Nada se dice de sus tropelías en Venezuela

Desconocida, multimillonaria y controvertida: así es Glencore

Sede central de Glencore en Baar, Suiza

Sede central de Glencore en Baar, Suiza

En abril de 2011, el gobierno de Bolivia advirtió que podría cancelar las concesiones de cuatro minas administradas por filiales de Glencore

En abril de 2011, el gobierno de Bolivia advirtió que podría cancelar las concesiones de cuatro minas administradas por filiales de Glencore

Aporrea.org
27 de mayo de 2007

http://www.aporrea.org/internacionales/a30725.htm a tráves de este link se publicó en el 2007, un Informe Confidencial sobre el Cartel del Aluminio en las empresas básicas de Guayana donde destaca la actuación de la Glencore y sus influencias como operadores económicos y políticos en las instancias capitalistas del Estado. Invitamos a leerlo nuevamente debido en que las notas que siguen no se dice nada de las tropelías que esta empresa ha realizado en nuestro país con total impunidad.

BBC Mundo
Viernes, 27 de mayo de 2011
Esta semana debutó en la bolsa de valores de Londres, Reino Unido, la controvertida compañía suiza Glencore y se convirtió en la primera empresa en un cuarto de siglo en entrar instantáneamente en el índice FTSE-100.

Glencore comercia materias primas de muchos países del mundo -desde petróleo, hasta trigo y papel- y opera en países latinoamericanos como Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay y Perú.

En diversas partes del planeta ha sido acusada de corrupción, evasión fiscal y delitos contra el medio ambiente, cosas que la compañía niega.

Según un informe especial de Reuters, publicado en febrero, "la enorme operación de carbón de Glencore en Colombia, Prodeco, fue multada con un total de casi US$700.000 en 2009 por varias violaciones medioambientales, incluidas la eliminación de residuos sin un permiso y la producción de carbón sin un plan de gestión ambiental".

Glencore aseguró que las violaciones ocurrieron antes de que adquiriera Prodeco y dijo que introdujo un plan de gestión ambiental a principios de 2010.

Un analista del sector petrolero ecuatoriano, Fernando Villavicencio, les dijo a los periodistas que el gobierno de Rafael Correa ha tratado de reducir el papel que desempeñan los intermediarios como Glencore con la empresa estatal Petroecuador.

"Glencore no ha sido transparente en sus negocios en Ecuador", dijo, según el informe de Reuters, titulado "La mayor compañía de la que usted nunca ha oído hablar".

Oferta pública inicial

Después de más de tres décadas de operar sin escrutinio público, Glencore hizo su oferta pública inicial en Londres el martes y una secundaria en la bolsa de valores de Hong Kong.

Según diversos analistas, ese día la compañía recaudó cerca de US$60.000 millones.

Se calcula que 485 de sus empleados ganaron por lo menos US$100 millones cada uno y que cinco de ellos recibieron una tajada de más de US$1.000 millones cada uno.

La fortuna de su director ejecutivo, el sudafricano Ivan Glasenberg, creció en más de US$5.000 millones, de acuerdo a los analistas.

Como hasta ahora Glencore no se cotizaba en el mercado internacional de valores, no tenía que publicar sus resultados contables trimestrales, algo que a partir de ahora tendrá que hacer.

Algunos de sus críticos han señalado que, con una mayor transparencia, también deberá aumentar su responsabilidad.

A raíz de la noticia de la oferta pública inicial se supo que un empleado y un ex empleado de filiales de Glencore han sido acusados en Bélgica de sobornar a un funcionario público.

"Incluso el prospecto de Glencore les advierte a los futuros inversionistas de los riesgos relativos a la corrupción. Dice que se debe a la escala y la geografía donde opera", le dijo a la BBC Almira Cemmell, de la organización no gubernamental internacional Global Witness, que se centra en exponer los vínculos entre la explotación de los recursos naturales y los conflictos y la pobreza.

"De ahora en adelante, podremos seguirlos más de cerca y esperamos que los investigadores gubernamentales también lo hagan", añadió.

Perdón presidencial

El periodista Simon Goodley, del diario británico The Guardian, le recordó a la BBC que "la compañía la fundó Marc Rich, quizás el comerciante de materias primas más conocido del mundo y alguien muy controvertido. No todos los días un empresario necesita un perdón presidencial".

Rich había sido acusado formalmente en Estados Unidos de evasión fiscal y de alcanzar acuerdos petroleros con Irán ilegalmente, en momentos en que diplomáticos estadounidenses eran rehenes en Irán, a finales de los años 70 y principios de los 80.

Rich, que había fundado Marc Rich & Co en 1974, estaba en Suiza cuando fue acusado y no regresó a EE.UU. Durante muchos años estuvo en la lista de las diez personas más buscadas por el FBI.

Según le dijo recientemente a la revista Forbes el periodista suizo Daniel Ammann, que lo entrevistó y escribió un libro sobre él, "Rich se enriqueció no sólo comprándole petróleo a Irán y vendiéndoselo a su enemigo acérrimo, Israel, sino que todas las partes lo sabían".

El perdón se lo otorgó Bill Clinton en 2001, durante su último día como presidente de Estados Unidos.

En 1994, Rich se vio obligado a venderle la compañía al ex comerciante de metales alemán Willy Strothotte, que cambió su nombre por Glencore.

Almira Cemmell, de Global Witness, le dijo a la BBC que Rich "no dejó Glencore por las acusaciones de corrupción y evasión fiscal sino porque no podía controlar el precio de las materias primas que estaban comerciando en ese momento y él le costó mucho dinero a la compañía".

Apostando al futuro

Las controversias de Glencore no cesaron con su cambio de manos y varias de las acusaciones de evasión fiscal y degradación ambiental son de la época post-Rich.

El actual presidente de la compañía, el británico Simon Murray, también ha sido blanco de acusaciones por comentarios que muchos consideran sexistas, como que la capacidad de las mujeres en las juntas directivas es limitada porque "no son ambiciosas en los negocios" y "las damas embarazadas toman nueve meses de vacaciones".

Murray también ha sido criticado por sus opiniones controvertidas sobre los emigrantes en Europa y acerca del empleo de personas en África.

Pero, más allá de las preocupaciones éticas, muchos inversionistas ven a Glencore con optimismo, ahora que se cotiza en el mercado de valores.

John Meyer, analista de materias primas en la empresa británica Fairfax, le dijo a la BBC que "irónicamente, porque Glencore se puede orientar en los mercados por todas partes, si los precios de las materias primas bajan, todavía se puede beneficiar de muchas formas, ya que adoptan posiciones en el mercado de futuros".

"Si ven que la dirección de la demanda está cayendo y que los precios pueden disminuir, entonces tienen la opción de actuar en el mercado de futuros para beneficiarse de esa caída de los precios", explicó.

Meyer dijo que muchos inversionistas consideran que Glencore es demasiado grande para fracasar.

"Si Glencore se hubiera derrumbado durante la crisis global habría sido una catástrofe enorme no sólo para los mercados financieros sino también para la distribución de materias primas en todo el mundo", concluyó.

Los nuevos ricos de Glencore

DAVID FERNÁNDEZ - El País, Madrid - 08/05/2011

La salida a Bolsa de la empresa de materias primas hace de oro a sus ejecutivos - Daniel Maté se cuela entre las mayores fortunas españolas

Pocas veces en la historia de la economía 1.637 páginas descubrieron tantos, tan acaudalados y anónimos millonarios. La tasación que se ha hecho del gigante de las materias primas Glencore para su salida a Bolsa supone valorar las acciones de sus seis principales directivos, entre ellos un español, en 22.820 millones de dólares (15.727 millones de euros al cambio actual), según el extensísimo documento de colocación publicado por una compañía que hasta ahora se había caracterizado por su férreo hermetismo en torno a sus propietarios.

El estreno bursátil de Glencore está previsto para el 24 de mayo en Londres y el día siguiente en Hong Kong. El aterrizaje en el parqué se articulará a través de una ampliación de capital de entre el 15% y el 20% de las acciones y con la que la empresa espera recaudar ceca de 10.000 millones de dólares. La banda de precios acordada entre la compañía y los bancos colocadores supone una valoración de Glencore superior a los 60.000 millones de dólares.

El principal beneficiario de estas cifras tan mareantes será Ivan Glasenberg, consejero delegado de la empresa. Tras la dilución provocada por la ampliación del capital su participación se quedará en el 15,8%, un paquete valorado en 9.500 millones de dólares. Se trata de una cantidad superior a la fortuna que afloró para los fundadores de Inditex, Google y Blackstone cuando sus empresas empezaron a cotizar y que le situaría en el puesto 93 de las personas más ricas del planeta, según la clasificación elaborada por la revista Forbes. En mayo de 2001, por ejemplo, Inditex salió a Bolsa y la valoración que se hizo del grupo textil (14,7 euros por título) otorgaba a las acciones de su presidente, Amancio Ortega, un valor de 5.433 millones de euros.

El segundo mayor accionista individual de la empresa es un ejecutivo español totalmente desconocido hasta ahora para el gran público. No existe ninguna foto oficial suya lo que contribuye a aumentar en algún modo su leyenda. Daniel Maté tiene un 6% de la empresa. Con la horquilla de precios que se maneja para los títulos de Glencore, el paquete de Maté vale 3.600 millones de dólares, lo que le coloca entre los españoles más ricos, por detrás solo de Ortega, Isak Andic (Mango) y Rosalía Mera (fundadora de Inditex junto a su exmarido).

La poca información disponible sobre Maté figura en el documento de salida a Bolsa. Es codirector de la división de zinc, cobre y plomo, nació en San Sebastián hace 47 años, estudió Economía y Derecho en Deusto y se incorporó a Glencore en octubre de 1988. Su primer destino profesional fue en la oficina de Glencore en Madrid donde se especializó en metales, principalmente en el área de la logística. El ejecutivo español fue consejero de la minera Asturiana del Zinc, controlada actualmente por Xstrata (firma participada en un 34% por Glencore).

Tanto Glasenberg, Maté y el resto de miembros de la alta dirección han firmado una cláusula por la cual no podrán vender ni una sola acción durante el primer año tras el estreno en Bolsa de Glencore. En los cuatro siguientes ejercicios podrán vender un máximo del 20% de sus acciones cada año, según figura en el documento oficial de la colocación. Por tanto, a corto y medio plazo, la fortuna de estos nuevos multimillonarios estará ligada a la evolución bursátil de la empresa.

Aparte de los seis directivos, la información previa a la salida a Bolsa ha destapado otro propietario significativo de la compañía que misteriosamente se denomina como "accionista vendedor" y que utilizará la colocación para desprenderse de todos sus títulos (el 4% del total, valorados en 2.400 millones de dólares). Un portavoz de la compañía ha explicado que esta participación es la suma de paquetes individuales de varios accionistas.

Glencore, con sede en Suiza, es la principal empresa dedicada a la compraventa y producción de materias primas del mundo. En 2010 su facturación fue de 145.000 millones de dólares, un 36% más que en 2009, y el beneficio neto mejoró un 41% situándose en 3.800 millones. Glencore cuenta con 54.800 empleados y tiene activos en 30 países.

Los orígenes de Glencore se remontan a 1974. Marc Rich y otros socios pusieron en marcha una compañía dedicada a intermediar con materias primas. En 1993 los fundadores venden el grupo a los directivos. Rich es un empresario de éxito, pero rodeado por la polémica. En 1983 EE UU le acusó de fraude fiscal y relaciones comerciales con Irán y huyó a Suiza. En 2001, Bill Clinton, en su último día en la presidencia, le concedió el perdón.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 12651 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas