Giordani-Diosdado, entre puertos y casas

Planifican, edifican. ¿Mantienen?. Sí. Pero no está demás poner el oído a los más viejos, como éste, de la época de los pasquines que les pide (ojo: no por viejo) la oportunidad para hacerles algunas sugerencias. Antes, informarle a nuestro presidente Hugo Chávez Frías que lo escuchamos, como de costumbre, el domingo 17 de enero en las dos oportunidades de ese día: Con “José Vicente Hoy” y en Aló Presidente, cuando tocó dos puntos de envergadura: uno internacional, el otro nacional.

En cuanto al primero, respecto al incordio que significa hoy la tensa relación con el gobierno de la hermana Colombia, recalentada por las provocaciones de la oligarquía de allá y coreada por la de acá, hemos venido planteando que se reanuden las comerciales, previo cierre definitivo del intercambio por la caliente y tramposa línea fronteriza terrestre. Así, los intrigantes de allá no podrán insistir en la farsa en cuanto a que el gobierno de Chávez tiene “bloqueada” a Colombia, si el mismo intercambio comercial de los “caminos verdes” y del contrabando de extracción hacia allá, lo podemos reanudar limpio, más controlado, por los caminos de agua del Atlántico y el mar Caribe.

A los efectos, hemos sugerido que se habilite una calzada especial para el atraque de los cargueros colombianos en los muelles de Puerto Cabello, y en cuanto a combustible, una triada de surtidores en el cementero (ojo cementero) de Puerto Cumarebo, de manera que aquellos buques no tengan necesidad de navegar por las aguas del golfo de Venezuela. Y en cuanto a la distribución en la geografía venezolana, es responsabilidad por derecho natural y de las leyes, de los camioneros y vehículos de la patria bolivariana, tan diestros como los mejores del mundo.

En cuanto al segundo tema, el de la casa, merece un comentario entre vecinos del mismo alero. Aquí sí, y desde ya, tiene la palabra García Carneiro. Fue buenísimo cuando el presidente Chávez informó de la recuperación de las dos hectáreas ocupadas hoy por los depósitos de gasolina de Catia La Mar para construir viviendas. Pero el mismo camarada presidente reconoció la insuficiencia. Es que el movimiento portuario ocupa un tercio del territorio varguense. ¿Dónde ubicar 1.500 gandolas y 10 mil contenedores?.. Y uno se contesta: Es mejor reubicar el muelle carguero.

No es que todo lo sabemos. Sí que fuimos camioneros desde casi todos los muelles. Además fundadores de juntas pro reivindicativas de los barrios de Caracas. Conocemos las limitaciones geográficas de la Guaira y la siembra de concreto en el desaguadero del “cántaro” que es el Guaraira, por los lados del viejo Chacao.

Así, camaradas, díganle al presidente Chávez que La Guaira no da más. Ahora menos, con el peligro que significa cada vez que el Guaraira se desborda y no puede descargar por el borde natural, si fue que taparon hasta los chorritos de la Cota Mil y las quebradas embauladas, son un amasijo por dentro.

Entonces, no más construcciones de viviendas en las estribaciones del Guaraira, lado La Guaira. Más bien muchos árboles de palo sano y araguaney. En la Cota, sendos baluartes que obliguen a los deslaves hacia las torrenteras de los 22 ríos, y por último, en beneficio de la autopista, mudar el movimiento carguero a un nuevo muelle en las aguas profundas de Carenero. En Barlovento caben todas las viviendas que no tienen espacio en La Guaira, y es el mismo litoral.


Patria, socialismo o barbarie.


pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2144 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor