de los pasajes en el terminal de La Bandera. Los pasajes se pagan en efectivo y nos podemos imaginar las complicaciones y la incertidumbre de los pasajeros respecto a la recepción de los billetes de cien bolívares, con el vaivén de la supresión de circulación de los "marrones" y la dilación en la introducción de los billetes del nuevo cono monetario.

 

La defensa de los pasajes a precio justo

Definitivamente, es necesario que las autoridades tomen las medidas pertinentes y oportunas para salvaguardar el derecho a precios justos para dichos pasajes, y que se ponga orden en el sistema de la adquisición. Nos preguntamos cómo se pueden organizar los pasajeros para mejor defender sus derechos y ejercer la contraloría social.

Pero, por ahora...Parece que la costumbre se impone. Veremos cómo funcionan las cosas después del 1ro de enero de 2017. De todos modos: ¡Feliz Viaje!


( ver noticia relacionada: www.aporrea.org/actualidad/n301975.html)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6404 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter