La Alcaldía de Mérida: cuando la traición se disfraza de tradición

"La alcaldía de Mérida: cuando la traición se disfraza de tradición".

I.

La ciudad está forrada con publicidad cervecera. En las principales avenidas de la ciudad prácticamente no hay poste que se salve de los afiches. Además de mujeres semidesnudas, de logotipos y eslogans cerveceros, estos afiches llevan los emblemas de la Alcaldía del Municipio Libertador, Ferisol, y Cormetur. La Casa Bosset, administrada por la Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Mérida, tiene las paredes cubiertas por estos afiches degradantes, y por una exposición de fotos de viejas Miss Venezuela. Cormetur es el órgano adscrito a la Gobernación de Mérida encargado de promover el turismo. Ferisol es una Fundación adscrita a la Alcaldía de Libertador, encargada de organizar las Ferias del Sol. Quienes dirigen estas instituciones se dicen bolivarianos y socialistas del siglo XXI. Ninguna de estas instituciones tiene como objeto promover intereses comerciales privados, el consumo de alcohol, o la prostitución.

II.

Amarú Briceño, presidente de Ferisol, declara que "los niños también son taurinos", e invita a los padres a llevar a sus niños a las corridas de toros, eventos macabros en torno a los cuales giran las Ferias del Sol. Oswaldo Reques, delegado de la Defensoría del Pueblo para el Estado Mérida, observa que estamos ante una "situación que atenta con todas la leyes de protección al nińo y los adolescentes, puesto que (las corridas) son actos de violencia en los cuales, de manera salvaje, matan a un animal indefenso". Además, denuncia que "en la plaza de toros se exalta la violencia y la ingesta de bebidas alcohólicas, por lo que va en contra de lo anunciado por el Presidente de la República en el tercer motor, Moral y Luces, en el cual se llama a exaltar los valores y la dignidad humana, mientras que en el Municipio Libertador sucede lo contrario y se exalta la violencia con la entrada de infantes a las corridas de toros".
Finalmente explica que en la Feria "los únicos ganadores son las grandes corporaciones licoreras".

III.

Como cabría esperar, la prensa privada se encarga de arremeter en contra de Reques. El Diario "Cambio de Siglo", dedica varias páginas a los ataques. José Luis Rodríguez, dueño de la empresa taurina, apunta que las corridas son una "antigua tradición" en Mérida, que "cuenta con 39 años". Pero las aseveraciones más ridículas las hace el miembro de la junta directiva de Ferisol, Alexander Quintanillo. Este triste personaje tilda a Reques de enemigo de las tradiciones merideñas, y le recomienda "que se lea algo de esta historia regional, para que conozca que no se trata de un invento del alcalde León Mora ni del presidente de Ferisol, se trata de un hecho histórico que está ligado al sentimiento español de los primeros habitantes y no a grupos reaccionarios del presente".
El emblema de la Alcaldía de Libertador, espada y cruz sobrepuestas, con los símbolos del genocidio español refuerza esa extraña mitología, según la cual los "primeros habitantes" de Mérida eran españoles.
Sobre el carácter ultrarreaccionario de los empresarios taurinos, la industria cervecera, y la Alcaldía de Mérida, no hay lugar a dudas. A las situaciones ya expuestas, quizás cabría añadir un hecho ilustrativo. El periódico "Cambio de Siglo", que reseña las declaraciones extravagantes de Quintanillo, y otros ataques contra la Defensoría del Pueblo, es dirigido por Alfredo Aguilar. Este es el mismo personaje que fuera nombrado Director de Prensa de la Alcaldía de Libertador por el entonces recién electo Carlos León Mora. Y este diario es el mismo que llevaba por titular el 12 de Abril de 2002: "CAYÓ EL TIRANO", y que mantiene hasta el día de hoy una línea editorial de corte fascista.

IV.

No puede sorprender que la Universidad de los Andes, en su inercia reaccionaria, promueva la elección de reinas de belleza y la realización de corridas de toros; que haya cedido hace años un terreno para la construcción de la Plaza de Toros; que su actual rector haya iniciado su campaña como candidato precisamente en una Feria; que ese mismo rector ahora plantee crear una "cátedra de tauromaquia", y que ponga los medios de comunicación de la universidad al servicio de promover toda la decadencia ferial; o que en el marco de esta Feria el rector ferial de la ULA anuncie su candidatura a la gobernación del estado Mérida.
Aunque repugne, no puede sorprender, pues todo el mundo conoce el carácter de esa institución, y el de su clase política.
Lo que resulta indignante hasta el asco es que las instituciones pseudobolivarianas, pseudosocialistas, dirigidas por nuevos ricos con viejos métodos, traicionen el mandato popular con absoluta impunidad. Que lo hagan a nombre de la tradición no disimula su carácter reaccionario: todos los reaccionarios del mundo apelan a la tradición, y en ella pretenden justificarse. Que no se atrevan a hacerlo a nombre de la revolución.

timoteocuica@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7286 veces.



Simón Rodríguez Porras

Músico y militante del Partido Socialismo y Libertad.

 @guitarraylapiz

Visite el perfil de Simón Rodríguez Porras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: